DVD ‘tiembla’ ante video bajo demanda

Cablevisión renta cada vez más películas, series, conciertos y otros contenidos para televisión; el mercado de renta de DVD&#039s sufre estancamientos, mientras que el del VOD se dispara.
guillermo_salcedo_cablevision  (Foto: Alfredo Pelcastre)
Daniela Guazo

Araceli Guzmán, una joven abogada de 25 años, tiene año y medio que no visita el videoclub donde está inscrita,,, pero ni así ha dejado de rentar películas y de verlas en su casa.

Sólo que ahora las renta desde el control remoto de su televisión y sentada en la sala de su casa; con la ventaja de que siempre hay copias disponibles. Ésta es la escena que Cablevisión, la empresa de televisión por cable más grande del país y que le provee este servicio a Araceli, quiere repetir más a menudo.

Hasta ahora, 150,000 clientes de los 650,000 que tiene Cablevisión pueden contratar el servicio llamado VOD (las siglas de Video On Demand), o video bajo demanda. En el que se tiene acceso una videoteca que suma 5,000 horas de contenido, como películas, series, conciertos, karaokes, y programas especiales, disponibles a cualquier hora y por un límite de 24 horas. Su capacidad para almacenar contenido es de 13,500 horas de programación.

El precio del servicio es de 25 pesos por membresía y una renta de entre 9 y 49 pesos, según la cinta. “Estamos por lanzar películas en alta definición, de 79 pesos”, dice Guillermo Salcedo, director de Marketing de Cablevisión. El catálogo de filmes suma 150, de los cuales se renueva 50% cada mes.

Para este negocio, Cablevisión se asoció con empresas productoras y distribuidoras como Disney, Paramount y Warner Brothers, así como la mexicana Canana. Cablevisión fue la primer firma en América Latina en dar este servicio, en octubre de 2005, para lo cual invirtió 15 millones de dólares (MDD).

“Éste será un canal de distribución muy importante en el futuro”, prevé Ignacio Romero, director de Distribución Digital de Warner Brothers y encargado de los contenidos vendidos a Cablevisión para este servicio.

Cablevisión OnDemand no sólo tiene películas. También ofrece programación especial, como el World Business Forum de Nueva York, que dura cuatro horas y cuya renta es de 400 pesos. En un mes registraron 8,000 transacciones de este contenido. Hay, además, telenovelas, series, como Mujeres asesinas (esta serie generó 800,000 transacciones por episodio), entre otros. “La demanda es más grande de lo que está en el anaquel”, asegura Salcedo.

El potencial es enorme. De acuerdo con las expectativas de Warner, se espera que entre 2012 y 2013 el VOD sea un mercado de casi la mitad de lo que ahora es el negocio tradicional de DVD, el cual vale unos 3,500 millones de pesos sólo en México.

Además de la renta de contenido, ofrecen cierta programación denominada catch of tv, la cual es utilizada por el usuario para ponerse al corriente sobre algún contenido y lo obtiene de forma gratuita. Aquí hay noticieros, telenovelas y partidos de futbol. Y para junio próximo pretenden aprovechar la plataforma OnDemand para llevar por este medio los partidos de la Copa del Mundo a los espectadores.

Daño colateral
Araceli dejó de rentar películas en el videoclub donde estaba inscrita, y además de la comodidad de hacerlo ahora desde su casa, se ahorra los recargos que solía pagar por no regresar los discos a tiempo.

Esto es parte de la crisis que está sufriendo la cadena estadounidense Blockbuster. A finales de enero anunció que sus pérdidas netas podrían sumar más de 190 millones de dólares en 2009. La revista Expansión solicitó entrevista con directivos de esta compañía en México, pero la petición no fue atendida.

“Nosotros no queremos venir a erosionar el negocio de nadie, lo que queremos es darle un beneficio más al consumidor”, asegura Salcedo, de Cablevisión.

El caso del cine es distinto. “Es como pensar que el futbol ya no se va a dar en los estadios, sino en los estudios de televisión”, dice Jean Pierre Leleu, director del departamento de Programación de México y Centroamérica de Cinemark, firma que tiene 8% del mercado mexicano medido en boletos vendidos. “Cuando llegó el video hubo una fiebre de uno o dos años y todo mundo decía que el cine iba a desaparecer, pero no fue así”.

A pesar de la contingencia sanitaria, el año pasado se vendieron 183 millones de boletos de cine en México, número similar al logrado en 2008. De no haber existido esta contingencia, se estima que la cifra alcanzada hubiera sido de 200 millones de boletos. Durante 2009, se registró un récord de recaudación de taquilla en Estados Unidos, al obtenerse 10,000 millones de dólares. En ese país el servicio VOD está muy arraigado.

“El que quiera ir al cine va a seguir yendo. No somos una competencia. Lo que empresas como Canana quieren hacer es maximizar su oportunidad de exhibición”, dice Salcedo.

Los productores suelen quejarse de que la mayor parte de las ganancias de una película exhibida en los cines es para los distribuidores y exhibidores. El modelo que se sigue en Cablevisión es de 50% para los dueños de los derechos del contenido y 50% para la cablera.

Salcedo señala que exhibir una película en cines y en Cablevisión al mismo tiempo incrementa la audiencia de ambos medios y que el consumidor está demostrando su necesidad de tener el contenido disponible en el momento que sea y a través de la plataforma que él elija. “Este tipo de tecnologías no lineales es lo que hace, te da el poder a ti consumidor de decidir qué ves, cuándo lo ves y cómo lo ves, dice.

Para Rafael Salinas, director de Mercadotecnia México Fox Latina America Channels, la mejor opción para este servicio es que al mismo tiempo que las películas salen en VOD también se lleven a la venta en DVD y así crecerán las opciones para el consumidor final.

El cable en Latinoamérica tiene un severo atraso en cuestión de tecnología, dice Salinas, pero en algunos años está será la forma de ver la televisión, así como ya lo es en Estados Unidos, en donde ya se pueden ver otros servicios, como grabar programas, adelantar comerciales y juegos.

A toda máquina
Cablevisión OnDemand, como un porcentaje total en cuanto a los ingresos de Cablevisión en general, aún no logra tener un ingreso significativo, pero como volumen aislado ya cuentan con números importantes. En agosto de 2009 reportaron más de tres millones de transacciones al mes en este servicio. A principios del año pasado se registraban 2.5 millones de transacciones.

Para un consumidor frecuente como es Araceli, ya es normal que al menos tres veces por semana haga una renta en Cablevisión OnDemand. Es algo que se ha convertido en una rutina.

Salcedo asegura que la apuesta que tiene Cablevisión es que la televisión tomará el camino que ellos han seguido, se trata de una tendencia mundial. “Ya no tendrás  que ver la televisión en un horario específico ni en un lugar específico, sino en el momento que tú quieras. Una vez que el usuario prueba este tipo de tecnología, se empieza a volver una especie de adicto”.

Otra de las ventajas de este sistema se ve reflejada en los costos. La creación de un DVD conlleva trabajo de manufactura, distribución y logística. Mientras que el VOD funciona mediante servidores que reciben la información por parte de los dueños de los contenidos, ahí se encuentra toda la información referente a la sinopsis, cuándo se debe exhibir y en qué momento se tiene que bajar de la plataforma.

Cablevisión pretende seguir explorando diferentes áreas que se puedan complementar con este servicio. Clases de inglés y de guitarra impartidas mediante tutoriales son algunas de las ideas que tienen para un futuro. “Queremos cubrir otros ámbitos, darle al usuario la oportunidad de que pueda tomar clases de inglés, y como tú le puedes poner pausa y controlarlo, no dependes de un horario”.

Referente a la tecnología sus siguientes planes son lograr que el usuario de Cablevisión OnDemand pueda incluso poner pausa o regresar el canal que está viendo, así como grabar un programa y verlo posteriormente, es decir, un videograbador digital virtual.

Entre sus metas para este año está llevar a cabo un nuevo modelo de renta, Advertising VOD, en el que algunas películas o programas especiales ya no tendrán un costo, pero contarán con publicidad insertada. Esto lo tienen pensado para contenido de Warner y algunas otras películas que salgan al mismo tiempo en los videoclubes.

Este tipo de modelos no son nuevos en Estados Unidos, donde Hulu, un sitio web de la Unión Americana que se anunció en 2007, ofrece contenido gratis, como programas de televisión y películas de NBC y Fox, pero están apoyados por la publicidad. Se espera que la mayoría de las cableras siga este ejemplo y se haga una transformación del modelo de negocios de entretenimiento a partir del contenido VOD.

Piratas del Caribe
El trabajo de la cablera va de la mano con los dueños de los derechos. Ambos están conscientes de que el problema de la piratería es algo que podría perjudicarlos seriamente. El esfuerzo se hace tanto en la parte tecnológica como en los precios para el público.

Gracias a esta tecnología se está pasando por un proceso de democratización en la producción y exhibición de los contenidos. Una productora como Canana, por ejemplo, ya no necesita una infraestructura tan costosa para lograr que sus contenidos lleguen a la pantalla del consumidor a un precio accesible.

De acuerdo con la ‘Tercera Encuesta de Hábitos de Consumo de Productos Pirata y Falsificados en México’ de la Cámara Americana de Comercio, dada a conocer a finales de 2009, el negocio de la piratería alcanzó, en términos totales, 964,688 millones de pesos, lo cual representa 9% del Producto Interno Bruto (PIB) de México. La categoría con mayor incidencia es la compra de música, películas y series.

“No estamos preocupados por este servicio de VOD. El cine sigue siendo la primera ventana de las películas. El que sí es un reto grande son las personas que bajan los contenidos por internet al mismo tiempo que nos llegan a nosotros”, afirma Jean Pierre Leleu, de Cinemark.

Ignacio Romero asegura que el DVD normal va a tener una caída aproximadamente de 6% para este año, “con la llegada de estas nuevas tecnologías la gente prefiere comprar el contenido el VOD; el DVD se ha convertido en un mercado que ya dejó de crecer”.

Warner Brothers le vende alrededor de 10 películas mensuales a Cablevisión OnDemand y pretende mantener esta cifra, e, incluso, aumentarla en los siguientes años. El ejecutivo de esta compañía está seguro de que el DVD no va a desaparecer, simplemente su ciclo de vida no crecerá más; es por eso que sus esfuerzos estarán volcados a apoyar esta nueva tecnología de VOD para que todas las cableras que aún no lo han implementado se den cuenta de que en este momento ya es el siguiente paso obligatorio.

Guillermo Salcedo comenta que cuando el cliente se da cuenta de la tecnología que se le  está presentando, cuando la llega a entender cabalmente, no puede creer todas las funciones que tiene. “Son de esas tecnologías que hasta que no las ves no las crees”, asegura.

Cablevisión sigue en el camino de la innovación y en esta lucha pronto se tendrá que enfrentar también al sitio de videos en internet, YouTube,  que ha anunciado recientemente su  pronta incursión en el servicio de renta de películas a través de la red.

Ahora ve
Para la NASA, el eclipse de este lunes es una “coincidencia celestial”
No te pierdas
×