SACSA crece y apuesta al maíz híbrido

En plena crisis la empresa creció más de 13% porque se enfocó en vender mejor y con mayor utilidad; ahora invierte en investigaciones para desarrollar el proyecto de maíz transgénico en México.
maiz-archivo  (Foto: Cortesía SXC)
Uriel Naum

La empresa Servicios Agropecuarios de la Costa (SACSA) fue fundada en 1985 por Víctor M. Godoy en Navolato, Sinaloa.

La firma está dedicada al acopio, financiamiento y comercialización de semillas, fertilizantes y agroquímicos, y es distribuidor autorizado de compañías como DuPont, Pioneer, FMC y Syngenta.

Los ingresos de SACSA en 2009 fueron de 714.9 millones de pesos (MDP), lo que la llevó a ubicarse en el lugar 500 del ranking 2010 de Las empresas más importantes de México de Expansión y sumarse a las otras ocho compañías agroindustriales que aparecen en el listado.

En el Censo Económico de 2004, Sinaloa no figuraba como un productor importante del sector agroindustrial (esta industria participa con 13% en el Producto Interno Bruto), pero en los últimos tres años compañías como Grupo Ceres, Nueva Agroindustrias del Norte, Grupo Merino y la propia SACSA (lugar 396, 457, 489 y 500 en el ranking de ‘Las 500’, respectivamente), han potenciado esta industria en la entidad.

Sinaloa es el principal productor de maíz en el país y, hoy en día, “la venta de semilla para siembra de este grano es la que genera mayores ingresos a SACSA, a diferencia de los 80, cuando el patrón de cultivos se componía de soya, arroz, sorgo y frijol”, comenta Godoy.

El cambio se da cuando el gobierno federal decide impulsar en esa década, a través del Sistema Alimentario Mexicano, la producción de maíz blanco.

Para SACSA, crecer 13% en tiempo de crisis no resultó nada sencillo. Además de pertenecer a un sector en el que los precios de los productos son volátiles, la falta de financiamiento es una constante.

“En 2009 nos enfocamos no en bajar costos, sino en vender mejor y con mayor utilidad”, asegura Godoy.

A esto se sumaron estrategias para un mejor manejo de inventario, controles administrativos y un nuevo trato con proveedores para acceder a mejores tiempos y descuentos que se reflejaron en altos márgenes de utilidad.

La investigación es su piedra angular

Grupo SACSA también ha fincado su crecimiento en la investigación, y muestra de ello es que junto con la compañía Híbridos Pioneer de México, estudia y comercializa semillas de maíz híbrido.

Sobre este tema, el presidente de SACSA menciona que la biotecnología en México avanza rápido, y pronto podrían sacar más provecho de ella.

“En un lapso no mayor de dos años se estarán iniciando las primeras siembras comerciales de maíz transgénico y ahí estaremos", comenta Godoy.

Esta empresa ya se involucra con tecnologías relacionadas con la biotecnología mediante viajes a países donde se producen transgénicos y charlas sobre el tema con los productores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“México tiene años de retraso en el uso de estas tecnologías, sin embargo, es importante destacar que ya está dentro de los primeros 15 países en producción de cultivos biotecnológicos o granos mejorados”, añade Javier Alonso, líder de la especialidad en Agroindustria en PricewaterhouseCoopers (PWC).

El siguiente reto para SACSA es llevar el aporte que dan todas las líneas de negocio al nivel que ofrece actualmente la venta de semilla de maíz.

Ahora ve
Así es la potente computadora que SpaceX envió al espacio
No te pierdas
×