Los mejores años de Jobs

El padre de Apple lucha por innovar en la industria más... innovadora; a contrapelo de su salud, el CEO de la década no se duerme en sus laureles.
Steve Jobs  (Foto: CNN)
Nelly Acosta Vázquez

Para los fanáticos de Apple, aún se trata de un momento inolvidable: 300 periodistas de todo el mundo, de pie, recibiendo a Steve Jobs con cinco minutos de aplausos, el 9 de septiembre de este año. El momento fue repetido en portales de internet, redes sociales y Twitter infinidad de veces. Incluso, YouTube lo tiene como uno de los videos más visitados de ese mes.

Para los expertos, como Joel Comm, de Internet Marketing Tools, no fue sólo una catarsis. Fue la culminación de toda una estrategia mercadológica que ha hecho uso de todo tipo de herramientas tecnológicas.

“Jobs no es el más millonario de la industria. Tampoco es el más amado. Mucho menos es el más culto. Sin embargo, es el que más presencia tiene en internet, algo que, sin duda, ya ha dado frutos”, dice Comm.

Y en realidad, su presencia y su legado trascienden la red. Cuando el año pasado se dieron noticias de su padecimiento (un tipo de cáncer pancreático que requiere de cirugías y tratamientos, algo que va en contra de la filosofía naturalista de Jobs), el shock que causó trascendió el mundo de la tecnología y de los negocios. Se convirtió en material de primera plana de diarios, revistas y en uno de los nombres más vistos en todos los recovecos de la red.

Pero así como Jobs regresó del semirretiro para salvar a Apple a principios de 2000 (tras varios años dedicados a otras aventuras tecnológicas), con la revolucionaria iMac y demás gadgets (culminando con los paradigmas del iPod y el iPhone), dio muestras de fortaleza, saliendo de la enfermedad y todavía le alcanzó la cuerda para ver cómo Fortune lo nombró el “CEO de la década”.

Y sí, la fortuna le ha sonreído. De acuerdo con el listado de millonarios de Forbes 2009, Jobs registró el año pasado una riqueza personal de 3,400 millones de dólares, lo que lo colocó como el millonario número 43 en Estados Unidos y número 178 de todo el mundo.

La fortuna de Jobs es rebasada por colegas de la industria de las TI en EU, como Bill Gates (Microsoft), que posee 40,000 MDD; Lawrence Ellison (Oracle), con 22,500 MDD; Michael Dell (Dell Computer), con 12,300 MDD; Larry Page (Google), con 12,000 MDD; Steve Ballmer (Microsoft), con 11,000 MDD; y Paul Allen (Microsoft), con 10,500 MDD.

Efectivamente, tampoco ha sido el personaje más carismático de la industria. Basta con recordar todos los rumores contenidos en varios blogs alimentados por empleados y ex empleados de Apple, como el “MacOS Rumors”, que lo tachan, con lujo de detalle, de obsesivo, bipolar, sumamente exigente y malhumorado y hasta de vegetariano compulsivo y desordenado.

Tampoco es producto de una familia de empresarios: fue adoptado. No incubó sus ideas en un dormitorio universitario con colegas superdotados como otras figuras del sector: nunca terminó la escuela. Y tampoco es considerado la eminencia del management empresarial: fue despedido de su propia empresa en 1985, prácticamente con una ‘patada’.

“Es decir, ¡es mortal! Y todos lo saben, porque se ha encargado de decirlo a la comunidad de usuarios web, a través de videos, blogs, twiteos e infinidad de sitios web”, dice Comm.

Existen algunas pruebas que lo confirman. De acuerdo con Glassdoor.com, sitio que mide la satisfacción laboral de las empresas con la información anónima de sus empleados, Steve Jobs es el CEO que cuenta con mayor aprobación de sus empleados, con 91% de comentarios positivos. Le sigue Olli-Pekka Kallasvuo, de Nokia, con 71%; Jim Balsillie de RIM/Blackberry, con 70%, y Steve Ballmer, de Microsoft, con 44%.

“Los empleados solemos ser volubles: si la firma empieza a bajar sus ingresos, a recortar gente, a ‘quemarse’ en público, todos aborrecemos hasta al mejor CEO. Por el contrario, si está en el top de ventas, por muy obsesivo que sea su líder, todos lo vemos con buenos ojos. En la industria de las tecnologías, todos somos así”, confiesa David Rosen, usuario frecuente de Glassdoor.com, a través de un foro de respuestas.

Y es como dijera Comm, detrás de la popularidad de Jobs pudiera haber una buena estrategia mercadológica. Por ejemplo, el sitio metcafe.com (que publica videos de CEOs) tiene 455 de Steve Jobs, que figuran entre los más visitados, con 865 descargas. Bill Gates lo supera por muy poco (tiene 456), pero ninguna otra figura llega a más de 100: Michael Dell tiene 288 y Steve Ballmer tiene 62.

Por si fuera poco, Jobs ha logrado captar 19,620 ‘amigos’ en Twitter. Y según el Celebritytweet (ranking de celebridades que twitean), no hay ningún CEO del sector de tecnología, salvo Jobs, que esté entre los más populares.

¿Fanatismo o carisma? Ya lo dij0 en alguna ocasión Steve Wozniak, co- fundador de Apple y amigo de la adolescencia de Jobs: “Steve sólo es un tirano carismático. Eso es más valioso que cualquier millón de ideas”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por lo pronto, Jobs es más que un santón en una industria en la que los liderazgos se empatan con la devoción de las masas por los jefes. Si bien cuando estuvo retirado por seis meses, producto de su enfermedad, la empresa siguió dando de qué hablar gracias al empuje de la primera generación del iPhone, la presencia del jefe era tan grande que los comentarios sobre su ausencia llenaban los espacios de debate en todas partes. Ya de vuelta, el jerarca de Apple dice que seguirá en la batalla por nuevas innovaciones. Y a juzgar por lo visto esta década, el récord de Steve Jobs parece que será difícil de batir. Aun para el propio Jobs.

 

Ahora ve
La Ciudad de México recibirá la visita de Godzilla
No te pierdas
×