La banca abre la llave del crédito

En el proceso de recuperación económica el sector bancario apunta sus ojos a las Pymes; los bancos ya trabajan en modificar sus reglas para proporcionar crédito a pequeñas empresas.
Ignacio Deschamps  (Foto: Alfredo Pelcastre / Mondaphoto)
José Eseverri

La banca mexicana salió casi ilesa de la crisis en la economía el año pasado, y ahora se prepara para abrir el crédito, con el mayor crecimiento al sector productivo y en particular a Pymes.

Pese a una de las peores caídas económicas que ha tenido México en toda su historia, cuando el Producto Interno Bruto (PIB) se desplomó 6.5% el año pasado, las utilidades de los bancos del país aumentaron durante 2009 más de 11%.

¿Cómo se concilia esta aparente contradicción entre la debacle económica y el éxito de todo un sector, en un mismo país?

La clave podría estar en la historia.

"El primer reto que tenía la banca en México era su integridad, y transitar en este proceso en el que, típicamente, caía el pib de forma sustancial y la banca tenía una afectación grave", explica Ignacio Deschamps, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), en entrevista a la revista Expansión, que en su edición del 12 de abril publica su ranking Los Mejores Bancos de México, encabezado por Ixe.

La estrategia de los bancos, según el directivo, consistió en reducir su exposición al riesgo en el crédito al consumo, donde la cartera vencida ya mostraba un foco rojo. Otra acción fue que desaceleró el crecimiento en el crédito a empresas, que venía aumentando de manera más agresiva desde 2002.

Para todo el año pasado, el monto de los créditos cayó sólo 1.5%, pero la mayor parte de esta caída se explica por la sequía del crédito al consumo, que tuvo una baja de 15%, después de seis años de mantener un crecimiento agresivo.

Con un nivel de capitalización de 17%, este año la banca está en posición de acompañar la recuperación que se espera de la economía. Así, el crédito podría aumentar hasta 12%, unas tres veces más que el PIB, estima Deschamps.

El mayor empuje vendrá del crédito a pymes, que espera un crecimiento de 20% en saldo de cartera, mientras que el crédito a la vivienda podría aumentar 15%.

Pero para poder atacar el mercado de las Pymes, que representan la mayor parte de la economía, los grandes bancos tendrán que reinventarse, advierte Patricia Armendáriz, directora de la unión de crédito CrediPyme.

"Tienen que aprender a originar créditos en un mercado que no conocen. Y tienen que adquirir herramientas de información para poder dar créditos rentables", explica Armendariz.

Justo en eso están los grandes bancos, adaptando las reglas para poder penetrar el mercado de las Pymes con mejor suerte que en intentos pasados, cuando la cartera vencida y la cultura del no pago alejaron el crédito bancario de este sector.

Luis Robles, vicepresidente del consejo de administración de BBVA-Bancomer y presidente ejecutivo de la ABM, señaló que están trabajando con la Secretaría de Hacienda para analizar la problemática en regulación a fin de fomentar más el crédito.

El principal reto es financiar a empresas que operan en la economía informal, que bien pueden ser 40% de la economía nacional.

Ya se están cambiando las reglas. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) subió a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (COFEMER) cambios que permiten prestar hasta cuatro millones de udis con análisis de riesgo paramétrico, como el que se usa para tarjetas de crédito, por ejemplo, en lugar del tradicional, que toma en cuenta balance y flujo de caja, entre otros criterios.

Ahora una Pyme ya no requiere tener balance auditado, basta con datos como flujos de chequera para determinar si es sujeto o no de crédito por sus ingresos, sin tener que cumplir con modelos tradicionales de evaluación de crédito.  "Le corresponderá al Servicio de Administración Tributaria (SAT) formalizar esas empresas", afirma Robles.

Otro problema que enfrenta la banca para financiar la cadena de valor es el compromiso débil que impera para pagar a tiempo a sus proveedores. En otras economías, es común que un proveedor pueda descontar con los bancos con un contra recibo por un pedido. Pero las fechas de pago se cumplen. En México no, explica Robles.

Si la banca aspira a un crecimiento en la penetración del crédito tendrá que ir por el mercado Pyme, que no está bancarizado.

Actualmente, sólo una cuarta parte de las pequeñas empresas registradas tiene acceso al crédito bancario, según estadísticas del Banco de México. En el país hay aproximadamente cuatro millones de Pymes. Hasta 2005, la banca atendía sólo a 100,000 de ellas. En 2009, según sus estadísticas, fueron 450,000 empresas.


Además busque en la revista Expansión:

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ranking: Los mejores bancos de México

Encuesta de calidad de servicio bancario

Ahora ve
El candidato de Trump a la DEA se retira tras escándalo de opioides
No te pierdas
×