Roberto Hernández, por Alfredo Harp Helú

El presidente del Consejo de Grupo Banamex escribe el perfil del presidente de Banamex; dice que es generoso con sus amigos, amoroso con su familia y sensible ante las buenas causas.
Roberto hernandez  (Foto: Gilberto Contreras)
Alfredo Harp Helú

Roberto es uno de esos amigos que te pone la vida una sola vez. Por eso hay que aprovecharlo. Beneficiarse de su inteligencia, de su visión, de su cercanía y lealtad. Un hombre, sin dobleces y de una sola pieza.

Roberto Hernández es ampliamente conocido -y reconocido dentro y fuera de México- por haber sido uno de las personas más importantes en el desarrollo del sistema financiero mexicano. No podríamos entender el sistema bursátil de nuestro país, si no fuera por las importantes contribuciones que Roberto y la generación de financieros de la que forma parte -y a la cual yo me precio de pertenecer- impulsaron.

Son del dominio público las aventuras que me tocó compartir, hombro con hombro, con este mexicano ejemplar. La fundación y el crecimiento de una de las casas de bolsa más importantes de nuestro país; la compra, junto con un destacadísimo grupo de hombres de negocios, del Banco Nacional de México; la creación del grupo financiero más grande e importante de Latinoamérica; la venta que generó la mayor inversión extranjera en nuestro país, desde que iniciaron sus mediciones; y un largísimo etcétera.

Menos conocidos, pero no por eso menos importantes, son los proyectos sociales, culturales y ecológicos en los que hemos participado juntos: los programas de protección a la tortuga marina, los rescates a obras arquitectónicas prehispánicas y coloniales que sin esta intervención quizá hubieran desaparecido, los programas de solidaridad y apoyo con los más necesitados del sureste mexicano.

Lo que en proporción muy poca gente sabe (entre otras cosas porque él se empeña en ocultarlo) es qué tan generoso y desprendido es con sus amigos. Qué tan cercano y amoroso es con su familia. Qué tan sensible y comprometido es con las mejores causas de este país.

En suma, Roberto es un mexicano que ha sabido crecer en la adversidad; que ha logrado regresarle un mucho de lo que ha ganado a la sociedad mexicana y nunca ha despegado los pies de la tierra.

Ahora ve
A cien años del nacimiento del ‘ídolo de Guamuchil’, Pedro Infante
No te pierdas
×