Tiempos interesantes para invertir

Ante el alza de la inflación, Adina Chelminsky aconseja buscar instrumentos para cuidar el dinero; los Fondos Cotizados o ETF, de renta fija, podrían ser una buena opción, asegura la especialista.
inversiones  (Foto: Archivo)
Adina Chelminsky *

Se dice que los antiguos chinos solían maldecir a sus enemigos deseándoles vivir en tiempos interesantes...

Puede ser que los centros financieros del siglo XXI estén muy lejos de la antigua China, y que las circunstancias no sean una maldición sino una consecuencia del pasado, pero no hay frase más acertada para describir la época que los inversionistas hoy enfrentamos.

Los mercados actuales nos presentan situaciones que jamás habíamos vivido o que, por lo menos, no habíamos tenido que soportar de una manera tan largamente sostenida.

Dos años de incertidumbre, que parece no tener fin, noticias encontradas, los ánimos caldeados y la eterna pregunta de por dónde va a venir la próxima sorpresa, la siguiente gran burbuja, que nos tome desprevenidos y que vuelva a dar al traste con la frágil estabilidad que hemos tratado de reconstruir desde que la quiebra de Lehman Brothers marcó el inicio de la peor crisis financiera de nuestra generación.

Uno de los principales problemas que enfrentamos los inversionistas en México es cómo mantener el valor de nuestro patrimonio.

En vista de que las opciones para hacer crecer el dinero de manera importante son pocas y, muchas veces, conllevan mucho riesgo.

Para la mayor parte de nosotros el énfasis hoy está centrado en conservar el valor real del dinero ahorrado y darle aliento extra para que crezca por lo menos un poco más allá del costo de la vida.

El peor enemigo del patrimonio

El alza en la inflación, incluso los simples rumores, se convierten, pues, en el peor enemigo del patrimonio.

La sabiduría financiera solía dictar que, en tiempos de inflación, las tasas de interés se ajustaban al alza para compensar, en términos reales, el rendimiento.

Pero en los últimos años, en pos de mantener el crecimiento económico fluyendo, las autoridades han buscado mantener las tasas especialmente bajas, lo cual se refleja en menores rendimientos reales para el inversionista.

Los números son claros: desde el inicio de la crisis hasta hoy (agosto 2008-2010), la tasa de rendimiento real sobre Cetes 28 fue de apenas 0.46%, comparado con el 3.09% de rendimiento real que obtuvieron en los dos años anteriores al declive (agosto 2006-2008).

Si, como muchos temen, la inflación llegara a crecer aún más, los rendimientos reales podrían incluso volverse negativos.

La Bolsa y los instrumentos de renta variable, así como la inversión en bienes raíces (dependiendo del capital disponible), siguen siendo la mejor opción de inversión para proteger el valor del dinero en el largo plazo, como parte de un portafolio diversificado.

También existen instrumentos específicamente diseñados para proteger el dinero de los embates de la inflación, como los Udibonos, pero éstos son para un mayor plazo de inversión, por lo menos un año, y requieren montos grandes de inversión.  

Una nueva oportunidad

Pero ¿qué pasa cuándo se desea invertir en un instrumento de inversión de corto plazo y se quiere evitar los rendimientos poco atractivos de los instrumentos tradicionales? ¿Qué puede hacer el inversionista que busca protección y crecimiento real para su dinero?

Lo que se necesita en este caso es un instrumento que permita un balance entre la agresividad, que ayude a superar a la inflación, y la estabilidad, que permita ver el beneficio en el corto plazo (menos de seis meses). Tarea bastante difícil.

Una buena opción son los Fondos Cotizados, o ETF, en su modalidad de renta fija.

Estos instrumentos tienen la ventaja de estar estructurados como fondos de inversión (lo que da la ventaja de la diversificación y de que su manejo busca replicar algún índice o indicador en particular), a la vez de que, al estar diseñados para ser intercambiados como acciones, su horizonte de inversión puede ajustarse a un menor plazo de tenencia.

De los seis ETF de renta fija comerciados por iShares, el rendimiento promedio en los últimos tres y seis meses ha sido de 4.3 y 7.97%, respectivamente. Venciendo ampliamente la inflación en esos dos periodos.

Aun cuando los fondos cotizados son instrumentos con los que muchos de nosotros todavía no estamos familiarizados, quizás ésta sea una buena oportunidad para empezar a aprender sobre sus características y beneficios.

Después de todo, la ventaja de los ‘tiempos interesantes' es que nos brindan la oportunidad de salirnos de lo conocido y buscar nuevas, y muchas veces mejores, opciones.

*Adina Chelminsky es especialista en finanzas e inversiones personales.

Ahora ve
Autoridades venezolanas detienen a 6 directivos de Citgo, filial de PDVSA en EU
No te pierdas
×