13. Pasar una semana en un <i>spa</i>

-

En el siglo XVIII los nobles y pudientes europeos iban a tomar las aguas en los refinados balnearios de Baden o Spa. Buscaban sanar el alma por la vía del cuerpo. Esta misma filosofía la retoman los modernos centros, en los que se combina el acondicionamiento físico con el mental y emocional. Ya sea que elija un spa que forma parte de un hotel con otras amenidades e inmerso en una ciudad, como el Aqua del Delano, en Miami, uno dentro de un resort en medio de la nada, como el Llao Llao de Bariloche, o un centro que se dedica únicamente a ser spa, como el Golden Door, desconéctese de todo, renueve su energía por completo, como quien cambia de guardarropa.

Ahora ve
Emmanuel Macron pone en marcha su plan “Make our planet great again”
No te pierdas
×