&#34Los líderes no son dueños de nuest

-

La noche del 18 de marzo pasado, a las 9:30, la diputada local Verónica -Dolores Moreno Ramírez abandonó sus oficinas en el Zócalo y, acompañada de -su asesor Jesús Márquez y del también legislador Francisco Ortiz Ayala, -abordó un taxi para ir a una reunión en la delegación Gustavo A. Madero.

- Minutos más tarde, a la altura de Calzada de Guadalupe y avenida Robles -Domínguez, el taxista se detuvo y tres hombres de traje color caki bajaron de -una camioneta y dos de ellos –uno joven y delgado, el otro gordo y maduro– -se introdujeron al vehículo mientras uno de ellos gritaba amenazante: “Agentes -judiciales, no se muevan.” A golpes sometieron a los ocupantes del taxi –al -diputado le ataron las manos con una corbata y lo hicieron arrodillarse en -posición fetal junto al chofer–, en tanto que el tercer hombre regresó a la -camioneta y se dispuso a seguir al taxi, que arrancó y continuó circulando por -diversas calles sin que su guiador –quien evidentemente era cómplice de los -atacantes– recibiera instrucción alguna.

- Así se iniciaron tres horas y media de tortura para la diputada perredista, -quien preside la Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos de la Asamblea -Legislativa del Distrito Federal (ALDF). Entrevistada para Expansión en -su oficina del Zócalo, da detalles de la terrible agresión que sufrió y que -le dejó el rostro desfigurado, si bien ahora ya no quedan huellas:

- Su asesor fue liberado poco después del secuestro, bajo amenaza de que si -avisaba a la policía, su jefa y el otro diputado serían asesinados. Cuando les -pidieron se identificaran, los dos legisladores dijeron trabajar en la Asamblea -de Barrios y el agresor joven jaló de los cabellos a Verónica y le dijo: “No -seas habladora, eres asambleísta”, refiriéndose a su condición de -legisladora. Es decir, los atacantes sabían quiénes eran sus víctimas, pues -esa expresión se produjo antes de que examinaran sus documentos.

- El agresor gordo y maduro golpeó a la legisladora en el tórax, en la frente -(con una placa metálica), en la boca del estómago, en la cara a puñetazos –le -causó un edema cerebral–, en el ojo izquierdo, en la pierna derecha donde le -clavó un picahielo, en el oído interno –se lo perforó cuando la diputada -eludió un golpe de picahielo en la cara–, en la rodilla con una navaja, todo -ello en medio de maldiciones e injurias. En cierto momento, mientras la -golpeaba, su atacante le dijo: “Tú tienes la culpa de esto, tú y tu pinche -partido…”

- El diputado también fue lesionado, pero mucho menos que Verónica Moreno. -Cuando Ortiz Ayala pidió que no la golpearan, el atacante gordo le dio de -patadas diciéndole: “Tú mejor cállate, contigo no es el pedo.” Quedó -claro que el interés de los agresores no era económico, pues rechazaron -ofertas de la diputada de entregarles dinero a cambio de su libertad.

- Fueron conducidos a una casa de ladrillo en el Estado de México, donde la -legisladora fue golpeada de nuevo. Luego –tras de ser examinados por un hombre -vestido elegantemente que le dijo al atacante gordo: “Te pasaste… los -quieren vivos”– fueron subidos a un automóvil color crema de cuatro puertas -y abandonados en una calle desierta, por la cual llegaron a una avenida y ahí -fueron auxiliados por unos taqueros que avisaron a la policía.

- - ¿A qué cree que se debió este ataque tan terrible?
-Soy presidenta de la Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos de la -ALDF y con este carácter me tengo que enfrentar a bandas organizadas, porque -está muy descompuesto el asunto del comercio en la ciudad. He tenido que tratar -con los líderes, los he enfrentado en tribuna, al decir cómo se han -enriquecido en forma ilícita a partir de la corrupción, he hablado de su -relación con los inspectores de vía pública. También me he referido a los -líderes vinculados con narcotraficantes, y quisiera poner el caso del Cártel -de Tepito, al que pertenece la banda de Los Mauricios, y que financió la -construcción de un corredor comercial.

- - ¿Quiere usted decir bandas de vendedores informales?
-No, el problema va más allá. No podemos calificar como delincuentes a los -ambulantes, pero sí a quienes se han apoderado del fenómeno social que es el -ambulantaje. Entre estos figura la gente que actúa en la impunidad total y que -se dedica al robo de transportes y forma verdaderas bandas delictivas.

- - ¿Habla usted de delincuentes que utilizan como vía de distribución al -comercio informal?
-Así es. No son todos los comerciantes, pero sí podemos decir que un sector -importante se escuda detrás de eso.

- Si se roban tráileres una y otra vez, de alguna manera se ha de vender esa -mercancía…
-
Sí, no se pulveriza la mercancía, sino se distribuye. Cuando yo ingresé -como diputada en la Asamblea Legislativa, hice pronunciamenientos fuertes contra -los líderes, di nombres en tribuna, denuncié públicamente cómo golpean a sus -propios compañeros si no cumplen con lo que ellos piden y la extorsión a la -que están sujetos todos los días estos individuos, entre otras cosas.

- Cuando en marzo hubo un paro de los detallistas de pollo, estos acudieron a -mí porque había un problema de acaparamiento por parte de las empresas que -tienen una relación directa con los mayoristas. Yo solicité instalar una mesa -interinstitucional, en la que participaron el titular de la Procuraduría -Federal del Consumidor y representantes de la Secretaría de Comercio, gobierno -de la ciudad, mayoristas, avicultores, detallistas y ALDF.

- Se instala esta mesa y me doy cuenta que desde enero ya había acuerdo para -hacerles un descuento a los mayoristas, a los supermercados, a los rosticeros, -pero no a los detallistas, que eran los únicos excluidos. Se los habían -llevado al baile, pero finalmente hay un acuerdo y el paro se levanta. Esto -sucedió el 17 de marzo y el 18 fui agredida.

- - ¿Sospecha de alguien?
-Hay dudas, porque trabajé en varios rubros. Ya hablé del caso del pollo, de -los ambulantes, pero también había propuesto hacer auditorías a la Central de -Abastos. Yo planteé tres auditorías: una sobre cómo fue concebida la Central -y si se estaban cumpliendo los objetivos, particularmente porque este espacio -fue construido con presupuesto público, pero las bodegas se las pasaron a -particulares; la segunda era una auditoría de carácter fiscal, porque es -común que a las cuatro de la mañana las transacciones en la Central de Abastos -se hagan con metralleta.... llega la gente con los recursos para comprar un -tráiler, entrega el dinero, recibe el tráiler y se va, pero ¿y los impuestos?

- Usted había abierto varios frentes e intuye que de alguno de ellos provino -la agresión…

- Así es, creo que es por ahí. Ya había recibido amenazas de que, perdón -por la expresión, me iban a romper la madre, no política sino físicamente.

- - ¿Cómo fueron esas amenazas...?
-Las personas que solicitaban mi intervención me decían que corría el rumor -de que me iban a atacar. El mismo día de la agresión, me advirtieron que -continuaban los rumores. Yo no les di importancia.

- Bueno, la última auditoría es al Fideicomiso de la Central de Abastos -porque, por ejemplo, ingresan diariamente a ese sitio 355,000 personas y, si -entraran una vez a los sanitarios, estaríamos hablando de $355,000 pesos -diarios que deberíamos saber qué fines se les da.

- Estoy metida en todo esto, porque mi obligación constitucional es legislar -en materia de abasto, y el abasto tiene que ver con todas las estructuras de -comercialización en la ciudad. Entonces tuvimos que abrir esos frentes. -Evidentemente, se tocaron intereses muy fuertes.

- - ¿Cómo ve, en un sentido panorámico, el comercio informal en la Ciudad de -México?
-Primero tenemos que definir qué es el ambulantaje, porque no está -tipificado en ninguno de nuestros ordenamientos, ni está dimensionado el -problema, que es económico, pero también es un fenómeno social que se genera -por la falta de oportunidades de empleo, por el deterioro de la calidad de vida -y por la masa de desplazados que existe.

- El comercio ambulante se identifica como una válvula de escape ante el -desempleo en la economía formal, pero de repente el propio ambulantaje empieza -a tener aristas. Por un lado lleva sustento a un número importante de personas -y reivindica la forma de comercio a la que estamos acostumbrados los mexicanos -–el tianguis–, pero genera problemas de evasión fiscal, seguridad pública, -protección civil e inclusive de salud porque no hay una reglamentación que -ayude a controlar y resolver toda la problemática.

- Además, el ambulantaje tiene vinculación con el surgimiento de líderes que -primero organizaron a la gente y luego empezaron a vender protección, para dar -paso a las relaciones perversas entre el gobierno y los líderes. Muchos de -estos han sido nocivos para la planeación y el ordenamiento del comercio en la -vía publica, porque se sienten dueños de nuestras calles. Ellos no tienen -escritura alguna para poder decir que son suyos esos espacios que defienden como -si fueran sus casas y se los venden al mejor postor.

- Esta situación fue protegida durante mucho tiempo por diferentes -administraciones de la ciudad y obedece a la falta de políticas para -implementar una estructura de abasto adecuada. Desde 1960 no se construye aquí -ningún mercado. Se han construido plazas comerciales, pero conforme a -políticas “curita”. No hay una política integral. Hasta el año pasado, -teníamos 318 mercados en la ciudad, insuficientes para 8.5 millones de -mexicanos.

- - ¿Y las medidas del gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas en torno al comercio -informal?
-Creo que son limitadas. Comparto el mismo proyecto de ciudad, pero los -responsables no han sido lo suficientemente claros en las políticas por -implantar. Cuando nosotros, la Asamblea Legislativa, le proponemos al gobierno -de la ciudad que presente un programa de reordenación, lo hacemos a partir de -la necesidad de contener y ordenar a esta masa amorfa que se estaba creando. No -podemos desaparecer a 300,000 ambulantes que están en las calles, pero es -preciso generar el puente de transición entre la informalidad y la formalidad.

- Desde mi punto de vista, implantar una política exige primero un -diagnóstico, dimensionar el problema, saber cuántos comerciantes son, dónde -están, cuánta gente depende de esta persona que está vendiendo en la calle, -qué vende, cómo puede comprobar la procedencia de su mercancía…

- En esta ciudad los únicos ciudadanos que no pagan impuestos son los -comerciantes ambulantes, pero usan el equipamiento urbano y causan un deterioro -grave que atenta inclusive contra el derecho del peatón. Los ambulantes tienen -derecho al trabajo, como lo estipula el artículo 5º constitucional, pero éste -también dice que no pueden afectar el derecho de terceros. Por su parte, el -gobierno no ha podido fomentar los empleos adecuados para que mucha gente pueda -pasar a la formalidad.

- El gobierno tiene que empezar por dos cosas: dimensionar el problema y -difundir sus políticas para que la ciudadanía sepa qué está proponiendo, -porque querer gobernar con el silencio es no gobernar.

- - ¿Se está haciendo esto?
-Tiene que hacerlo el equipo del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas. El -ambulantaje tiene dos rangos: el de subsistencia y el de alta rentabilidad. El -de subsistencia es el señor que vende pepitas, cortauñas o peines, porque es -el único capital que tiene para vivir, pero existe en las calles gente que -tiene cinco televisores, cinco videocaseteras, seis radiograbadoras. Ese señor -no tiene por qué estar en la calle: está obligado a pasarse a la formalidad y -pagar los impuestos correspondientes para poder sostener a nuestra ciudad. Es -parte de lo que nosotros necesitamos hacer, y no se ha hecho.

- Una de las preocupaciones que me plantea este problema es el trato con los -líderes, el chantaje. Es decir, el gobierno ha tenido que platicar con los -líderes porque le es muy difícil hacerlo con personas en lo particular. No se -trata de violentar el derecho ciudadano de estar en una asociación, sino de que -cada quien pertenezca a la organización que le guste.

- Hay líderes y hay representantes. El líder está identificado como un -elemento nocivo para la ciudad y además corrupto, y el representante es quien -representa los intereses de algunos comerciantes, lo cual es válido.

- - ¿Hablaría de una corrupción generalizada de los líderes?
-No, entre los líderes hay de todo. Muchos de los representantes y líderes -cobran por su servicio y tienen derecho de cobrar por su trabajo, pero hay que -hacerlo público; nadie podrá decirles que no cobren y si la gente le quiere -regalar su dinero a su líder, lo puede hacer.

- - ¿Qué piensa de los inspectores?
-Son parte del fenómeno llamado ambulantaje. Hace mucho tiempo las -autoridades empezaron a pagarle a un cuerpo que se llama Inspectores de Vía -Pública. Contrataron a luchadores, boxeadores, gente golpeadora y les dieron -salarios raquíticos, de modo que cuando ellos salían a las calles veían una -gran mina de oro, se pervertían y no cumplían con su función.

- Los inspectores llegaron a tener un doble ingreso: lo que les pagaba el -gobierno del Distrito Federal y lo que les pagaban los propios comerciantes por -su protección. Los inspectores les decían al ambulante: “Me mandaron a -revisar que no estuvieras, pero te dejo; quítate cuando pase y cuando me vaya -te puedes poner”. Esa es parte de la perversión que existe. Durante mucho -tiempo se dio esta situación.

- La política del actual gobierno de la ciudad es cambiar a los inspectores -por verificadores. Pero, ¿qué hacen con la gente que estaba trabajando en la -vía pública? Los despiden y, ¿a dónde los envían? A ser los verdaderos -líderes de las calles. Busquemos alternativas para no soltar a los -delincuentes. Debe haber una política integral sobre el ambulantaje, donde -participen todas las dependencias relacionadas con el problema.

- - ¿Qué haría usted con los inspectores?
-Los metería a ordenar archivos, si es necesario a formar expedientes a una -dependencia antes que lanzarlos a la calle. Se pervirtió la relación y así -los inspectores tenían que recaudar ciertos recursos con los líderes o con los -comerciantes de determinadas calles, para luego llevarle a su jefe inmediato, el -jefe de Vía Pública, la parte correspondiente.

- Hablaba yo de la banda de Los Mauricios, que es una de las más -fuertes y distribuye 50% de electrónicos que se venden en Tepito, además de -abastecer a otros mercados de la ciudad. Los Mauricios son dueños de los -puestos en el Eje 1 Norte, son conocidos como los capos barriales y -cuentan con protección policial. En la esquina de Díaz de León con González -Ortega se realizan ventas denominadas La merca de Roberto. Algunos -comercios están custodiados por policías de Seguridad Pública armados con -metralletas.

- - ¿Qué es la merca de Roberto?
-Así le llaman a la mercancía robada. Además, en esa zona se sabe de -operaciones con drogas y se presume que existen agentes de la PGR que la -distribuyen y protegen a los narcotraficantes.

- Se han detectado dos bandas de asaltantes dedicados al robo de transportistas -que operan en la carretera México-Querétaro. Almacenan, distribuyen y venden -los productos. A una de ellas se le conoce como Los Tolucos y está -compuesta por varios miembros de la familia García, que tienen en su contra -cinco órdenes de aprehensión. Esta familia es propietaria de varios locales de -mercados. Se presume que Los Tolucos se transportan en dos camionetas -americanas, una azul y otra guinda con placas del Estado de México. Esta -información ya la envié a la Procuraduría, igual que otras.

- En algunos casos ya se ha capturado a los delincuentes, pero en una de esas -detenciones, como no fue in fraganti y nadie quiso presentar denuncia, -hubo que liberar a los detenidos. La gente les tiene temor, pero hay que buscar -mecanismos que ayuden a tener una justicia diferente. Esto es parte del trabajo -que he tenido que hacer.

- ¿Diría usted que vamos a la formalización de lo informal o a la -informalización de lo formal?
-
Esperemos que podamos controlar, contener y buscar alternativas. Una -política que tiene que seguir cualquier gobierno es fomentar el empleo. Durante -mucho tiempo no se ha hecho. El deterioro de la vida ha impactado de manera -dramática el comercio informal y lo vemos en las calles. Existen, según datos -oficiales, 98,000 comerciantes ambulantes, 10 rutas de mercado sobre ruedas y -1,000 tianguis en nuestra ciudad –cada uno con un promedio de 300 comerciantes–, -pero recordemos que el tianguis se mueve a lo largo de la semana en diferentes -colonias, de tal forma que tenemos un tianguis gigantesco.

- El mercado sobre ruedas lo rige Secofi y los tianguis están bajo -jurisdicción del gobierno de la ciudad, pero no hay reglamentación alguna para -estos. En los tianguis no sabemos con exactitud cuántos comerciantes hay, pero -pongo como ejemplo el de San Felipe de Jesús, en la delegación Gustavo Madero, -donde los fines de semana se ponen 25,000 comerciantes. Ahí se vende desde una -aguja hasta piezas de autos y se acaba de detectar que proceden de vehículos -robados. Es escandalosa la situación.

- ¿Qué se requiere? No se necesita una legislación, sino un reglamento, y -¿quién tiene la facultad? El artículo 5o de la Ley de Administración -Pública local da a las delegaciones políticas la facultad para reglamentar el -uso de la vía pública.

Newsletter
Ahora ve
El camino de Trump para revocar el programa de salud propuesto por Obama
No te pierdas