&#34Le cumplí a mi estado&#34 <br>Otto

-

Para Otto Granados Roldán (Aguascalientes, 1957) el sexenio que está por - concluir en su estado natal arroja saldos positivos. Fe de ello, dice, es que - llevó a la entidad a las más altas cimas de los indicadores de bienestar - social en México. Industrialización y educación fueron la tónica del - gobierno de este abogado egresado de la UNAM que se muestra irónico, - determinante y sonriente durante la conversación que sostuvo en exclusiva - para Expansión en vísperas de las elecciones que cambiaron de rumbo - político a la segunda entidad más pequeña de México.

- Granados Roldán ha desarrollado una carrera política muy cercana a los - círculos del poder. La Secretaría de Gobernación y la de Educación - Pública, así como la diplomacia, resumen casi dos décadas de servicio - público. En 1992 aceptó ser candidato a la gubernatura de Aguascalientes, - cargo que ganó en las elecciones del 2 de agosto de ese año con 72% de los - votos.

- Su candidatura estuvo precedida, sin embargo, por un polémico paso por la - Dirección General de Comunicación Social de la Presidencia de la República - (cargo que no confiesa en su currículum) en los primeros años de gobierno de - Carlos Salinas.

- Seis años después, el también autor de una decena de ensayos está - convencido de que el derrumbe político del Partido Revolucionario - Institucional (PRI) en el estado que gobierna se debe más a una larga - tradición conservadora de la población que a su desempeño como - administrador público. El electorado local no piensa igual y decidió teñir - de azul todos los niveles de la política hidrocálida el pasado 2 de agosto.

- - Dentro de unas semanas dejará la gubernatura de Aguascalientes. ¿Cómo - resume el trabajo de seis años?
-
-
Para definirlo con una palabra, creo que en estos años a Aguascalientes - se le dio el jalón hacia la modernización para ser un estado competitivo y - fuerte en el siglo XXI. Desarrollamos una política múltiple que descansó en - cuatro aspectos muy importantes: el primero, y más importante, fue la - educación. La descentralización de la educación se efectuó en 1992, cuando - mi gobierno empezaba. Eso nos planteó que nosotros fuéramos los rectores de - la educación en nuestro estado. Asumimos la responsabilidad con una gran - eficacia. No exagero, los informes de la Secretaría de Educación Pública - (SEP) dicen que nuestro estado es el más avanzado en la construcción, - operación y diseño de proyectos innovadores en materia de educación - pública. El segundo aspecto fue el desarrollo de una política, ahora sí, - formal, moderna, con sentido muy claro de prioridades, con un orden en las - cosas y con una base intelectual apropiada para el desarrollo de la - industrialización y el crecimiento de la economía y el empleo...

- - ¿Es que antes no había claridad en ese aspecto?
-
-
No es que no la hubiera antes, pero la historia demuestra que fueron - procesos de alguna manera más casuísticos, aislados, que se fueron dando - unos tras otros en distintos momentos de las últimas dos décadas. Pero, - desde mi punto de vista, no es sino hasta ahora que Aguascalientes tiene una - auténtica política pública en favor del crecimiento de la economía y el - empleo.

- - ¿Los tercero y cuarto elementos?
-
-
El desarrollo del sector agropecuario. Nos propusimos hacer que esa parte - no se convirtiera en un lastre para el resto de los sectores de la economía, - sino en un complemento importante de ellos. En 1960, 27% del Producto Interno - Bruto del Estado (PIBE) estaba concentrado en el sector primario. A la fecha - es sólo 7%.

- - ¿Una desaparición del sector?
-
-
No. Lo que ha habido estos últimos seis años es una transición para - dotar al campo de un perfil mucho más moderno, competitivo, empresarial. Lo - logramos con eficacia. Y, el cuarto aspecto importante, como una red de los - tres primeros, fue el seguir desarrollando una política de cobertura social - en materia ecológica, de salud y de infraestructura urbana. Eso evita pagar - los costos de un crecimiento desordenado como le ha ocurrido a ciudades como - Ciudad Juárez, Tijuana o el Distrito Federal. Hoy somos el tercer lugar en - calidad de vida y el segundo en cobertura de servicios básicos.

- - Las finanzas públicas, ¿dieron para ello?
-
-
Nos planteamos hacer muchas cosas sin minar la calidad de las finanzas - públicas. Recientemente nos calificamos y los resultados nos dieron AA+ (el - tope es AAA) para nuestra deuda pública directa garantizada. Aguascalientes - ha obtenido la más alta calificación de las seis o siete entidades que se - han sometido a un proceso similar. Eso nos permite dejar una deuda pública en - términos reales cerca de 60% menor de la que recibí. A cifras de este año, - recibí una deuda de $714 millones de pesos. Ahora estamos en $220.

- - Da la impresión que el alto nivel de gestoría de su gobierno tenía como - estrategia crear ciertas ventajas competitivas...
-
-
Es verdad. Una parte fundamental es la educación. A las empresas ya no - les atrae el simple hecho de los costos de la mano de obra. Si este fuera el - indicador para tomar una decisión de inversión, los capitales que atrajimos - mejor se hubieran ido al sur del país. Nosotros queremos ofrecer un sistema - educativo bueno, muy vinculado con las necesidades de desarrollo y con las - ramas industriales importantes. A diferencia del pasado, donde no hubo una - estrategia de tiro de precisión, se trabajaron los nichos de atracción de - inversión donde podíamos resultar más competitivos. A ello sumamos la - política de desarrollo social con la construcción de hospitales y programas - de construcción de viviendas dignas. Otro elemento que me gustaría mencionar - es que fuimos un gobierno con actitud de promotor, facilitador, gestor.

- - Los industriales de su estado aplauden esa actitud, pero también creen que - se debe reestructurar la inversión en Aguascalientes y poner énfasis en la - pequeña y mediana industrias.
-
-
Es una vieja polémica. Y tampoco es exclusiva. En Chile, Corea y otros - países de cierto nivel de crecimiento económico tienden a creer eso. No - necesariamente es la realidad. El problema es que, en un marco de competencia, - los empresarios más pequeños también adolecen de cierto tipo de - ineficiencias. Y, en muchos casos en México, parte de la pequeña y mediana - empresa es muy ineficiente. Entonces suponen que una política de apoyos - expresos de parte del gobierno les va a resolver sus ineficiencias. Allí - está el sofisma en el que caen: lo que quieren es una política de subsidios, - de mercados cerrados, de paternalismo... Y esas épocas ya pasaron. Solamente - tenemos una treintena de grandes empresas en el estado. La mayoría son - medianas y pequeñas y quienes dicen eso, o no tienen suficiente información, - o quieren trasladarle sus ineficiencias a una política de subsidios.

- - Pongamos el caso del campo. Su estado se caracterizaba por tener una - importante industria vitivinicultora. Y tal industria se vino abajo. ¿Por - qué no hubo una política de apoyo a una industria local, representativa del - estado...?
-
-
Por muchas razones. Los informes del Banco Mundial dicen que casi siempre - hay una correlación exacta entre mayores niveles de desarrollo y tamaño del - sector primario como proporción del PIB. Aún países altamente competitivos - en materia de productos del sector primario tienen cuando mucho el 5% de su - PIB concentrado en ese sector. Corea tiene un 0% de sector primario. Así es - la tendencia. El desarrollo tiende a hacer pequeños los sectores primarios. - Aguascalientes no está fuera de esa tendencia. Otra razón es que no somos un - estado con potencial agrícola. Nuestra tierra es de calidad discutible y - árida. No tenemos agua suficiente: el 80% de ella se lo lleva el campo, - sector que genera poco menos del 7% del PIBE. Y, en el caso que usted - pregunta, fue una industria implantada en los 50 por una figura conocida. Era - un México de mercado cerrado y los productores de vid en el estado comenzaron - a afrontar serios problemas. Había sólo un par de empresas que compraban la - uva, un cuasimonopolio. Eso hacia variar los precios de manera fuerte. Y lo - que acabó con esa industria implantada, no tradicional, fue que entraron los - vinos extranjeros. Eso hizo que los vinos locales, que no tenían la mejor - calidad ni el mercadeo apropiado, decayeran. Finalmente fue el consumidor el - que así lo decidió.

- - ¿Un sector sin futuro en Aguascalientes?
-
-
Si queremos mantener el sector rural con esa visión romántica de hace 30 - años estamos equivocados. Lo que sí creo es que nuestro campo, en su - proporción adecuada, no sólo tiene un gran futuro: tiene ya un gran - presente. Tenemos la empresa líder a nivel nacional en producción de - verduras precocidas y congeladas, que es La Huerta. Somos altamente - competitivos en la producción de leche. En carne y aves también tenemos - empresas importantes. La parte rica de nuestro campo es la que aporta 96 - centavos de cada peso que produce el sector primario.

- - Perdone que insista en el tema, pero los vitivinicultores de su estado con - los que he conversado...
-
-
¿Hay todavía...? (interrumpe)

- - De las 200 empresas vitivinicultoras que había cuando comenzó su gobierno - hoy quedan cuatro... Bueno, esos cuatro no coinciden con usted porque - argumentan que la vid consume mucha menos agua que las legumbres de La Huerta; - que no se trata de un asunto de antigüedad de la industria, sino de que - tenían presencia nacional con sus productos, y que su gobierno se - caracterizó por privilegiar a ciertas empresas, en especial a La Huerta...
-
-
No corresponde con la verdad ni con las cifras. En Aguascalientes hay - registrados 30,000 productores de todo tipo. Son cuatro entre 30,000. Cuando - llegué ya no había vid. Y yo me preguntaría: si son tan buenos y tan - eficientes y tienen tanta tradición, ¿por qué no fueron exitosos y - competitivos? Ese no es problema del gobierno, sino de su ineficiencia. De su - renuencia a la modernización. Si esperaban que fuera un gobierno subsidiador, - se equivocaron. Asumí la política agropecuaria con los mismos criterios que - asumí la política de fomento industrial.

- - ¿Hubo privilegios?
-
-
No creo en los subsidios al campo. La experiencia de Nueva Zelanda es - asumir el campo como un negocio. Y tuvieron éxito. Así veo al campo: como un - asunto de negocio, de rentabilidad. Un productor me dijo una vez: “Nuestra - diferencia con Nueva Zelanda es que allá buscan vacas rentables. Y aquí - buscan vacas bonitas...” Aquí buscan vacas para exhibirlas en concursos - ganaderos y ese tipo de cosas... Allá manejan ranchos de 10,000 cabezas de - ganado con cuatro o seis gentes. Aquí no, aquí los manejan con 100 o 200 - gentes. Allá trabajan de las seis de la mañana hasta la puesta del sol. - Aquí trabajan, digamos, tres o cuatro días a la semana y con menores - horarios. Es sicológicamente comprensible esa reacción: cuando la - competencia es real salen los defectos y las insuficiencias de cada quien. Y - como somos tan afectos a engañarnos, entonces siempre pensamos que alguien - tiene la culpa.

- - Los empresarios de Aguascalientes temen que dentro de unos lustros venga - una crisis de mano de obra y, a la vez, no les simpatiza la idea de recibir - migrantes...
-
-
Son dos cosas un poco divertidas. En el primer punto: yo no lo he oído de - los empresarios, sino sólo lo he escuchado de una planta importante. A esa - empresa le hicimos varias veces la explicación demográfica de nuestro - crecimiento. El estado tiene un crecimiento de 3.2% anual. Más del doble de - la media nacional. Francamente dudo mucho que tengamos capacidad para generar - más puestos de trabajo que trabajadores. En relación con el segundo punto, - es obvio. Igual que con la competencia: ¿por qué se quejan los productores - de uva? Porque son ineficientes y competitivos. Quieren competir con vinos - malos y caros contra tanta variedad que ahora encontramos en cualquier - supermercado. Lo mismo pasa con la inmigración: creo que fue para el estado - una cosa muy saludable.

- - ¿Qué espera del próximo gobierno?
-
-
Si va a seguir una política semejante lo ignoro. Pero me parece que no le - quedará opción, porque aun cuando se lo propusieran, por ejemplo, fomentar - la uva o los tallercitos, a darles maquinitas de coser a las señoras para que - cosan en su casa (ironiza sobre una propuesta panista para fomentar el - autoempleo), francamente esos son sueños, visiones retóricas (SIC)

- Muy posiblemente el próximo gobierno de su estado sea de oposición (la - entrevista fue realizada antes de las elecciones del 2 de agosto pasado), - ¿qué espera de esa oposición en materia económica?

- No lo sé porque no he visto ninguna propuesta sobre el particular. Lo que - he visto son algunas ocurrencias. Nada de propuestas programáticas, ni de - política, ni ideas. Lo que veo son ocurrencias y la verdad es que para mí es - una gran incógnita.

- - ¿Cómo explica el considerable avance del PAN durante su gobierno?
-
-
No sólo en mi gobierno. En los últimos 10 años el crecimiento del PAN - ha sido una constante. Yo diría que es un proceso múltiple. Tiene raíces - antiguas, quizá estaba disfrazado o escondido, pero allí estaba. Este es un - estado situado en una región conservadora. En 1987 escribí un libro, El - sistema político mexicano y el PRI, en el que anticipaba el hecho de que - había una correlación entre mayores niveles de educación, urbanización y - comunicación y un mayor voto conservador. Un estado situado en una región - que fue cristera se siente más cercano a lo que supuestamente son los - valores, entre comillas, o los valores religiosos de Acción Nacional que han - estado desde los 20. Que en el ínterin esa porción de la sociedad haya hecho - arreglos institucionales con los sucesivos gobiernos para navegar conforme a - los vientos le convenían, también es verdad. Porque, a diferencia de estados - como Chihuahua donde la gente dice “yo soy priísta”, aquí no. Aquí el - elector y el votante es un poco ambiguo, les da lana a unos y a otros (SIC)... - Le gusta navegar en dos aguas. Y, finalmente, le digo que hay una propensión - a que cuando el electorado se vuelve más educado... no diría sofisticado, - porque no es el caso, se vuelve incluso un problema de moda elegir el partido - por el cual se vota. Es común escuchar a esas señoras de clase media alta - decir: “¿Tu vas a votar por el PRI? ¡Ay, qué horror!”, sin ningún - argumento.

- - Pero, según su teoría, usted hizo de este estado un lugar más abierto, - ¿cómo puede decir ahora que el avance del PAN se debe a un conservadurismo - de años?
-
-
No, no. Lo que pasa es que yo no lo propicié, era una tendencia que - venía. La inmigración llegó desde los 80. El proceso de industrialización - del estado tiene por lo menos 15 años. Es un dilema, si uno pensara sólo en - función electoral pues nos convendría que siguieran muchos productores como - los de la uva... Son los desafíos que hay que tomar. Uno no tiene que - trabajar para las próximas elecciones, sino para las próximas generaciones. - Esa es la realidad nacional y la aguascalentense. Si tuviéramos un electorado - más racional, como los hay en otros países, los hechos sí estarían - vinculados (SIC).

- - Me da la sensación de que subestima a sus gobernados. Percibo cierto dejo - de desprecio en sus palabras...
-
-
No, no los subestimo. Soy un interlocutor crítico de mi propia sociedad. - Como lo es la sociedad del gobierno. Aquí la costumbre es que es la sociedad - la que tiene derecho de criticar a su gobierno y qué bueno que lo hace, pero - me parece que también el gobierno tiene que ser un crítico de su sociedad. Y - yo lo soy...

- - ¿No cree que su partido le va a reprochar este avance de la derecha?
-
-
No, porque mi gobierno no es el partido. Y yo no soy el candidato. Cuando - lo fui le cumplí a mi partido. Gané la elección con 74% de los votos (SIC), - contra 19.8% del PAN. Cuando tuve responsabilidades partidistas como candidato - cumplía hasta con cierta abundancia, si usted quiere. Al contrario, una buena - parte de la campaña de mi partido ha estado fincada en los logros de mi - gobierno. Yo le cumplí a mi estado.

- - Cosa nada rara dentro de la costumbre priísta...
-
-
Por eso, la principal contribución en México y en el mundo de los - gobiernos en turno es dejar lo mejor parado posible a sus partidos. Y ese fue - mi caso.

- Usted ha estado ligado al desarrollo de los medios de comunicación en este - país. Miro la televisión, la prensa y la radio de su estado y noto una clara - tendencia a favorecer al candidato de su partido. En no pocas ocasiones usted - ha sido señalado como un gobernador que mantiene un férreo control sobre los - medios. ¿Es en verdad tan fuerte su dominio sobre los medios de su estado?

- Mire, yo no hice más que lo que debe hacer todo gobierno: una política de - comunicación amplia, eficaz, profesional y penetrante de las cosas que está - haciendo. Me parece que es un derecho y obligación de cualquier gobierno. Es - un deber elemental informar a la sociedad del estado en que estamos y, en ese - sentido, mi gobierno actuó con la mayor eficacia posible.

- - Los aguascalentenses tienen la impresión de que usted se mantuvo muy - alejado de ellos...
-
-
Yo se lo digo en dos niveles. Para empezar, cuando se elige un gobernante, - se elige un gobernante. No un comediante, ni alguien que quiera ganar - concursos de popularidad o de imagen. Segundo: las encuestas que se han - publicado, fíjese qué curioso, me dan en mi sexto año la tasa más alta de - aprobación. Y, tercero, en la parte personal, un día me preguntó un - reportero que si yo había podido intimar con la población. Yo le contesté - con una anécdota: En noviembre de 94 fuimos mi esposa y yo a una boda. Nos - sentaron en una mesa donde estaba Gabriel García Márquez. El escritor nos - preguntó cuántos años de casados teníamos. 12, respondimos. Y García - Márquez dijo: “¡Caray! Apenas comienzan a conocerse.” Imagine, si en la - relación más íntima y cercana de la vida de un adulto es así...

- - Curioso camino...
-
-
Por supuesto que hay otros caminos... el populismo. Pero yo me precio de - haber sido un gobernante eficaz, profesional y cumplidor. Si fui o no - simpático, esos terrenos no están dentro de mis obligaciones - constitucionales, ni estuvieron dentro de mi oferta política.

- - Dicen que formó un pequeño círculo del poder donde se incluía a los - empresarios fuereños y que siente desprecio por los locales...
-
-
De ninguna manera. Tuve una relación profesional y cordial con todos los - que fue posible y necesario. Para un gobernador es imposible intimar con - todos. Si lo que querían es que los invitara a comer cada semana, que fuera a - las bodas de sus hijas o a los 15 años de sus sobrinas entonces o me dedico a - gobernar o a hacer relaciones públicas.

- - ¿Cuáles son las facturas que quedan pendientes en el desarrollo de su - estado?
-
-
Varias. Hay que dedicar un buen tiempo a resolver el problema del agua. No - me refiero al modelo de concesión, sino al problema del agua como una - política muy importante de carácter estratégico y estructural para el - estado.

- - ¿Cree que el hecho se envició desde el momento que no se licitó su - manejo?
-
-
Es una pugna antigua. No se licitó porque ya estaba la concesión - trabajando. La concesionaria ya estaba desde el sexenio pasado. Ellos firmaron - un contrato de servicios y el problema se enredó en 1995 por dos cosas: hubo - un manejo financiero, no exclusivo de esa empresa, sino de muchas en donde se - endeudaron de una forma muy drástica. Emitieron papel comercial por - cantidades muy grandes para fondearse. Viene la crisis del 94 y eso casi - colapsó a la empresa. Y, el segundo problema, hasta donde tengo información, - es lo relacionado con el nuevo título de concesión que firmó el - ayuntamiento actual de la capital con la empresa. No conozco los detalles, - pero mi impresión es que fue un título mal concebido y mal negociado. Tuvo - una pésima supervisión durante estos años.

- - ¿Qué otros pendientes?
-
-
Hay que medir las señales de la economía para consolidar, acentuar o - modificar los patrones o el perfil del desarrollo industrial. Y tenemos que - continuar con mayor intensidad la política educativa y la política de - desarrollo científico y tecnológico, que es donde se soporta la fortaleza de - un estado.

- - ¿Cuál va a ser su futuro político?
-
-
La verdad es que no lo sé. Estoy estudiando diversas opciones no - necesariamente vinculadas a la política. Algunas podrían ser en el sector - privado o académico. No digo que no vaya a continuar en la vida pública, - pero eso depende de las circunstancias.

- - Pero, después de haber ocupado tan altos cargos, ¿todavía se siente - útil como servidor público?
-
-
No pienso en términos de dar. Es un defecto mío: no soy populista para - dar esas respuestas. Más bien lo pienso en función de mis propios intereses - personales, profesionales e intelectuales.

Ahora ve
No te pierdas