30 años después

-

Janis Joplin, Jimi Hendrix, Joan Baez, Blood, Sweat & Tears o Joe Cocker son nombres que surgen en cuanto se pronuncia la palabra “Woodstock”... aunque, no en vano han transcurrido tres décadas desde que aquel primer concierto cimbrara a los jóvenes y volteara al revés las “buenas conciencias”. Y hoy, el Álbum Woodstock 99 es clara muestra de que los años no pasan sin dejar su huella o, para ser más precisos, sin generar mayor sensibilidad a los decibeles y las disonancias de casi todos los que celebraran la primera edición de Woodstock. Por eso se agradece el buen tino de los productores quienes decidieron dividir el contenido en dos: el primero es el llamado compacto rojo, sin duda dirigido a las nuevas generaciones dispuestas a resistir el bombardeo inclemente del metal y el punk de grupos como Offspring, Limp o Metallica; aunque imposible no destacar el “palomazo” de Robby Krieger (guitarrista de The Doors) con Creed para rememorar “Roadhouse Blues”. El compacto remata con “Fire” interpretada por los Red Hot Chili Peppers, en homenaje a Hendrix.

-

En contraste, su acompañante en el álbum, ahora azul, está conformado por números más “tradicionales”  Ya al inicio, los primeros compases de Dave Matthews con “Tripping Billies” preludian una suerte de recorrido por la genealogía del rock que, acto seguido, se refrenda con los sonidos de la orquesta de Brian Setzer al interpretar un clásico: “Rock this Town”, o la versión vigorosa que Elvis Costello hace de “Alison”.

-

Para todos los aficionados al rock, este álbum –producido por 1999 Woodstock LLTC y Sony– es ineludible.

Ahora ve
La reina Isabel II visitó en el hospital a las víctimas del ataque en Manchester
No te pierdas
×