Más alumnos de MBA a pesar de la crisis

Las empresas dejan de pagar las maestrías de sus ejecutivos para cumplir con otros compromisos; sin embargo, la matrícula en las universidades de negocio no ha decaído, sino todo lo contrario.
universitarios, estudiantes, biblioteca, escuela,  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas

En los Master in Business Administration (MBA) hay un antes y un después de la crisis, al menos en financiamiento. Hasta 2007, las empresas eran mecenas para dar apoyos para cursar la maestría, pero la recesión cerró la puerta a este tipo de préstamos blandos.

El grifo cerrado no se reflejó en el número de alumnos inscritos en el MBA. Los ejecutivos que quieren tener su maestría demostraron en medio de la sequía que están dispuestos a utilizar sus ahorros y los de su familia, además de investigar con más ahínco dónde y cómo conseguir becas y créditos.

Pero puertas adentro de las escuelas, también comenzaron en el último año a buscar formas de mantener a los alumnos en las aulas. “A veces, la gente prefiere guardar para los momentos difíciles, y la decisión de tomar el MBA se torna conservadora. Y la empresa necesita resolver primero la nómina y luego el futuro de su gente”, comenta Mario Guzmán, director de la EGADE (lugar 5 en el ranking local de la revista Expansión 2010), campus Querétaro.

“En épocas de crisis hay muchas personas que pierden su empleo, por lo que son liquidadas y salen con un fondo. El mercado está contraído, por lo que no es buen momento para obtener un trabajo y varios de ellos deciden que el mejor uso de la liquidación es invertirlo en su educación”, dice Carlos Serrano, director del MBA de tiempo completo y del in Global Business Strategy MBA de la EGADE Monterrey.

Según esta escuela perteneciente al Tec de Monterrey, el apoyo empresarial cayó de 40 a 10%. “Algunos de los alumnos que eran patrocinados solicitaron permiso para continuar después el programa, pero es una constante que regresen”, afirman desde la institución.

Para mantener su mismo volumen de alumnos, la EGADE aumentó en 40% las posibilidades de financiamiento que tiene disponibles. “Los MBA no sólo aplican para época de bonanzas, hay que apostarles también en la crisis”, indica María Fonseca, decano de la EGADE, campus Estado de México.

El esquema más usado es analizar casos especiales; por ejemplo, si un alumno pierde el dinero que le daba la empresa donde trabajaba, la escuela le permite seguir tomando sus clases, realizando un ajuste a su esquema de pago. Con esta flexibilización, la EGADE mantuvo su tasa de deserción entre 5 y 10%.

 mbagrafico1.jpg

La misma merma la detectó en 2009 el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) (lugar No. 3 en el ranking local 2010). Según Gabriela Ávalos, directora de las maestrías en negocios, ahora el apoyo corporativo es 10% del total del costo de la maestría y el resto se divide entre el alumno y la universidad.

El ITAM tuvo que ajustar su Executive MBA, una maestría cuyos pagos eran en dólares, pues los alumnos que iniciaron el programa previo a la devaluación de 2008 tuvieron un incremento de 50% en el pago de la colegiatura en 2009, así que la institución cambió su colegiatura a pesos y esa política se conservará en 2010.

Pero las empresas –otrora las grandes impulsoras de los MBA entre sus ejecutivos– no han salido del radar de las escuelas de negocios. Para incentivar su regreso, por ejemplo, la Universidad Iberoamericana (lugar No. 9 en el ranking local 2010) pensó en un mecanismo para aumentar las matrículas pagadas por las empresas: si entran dos personas de la misma compañía, les otorga 15% de descuento en las maestrías, y “si el siguiente semestre entra un tercero, cuarto o quinto, esas personas gozan de ese descuento durante todos sus estudios”.

A la fecha, 60% de los inscritos en sus programas de negocios cubren ‘de su bolsa’ los pagos, entre 30 y 35% tienen apoyo de las empresas donde trabajan y 5% suma la ayuda de la escuela, explica Roberto Sánchez, coordinador de la Maestría en Administración de la Universidad Iberoamericana.

Pero con pocos recursos de las empresas y con un ahorro obligatorio de los alumnos, algunas escuelas salieron a buscar una tercera opción: el gobierno. Es el caso del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) de Guadalajara (lugar No. 12 en el ranking local 2010), que consiguió el año pasado el financiamiento del gobierno estatal. Son fondos de la Secretaría de Promoción Económica que se canalizan a través del Instituto Jalisciense de la Juventud, que aporta hasta 80% de la colegiatura de ciertos posgrados y el ITESO cubre el resto. Con esta fórmula combinada han ingresado tres de cada 10 nuevos alumnos de la maestría en administración.

 mbagrafico2.jpg

Título y pasaporte
Cada año, unos 3,900 mexicanos buscan estudiar una maestría en el extranjero, pero sólo 1,000 estudiantes lo consiguen, según una encuesta de la Fundación Mexicana para la Educación, la Tecnología y la Ciencia (FUNED).

La crisis terminó siendo una oportunidad para las escuelas locales. “Los alumnos que querían salir del país empezaron a ver como una buena idea quedarse aquí. Cuando vas al extranjero, el costo se duplica y, en general, muchas instituciones tienen intercambios de dos o tres meses, así que la experiencia internacional está garantizada”, afirma Juan Sherwell, director del Programa de Maestría en Finanzas de la EGADE Zona Centro, campus Estado de México.

En el IPADE, todos los alumnos deben pasar un periodo de intercambio de cuatro meses en alguna escuela internacional.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para Fernando Fabre, director de la aceleradora de proyectos de emprendedores Endeavor México, una modalidad que funcionaría como opción de financiamiento sería tener programas que, en vez de cobrar una tasa de interés, establezcan como pago un porcentaje del sueldo del estudiante. Este modelo lo usa la Alumni Foundation, una asesora de fuentes de financiamiento para estudiantes de MBA en la que él participa.

A pesar de todo, el número de inscripciones a los MBA no bajó, y en algunos casos hasta se incrementó. La EGADE, Zona Santa Fe, tiene “36% arriba en el nivel de inscripciones del Executive MBA, en comparación con enero de 2009”, dice Orla Branigan, directora de Mercadotecnia y Desarrollo de la EGADE México, campus Santa Fe. “Éste es un buen momento”, dice Antonio Morfín, director del Centro de Alta Dirección en Economía y Negocios, de la Universidad Anáhuac Norte.

Ahora ve
Para Estados Unidos, el TLCAN necesita cambios de fondo
No te pierdas
×