Emprendedores luchan contra la depresión

Una nueva empresa ofrece a los mexicanos tratamiento rápido y sencillo contra la depresión laboral: la OMS considera que esta enfermedad se volverá la principal causa de ausentismo en los trabajos.
incide  (Foto: Alejandro Hernández)
Leonardo Peralta

A medida que las empresas se achican, una enfermedad contribuye a mermar la nómina: la depresión. Más de 6% de las mujeres y hasta 3.5% de los hombres presentan por lo menos un episodio de depresión al año en México, según el Instituto Nacional de Psiquiatría.

"A medida que las exigencias laborales en la gente aumentan, la depresión se vuelve más común. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que se volverá la principal causa de ausentismo laboral", dice Gabriela Cámara, presidenta de Voz Pro Salud Mental DF, una organización no gubernamental.

Aunque no hay cifras para el sector privado, la Secretaría de Salud ha incrementado su presupuesto para salud mental de 500 a 15,000 millones de pesos (mdp) en una década.

Por ello, los psiquiatras Edilberto Peña y Aldo Suárez decidieron fundar en 2007 una empresa llamada Instituto de Neurociencias, Investigación y Desarrollo Emocional (INCIDE) para traer a México un tratamiento creado en Estados Unidos en la década de los 80 que con imanes en la cabeza alteran los patrones de funcionamiento del cerebro relacionados con la depresión y aprobado por la Administración de Alimentos y Medicinas (FDA, por sus siglas en inglés).

"En una decena de sesiones asegura una mejora en más de dos tercios de los casos", dice Peña.

El camino de INCIDE ha sido difícil, cuenta Hernán Fernández, socio de Angel Ventures, un fondo que les ayudó a conseguir financiamiento, pues les pareció un proyecto muy interesante al ser de los primeros que involucran un tema de salud en el país, y que cooperó con parte de los 2 mdp que costó equipar la empresa.

Cuando INCIDE quiso importar el equipo, la compañía representante del fabricante en México se quedó con el dinero, y la máquina nunca llegó.

Tras años de trabajo, el aparato finalmente arribó a fines de 2010 y desde marzo empezaron a tratar pacientes en su clínica en la colonia Lomas de Chapultepec en el Distrito Federal. Debido al costo del proyecto, Edilberto Peña señala que todo 2011 se dedicarán a usar la máquina importada para solventar los gastos.

Pero la idea es expandir el negocio con un concepto llamado mind care center, donde la gente podrá atender su depresión de la misma manera en que hoy acude a una clínica de bronceado: rápidamente y a un costo accesible.

La terapia para la depresión puede ser costosa y de larga duración, pero la nueva técnica la abarata:

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

•Tratamiento tradicional. Prozac y 14 consultas de psicoterapia: hasta 30,000 pesos y un año de duración (o más).

• Estimulación magnética intracraneana. 15 sesiones de dosis magnética: 25,000 pesos y un mes de tratamiento. 

Ahora ve
Teomirn, el primer profesor de piano que enseña con realidad aumentada
No te pierdas
ç
×