Chávez ‘acorrala’ a empresas mexicanas

El gobierno de Venezuela y la devaluación del bolívar han provocado daños en el comercio con México; la devaluación amenaza la viabilidad de las firmas nacionales en el país sudamericano.
chávez-Rt  (Foto: CNN)
Gustavo Stock

La devaluación de la moneda en Venezuela ha mermado el comercio entre la nación sudamericana y México, y el daño podría ser mayor, según un artículo de la edición del 26 de abril de 2010 de la revista Expansión. Además la devaluación de bolívar amenaza aún más a las empresas nacionales que operan en ese mercado.

El intercambio comercial entre ambos países cerró el año pasado en unos 1,500 millones de dólares, una caída de 42% con relación a 2008, según la Cámara de Comercio e Industria Venezolano Mexicana (Cavemex). Es un notorio cambio de tendencia frente a un comercio bilateral que se había triplicado entre 1993 y 2008.

¿Cuáles fueron las principales razones del estancamiento en las inversiones y caída en el comercio? Primero, la salida en 2006 de Venezuela del Grupo de los 3, que integraba junto a México y Colombia, lo que restó certidumbre jurídica a las inversiones de empresas mexicanas. Luego, la conflictiva relación entre el gobierno de Chávez y los corporativos.

Detrás de Brasil, Colombia y Perú, Venezuela es el cuarto país receptor de inversiones mexicanas en Sudamérica. Pero el ritmo ascendente tuvo su último salto en 2007, cuando las inversiones mexicanas en Venezuela aumentaron 21% hasta totalizar 4,300 millones de dólares. Desde 2008 la tasa de inversión se mantiene estable, a diferencia de lo que sucede en otros países sudamericanos, como Colombia y Perú.

Por ejemplo, "el año pasado Venezuela representó el 18.3% de las ventas de Gruma; con la devaluación, la contribución de Venezuela se contraerá al 14% este año", dice Eduardo Estrada López, analista de Banamex Accival. La caída también será notoria a nivel de utilidad operativa: la contribución de la operación venezolana pasará de 26% en 2009 a 10% este año. Y el margen operativo pasará de 10.6%, el año pasado, al 5% este año, según Estrada López.

No sólo la depreciación del bolívar está presionando sobre los márgenes de Molinos Nacionales (Monaca) y Derivados de Maíz Seleccionado (Demaseca), las subsidiarias venezolanas de Gruma. Esas compañías están obligadas a vender parte de su producción a Mercal y Pdval, las redes de abastecimiento de alimentos montadas por el gobierno de Chávez para ofrecer productos con precios por debajo de los de mercado. A fines del año pasado, esas redes aportaban el 12% del consumo en Venezuela.

La fuerte regulación y discrecionalidad del gobierno en la distribución de alimentos llevó a los directivos de Gruma a acercarse a Ricardo Fernández Barrueco, un exponente notorio de la "boliburguesía", como se le llama en Venezuela al nuevo segmento social que se enriqueció en los últimos años por su cercanía al gobierno de Chávez.

Pero la jugada terminó convertida en un boomerang. Fernández Barrueco, que mantiene una participación indirecta del 24,14% en Valores Mundiales y del 40% en Consorcio Andino, controladoras de Monaca y Demaseca, cayó en desgracia para el gobierno y está siendo investigado por presuntas irregularidades financieras.

En simultáneo con esa investigación, en diciembre pasado el gobierno de Chávez tomó el control de Monaca por unos días como parte de una investigación sobre el empresario. "Aún hay riesgos de expropiación, pero, al menos, los focos rojos se han vuelto amarillos", dice Estrada López..

Coca-Cola FEMSA también se subió a la montaña rusa de Venezuela. En 2009, aún cuando el PIB del país se contrajo 3.3%, el volumen de Coca-Cola FEMSA fue de 225.2 millones de cajas unidad, un 8.9% más que el año anterior. Junta al alza de las ventas, la compañía logró subir los precios hasta un 40% al año.

¿Cuál será el impacto ahora de la devaluación? "Si la tasa aplicable a las bebidas es de 4.3 bolívares por dólar (hay también una paridad de 2.6 bolívares por dólar para los productos incluidos en la categoría "comidas"), la contribución de las operaciones venezolanas de Coca-Cola FEMSA caerá a la mitad", dice David Belaunde, analista de Barclays Capital, en Nueva York. "El impacto negativo de la devaluación podría alcanzar entre 5% y 6% sobre el ebitda consolidado de Coca Cola FEMSA", puntualiza.

El reportaje completo en la edición del 26 de abril de 2010 de la revista Expansión.

Ahora ve
Robert Mugabe reaparece en fotos tras aparente golpe militar en Zimbabue
No te pierdas
×