23. Fumarse un buen habano con una taza

-

Y si se hace en una mesa del Café de la Parroquia en Veracruz, qué mejor. En caso de que se encuentre de humor internacional, vuele a La Habana y siéntese en el malecón. ¡Anímese! Haga de cuenta que es Hemingway pensando un gran cuento. Si la inspiración no llega, vaya por un mojito a La Bodeguita del Medio.

Ahora ve
El Himno Nacional Mexicano se hace presente en las labores de rescate
No te pierdas
×