2006: Agentes perturbadores

Nada está escrito. Los planes de los principales aspirantes a la Presidencia se pueden trastocar. L
Alfonso Zárate

Nunca fue más real, verificable a simple vista, la definición del sistema democrático como el reino de la incertidumbre. Incluso en las dos acepciones que admite el término: inquietud racional ante un proceso que parece fuera de quicio, o desconocimiento básico, esencial, de los posibles desenlaces de la competencia legítima por los espacios de poder y decisión.

-

La mezcla de significados y sentidos opuestos caracteriza, en buena medida, el momento que vive el país en los prolegómenos de la sucesión presidencial. No sólo por el tiempo que nos separa de la jornada electoral sino, sobre todo, por la sorprendente fragilidad institucional que evidencian los principales partidos. Las contiendas internas, destinadas a formalizar el producto acumulado de las encuestas, entraron en una fase crítica donde el juego de la política podría contrariar las previsiones estadísticas.

-

Esto supone, en un escenario optimista, que los aspirantes mejor ubicados en la preferencia de sus respectivas clientelas deberán ajustar diseño y estrategia para desplazar obstáculos imprevistos y asegurar la nominación con herramientas mucho más contundentes que la combinación de marketing y demoscopia. Pero también, sin duda, abre la posibilidad de alteraciones al paisaje inercial y vuelcos súbitos en el comportamiento de la ciudadanía convocada a las urnas partidistas.

-

En el PAN los factores que pueden trastocar los planes de Santiago Creel se resumen en una sola idea: cinco años de gobierno errático, desgaste político y desencanto civil. El arranque del proceso interno tuvo lugar en las peores condiciones imaginables y la nueva dirigencia no ha dado muestras de audacia para sacar el barco a flote.

-

El frustrado festejo del 2 de julio, las derrotas apabullantes en Nayarit y el Estado de México y la declinación de Francisco Barrio, encendieron los focos de alarma en un partido que siempre supo conjugar legalidad y legitimidad. La segunda vuelta parece ineludible y no es descabellado imaginar sorpresas. Felipe Calderón estaría en posibilidad de acotar la ventaja que hace muy poco parecía irreversible.

-

En el PRI el agente perturbador se frasea en femenino: legalidad interna, sucesión en la cúpula. A principios de agosto debió resolverse el mayor enigma de la temporada, el perfil de una dirigencia nacional que, por primera vez en su historia, deberá conducir una campaña presidencial sin conocer programa, estilo y compromisos de quien será su candidato. Maniobra de alto riesgo en un espacio reducido, en la operación se habrá probado la credibilidad de Roberto Madrazo y la consistencia de sus adversarios (Tucom) de cara a la elección preliminar. La mínima fractura en uno u otro bando marcará la diferencia entre volver a Los Pinos o retornar a la prehistoria.

-

Desde el mirador perredista la perspectiva era óptima, inmejorable. Luego de la victoria contra el “desafuero”, los niveles de popularidad de López Obrador habían logrado lo que parecía imposible: convertir al PRD en una organización confiable, seria, capaz de atraer a una franja considerable del electorado volátil e indeciso. La posibilidad sigue latente, aunque un elemento insospechado vino a dislocar los cálculos lineales del indestructible. Cuauhtémoc Cárdenas quiere competir en un terreno menos adverso y llama a construir una “nueva mayoría política”.

-

En el desafío arriesga más que el prestigio personal: la cohesión del partido, la viabilidad de un amplio frente electoral y la posibilidad misma de concretar un gobierno de izquierda. La incertidumbre, pues, en las tres banderías y sus entornos. El titubeo de los protagonistas y la perplejidad de la ciudadanía ante el imprevisible juego de los profesionales. Nunca fue más certero el lugar común. Nada está escrito. La disputa de 2006 está muy lejos de dar color y despejar incógnitas.

-

El autor es director de Grupo Consultor Interdisciplinario.
Comentarios:
azf@prodigy.net.mx

Newsletter
Ahora ve
Un recorrido por los ataques terroristas en los últimos años en Europa
No te pierdas