13. Pasar una semana en un <i>spa</i>

-

En el siglo XVIII los nobles y pudientes europeos iban a tomar las aguas en los refinados balnearios de Baden o Spa. Buscaban sanar el alma por la vía del cuerpo. Esta misma filosofía la retoman los modernos centros, en los que se combina el acondicionamiento físico con el mental y emocional. Ya sea que elija un spa que forma parte de un hotel con otras amenidades e inmerso en una ciudad, como el Aqua del Delano, en Miami, uno dentro de un resort en medio de la nada, como el Llao Llao de Bariloche, o un centro que se dedica únicamente a ser spa, como el Golden Door, desconéctese de todo, renueve su energía por completo, como quien cambia de guardarropa.

Ahora ve
A 48 años de la llegada del hombre a la Luna en la misión Apollo 11
No te pierdas
×