10 años después

El mercado crediticio bancario se desplomó por completo después de la crisis de 1995. 10 años des
Jonathan Heath

Difícilmente podemos pensar en una economía que pueda crecer sin acceso al -crédito bancario. Parte de la explicación del bajo crecimiento promedio anual -de los últimos 10 años, de 2.7%, es precisamente la ausencia de un mercado -crediticio formal de la banca. Inclusive, sorprende que pudiéramos crecer 5.5% -promedio entre 1996 y 2000, cuando el crédito bancario disminuía cada año. -Sin embargo, mucho del crecimiento de esos años provino de las grandes empresas -exportadoras que tenían acceso al crédito internacional y a sus matrices en -Estados Unidos.

- Para dimensionar el tamaño del problema, basta mencionar que el crédito -directo real de la banca comercial al sector privado no bancario disminuyó -78.8% entre el punto máximo de diciembre 1994 y el mínimo de abril de 2002. -Como porcentaje del PIB representaba 40.9% en el último trimestre de 1994 y se -redujo a 6.9% para el segundo trimestre de 2002. Aunque ese momento representa -el punto mínimo, tampoco hubo crecimiento en los siguientes dos años, ya que -para el segundo trimestre de 2004, el crédito apenas representaba 7.1% del PIB. -Por lo mismo, podemos decir que la recuperación apenas empezó en la segunda -mitad de 2004.

- Los últimos datos disponibles nos permiten estimar que el crédito directo -real llegó a 9% del PIB en el tercer trimestre de 2005, es decir, un avance de -1.9 puntos porcentuales en el lapso de un año.

- De septiembre 2004 a septiembre 2005, la tasa de crecimiento real es de -24.2%. Si analizamos los principales segmentos, podemos apreciar que el crédito -hipotecario creció 48.2%, el crédito al consumo 45.9% y a las empresas 8.8% en -términos reales.

- ¿Cómo podemos explicar esta recuperación significativa, después de -prácticamente nueve años de ausencia? Primero, habría que recordar la -magnitud de la crisis bancaria de hace una década. Fue brutal e imperó la -cultura del ‘no pago’ a raíz de que se evidenció la debilidad de los -derechos de propiedad y la impotencia de la procuración jurídica para -recuperar cartera vencida. Ningún banco iba a aventurarse a otorgar crédito -mientras no se reformaran las leyes financieras, se fortalecieran las -instituciones jurídicas y se consolidara el recién creado buró de crédito. -También hay que tener en cuenta que las tasas de crecimiento se ven -espectaculares, en buena medida porque parten de una base exageradamente baja.

- Sin embargo, las últimas reformas financieras se aprobaron en 2003 y -sentaron las bases para la recuperación. Ahora tenemos un sistema bancario muy -competido, en que prácticamente todos los bancos luchan por una participación -creciente de mercado. Estamos viendo cómo la competencia obliga a que cada vez -se ofrezcan tasas más bajas, condiciones menos onerosas y plazos más -atractivos.

- Atrás quedó la devaluación del peso frente al dólar estadounidense -ocurrida en diciembre de 1994, cuando las tasas de interés subieron -súbitamente.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Una década después tenemos un mercado muy competido, que finalmente está -dispuesto a contribuir al desarrollo económico del país.

- Queda poca duda de que el mercado seguirá creciendo a tasas aceleradas en el -transcurso de los siguientes años. No obstante, dependerá de las políticas -monetarias, tanto en México como en Estados Unidos, que determinarán las tasas -de interés; de las condiciones políticas en el país, que sean propicias para -el otorgamiento de crédito; de la calificación riesgo-país, que hasta ahora -ha ido en mejora continua; y de la actividad económica mundial, que determina -la demanda externa de nuestros productos y que ha sido el motor principal de -crecimiento.
-
El autor es director de Estudios Económicos de HSBC -México.
Comentarios: jonathan.heath@hsbc.com.mx -
y su página de Internet es www.jonathanheath.net
.

Ahora ve
¿La ciencia puede responder si la homosexualidad tiene razones biológicas?
No te pierdas
×