Empresarios dudan en denunciar extorsión

Las víctimas del ilícito desconfían de los cuerpos policiacos para defenderse de los delincuentes; el temor a represalias orilla a quienes lo sufren a no acudir a acusarlos ante la autoridad.
Empresario  (Foto: Especial)
Verónica García de León

El principal ofrecimiento de las autoridades para combatir la extorsión a los negocios son vías para denunciar. La Secretaría de Seguridad Pública federal y las cámaras empresariales lanzaron en marzo pasado un programa contra este ilícito que incluye números de atención anónima, y un módulo de información.

Pero denunciar no es algo menor. La gente tiene miedo a las represalias de los delincuentes o a que haya infiltraciones de la autoridad en la investigación.

En lugares como Ciudad Juárez algunos ciudadanos creen que acudir a la autoridad es un riesgo. “Aquí la denuncia anónima es una falacia. El ciudadano no tiene quien lo respalde, al contrario, es un riesgo porque algunas autoridades están coludidas”, asegura Mardia Astorga, abogada que vive en Ciudad Juárez, Chihuahua, y ha presenciado tres asesinatos y a decenas de personas muertas.

El marco jurídico tendría que ser más severo, concede Marco Aguilar, jefe de Atención a Fraudes y Extorsiones de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE) del Estado de México. El delito está tipificado a nivel local con penas de entre cinco y 12 años de prisión. “Una vez liberado salen con todo el rencor del mundo”, dice.

Sin embargo, los expertos en seguridad coinciden en que se debe denunciar para que haya un registro oficial de los acontecimientos, independientemente de la expectativa que se tiene de la autoridad.

Además, sugieren en cualquier caso no acceder a pagar la extorsión, ni en dinero ni en especie. “Cuando lo hacen no sólo les dan más poder a los grupos, los dejan entrar a su empresa y en un momento pueden adueñarse de ella”, advierte Francesco Pipitone, director senior de Kroll, firma global especializada en consultoría sobre seguridad y mitigación de riesgos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Terminar con este delito que ofrece grandes ventajas a los delincuentes, como el anonimato, atractivos dividendos con costos bajos y poco riesgo de ser aprehendido, parece algo lejano. “No se va a acabar hasta que el gobierno termine con la impunidad, pero eso llevará años”, dice Armando Paredes, el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial.

El escenario no es alentador para los principales empleadores del país, y menos para quien en estos momentos es consumido por el terror de ser extorsionado.

Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×