&#34<i>M´hijo</i>, ¿Me presta $10?&#34

Una empresa española lanza un cajero automático para niños para incentivar el ahorro.

A pesar de su encanto indudable, el viejo cochinito de barro sigue perdiendo -puntos en el despiadado ranking de la mejor alcancía. Esta vez, el feroz -competidor viene de España, su nombre: Eurolino. Se trata de un cajero -automático presentado recientemente por la compañía Hispacounter, cuyo -principal objetivo es habituar a los más pequeños a utilizar ese tipo de -máquinas, y a ahorrar desde la más tierna edad. O al menos, es lo que asegura -Santiago Tejedor, jefe de Logística de Hispacounter, empresa especializada en -el suministro de equipos para la gestión de efectivo.

- “Fomentar el ahorro entre los niños y enseñarles a familiarizarse con la -tecnología son los objetivos principales de Eurolino”, explica Tejedor, que -luego reconoce: “bueno, a la vez es una herramienta de mercadotecnia, un -servicio de fidelización de futuros clientes (para los bancos)”.

- Pero ¿qué es Eurolino? Se trata de un equipo de aceptación (de monedas y -billetes) y de dispensación (en este caso, únicamente de monedas) diseñado -exclusivamente para niños de entre ocho y 15 años. Su altura, de 1.4 metros, -está calculada para que el menor interactúe con el cajero sin el menor -problema, y la pantalla táctil, lejos de estar diseñada con los aburridos -textos que reciben habitualmente a los adultos, guía al menor con atractivos -dibujos e iconos a través de las diferentes operaciones. No falta, por -supuesto, una voz que, con divertidos mensajes, convierte la transacción en un -juego. Ni, desde luego, el indispensable código nip, compuesto por cuatro -dibujos en lugar de cuatro números. Claro, pequeño detalle, el niño tiene que -tener algo que ingresar en la cuenta para poder retirar algo.

- Y una vez resuelto el dilema existe el pequeño riesgo de que el menor, -todopoderoso tarjeta en mano, vacíe su cuenta y en lugar de estar en la -escuela, pase la tarde, la vida es bella, en un buen parque. En Hispacounter lo -han pensado, a medias: “Una vez que el niño posee la tarjeta tiene -independencia, pero al abrir la cuenta, sus padres o cuidadores fijan un máximo -semanal en la entidad bancaria correspondiente, y el menor no podrá retirar -más que ese dinero”, señala Tejedor. Claro, que lo puede retirar todo de una -sola vez.

- “El uso que el menor haga del dispensador no va a depender tanto de la -existencia del cajero, como de los valores que antes de la existencia del mismo -se le hayan inculcado al niño. Ahora, si por la novedad, el niño empieza a -tener un comportamiento excesivo, es necesario hablar con él, explicarle. Y no -perder de vista que, aunque nos cueste, a los hijos no tenemos que darles todo”, -afirma Patricia Sainz, psicoterapeuta infantil.

- Eurolino, que ya está teniendo buena aceptación en Suiza y Alemania, está -por ahora en fase de exhibición en España para representantes de cajas de -ahorros y bancos. “Instalar los dispensadores supone una inversión inicial -relativamente importante para nuestros clientes, pero también un beneficio a -largo plazo, en términos de captación de clientes, entre otras cosas, así que -estamos seguros de que será un éxito como lo está siendo en otros países de -Europa”, comenta Tejedor, con tranquilidad casi tibetana. El cerdito de barro -está en serios problemas.

Newsletter
Ahora ve
LauDrive transporte ‘on demand’ para las mujeres
No te pierdas