&#34No hemos visto resultados&#34

A un año de gestión foxista, el líder del sector privado reconoce que hay tensión en el vínculo

¿Cómo califica la relación de los empresarios con el gobierno?
-Buena, desde el punto de vista de que el gobierno ha entregado buenas cuentas al mantener una estabilidad macroeconómica a pesar de tiempos muy difíciles para él mismo. No tan buena, por haber construido un paquete de expectativas tan grande que era prácticamente imposible de cumplir y que las circunstancias han venido a dificultar más todavía. No tenemos las reformas fundamentales que requiere el país; además me preocupa que a pesar de que se ha firmado este pacto nacional no se ha encontrado el modus operandi entre un Presidente popular y un Congreso plural y democrático para atender las necesidades de la sociedad. Allí creo que no se ha hecho una labor tan buena. Eso implica al Presidente y a su gobierno que, después de un año, se debe analizar nuevamente y evaluar quién la está haciendo y quién no, qué programas están funcionando y cuáles no. Todavía tiene tiempo.

- -

Estas circunstancias que describe, ¿lo llevarían a calificar como ardua la relación entre empresarios y gobierno?
-Creo que sí hay tensión pero no ha llegado a la ruptura. Aunque existen ciertas manifestaciones inéditas, se está buscando dialogar.

- -

¿Cuáles son las prioridades de agenda nacional para la iniciativa privada?
-El sector se rige en primer lugar por la existencia de democracia, de Estado de derecho y de una economía de mercado con sentido social. Pero la pregunta es: ¿cómo aterrizamos esto? Para eso está el decálogo que comienza con seguridad, la prioridad, porque sin ella no vamos a lograr las nueve condiciones restantes. Éstas no tienen orden jerárquico, están al mismo nivel: estabilidad económica, educación de calidad, sistema fiscal competitivo, inversión en infraestructura, mercado laboral moderno, sistema financiero competente, consolidación del sistema democrático, desregulación y reforma energética.

- -

Esta agenda, ¿coincide con la agenda del gobierno?
-Dicen que sí, porque escuchas al Presidente hablar de seguridad, pobreza y educación como los temas fundamentales de su gestión. Pero no hemos visto resultados.

- -

¿Cree que el gobierno tenga como prioridad la seguridad?
-El Presidente nos lo asegura. Pero el pronunciamiento que hicimos no fue porque queríamos pasar el tiempo: hay índices que están muy disparados y que tenemos que atender. Reconocemos que no se puede hacer de un día para otro, pero llevamos sexenio tras sexenio sin frutos. Creemos que el presidente Fox es sincero y está comprometido, pero también creemos que el presidente Zedillo lo estuvo.

- -

¿A qué atribuye los escasos logros?
-A que se tiene que atender a demasiadas cosas con pocos recursos. No le dan a seguridad lo que deberían de darle. Una manera de ayudar es una reforma fiscal con una dosis mayor de recaudación. También es falta de compromiso. Tanto el procurador como el secretario de Seguridad reconocen su responsabilidad, pero ¿quién va a hacer qué? Creemos que debe haber más unificación de mando y allí falta definir qué se quiere.

- -

¿El gobierno tiene un problema de organización y objetivos en este campo?
-Qué te parece si conversamos dentro de un año y veremos si tienen razón o nosotros estamos demasiado inquietos. Porque si no pueden dar resultados para el próximo noviembre entonces, ¿cuándo?

- -

¿Existe alguna relación demostrable entre la inseguridad ciudadana y la inversión? ¿Hay datos concretos?
-No tenemos información. Pero en una sociedad insegura tarde o temprano va a sufrir la inversión. Ya vemos los agravios contra la comunidad israelita que son fuertes inversionistas en el país. Cuando estuvimos en Italia se mencionó como un tema principal. Siempre que conversamos con hombres de negocio les preocupa este tópico.

- -

El gobierno actual generó expectativas entre la comunidad empresarial del país. Si el cabal cumplimiento de las expectativas es 10, ¿qué calificación le daría al gobierno transcurrido un año?
-En estabilidad económica le pondría un 10. En reformas fundamentales la calificación sería de tres o cuatro. En seguridad tenemos indicios de que hay cierta mejora, pero –neta, neta– no podemos dar una calificación mayor a cinco.

- -

¿Cómo calificaría a los secretarios de Hacienda, Economía, Trabajo, Comunicaciones, Desarrollo Social y Contraloría?
-Al secretario de Hacienda le doy una cifra alta por mantener la estabilidad económica. Pero no ha logrado la reforma fiscal, que es su responsabilidad principal, entonces mi calificación sería de siete u ocho. Ojalá que cambie positivamente hacia el final de año. Luis Ernesto Derbez es una persona inteligente, pero que ha tomado más tiempo en dar resultados del que nos hubiera gustado. Yo lo tasaría con un seis o siete, con miras a que mejore. Carlos Abascal creo que es de los que van con tendencia ascendente; le daría un seis. Pedro Cerisola ya tomó la decisión del aeropuerto: le doy un siete de calificación. A Josefina Vázquez no puedo juzgarla. De la Contraloría es mucho hablar. No se ve nada concreto, sabemos de los programas que está llevando a cabo y creemos en la seriedad de Francisco Barrio. Yo le daría un seis provisional.

- -

¿Cómo califica el vínculo del liderazgo empresarial con los legisladores del país?
-De gran intensidad, de aprendizaje por ambos lados y de respeto por la responsabilidad que tienen los congresistas. Pero también esperamos respeto por parte de ellos a nuestras peticiones, porque somos los que generamos los empleos y creamos la riqueza económica para que ellos tengan los recursos que les permitan hacer una labor de distribución.

- -

¿Propondría cambios, por ejemplo, en materia de reelección de diputados?
-Sí. Es algo que tenemos que hacer con cuidado, pero hay que considerar la reelección en el país. Porque, ¿a quién le deben la elección?, ¿al partido o al elector?

- -

Tras la discusión sobre la reforma fiscal, ¿qué tipo de decisión espera?
-La que nosotros buscamos es una que recaude. Estamos dispuestos a aceptarla porque el país necesita recursos a fin de atacar los rezagos, empezando por seguridad, educación, infraestructura y creación de empleos. Tenemos que buscar una reforma que impacte menos a los que menos tienen y por eso apoyamos la idea original de tasar a través de impuestos indirectos y regresarles a los más necesitados.

- -

Tenemos que encontrar la manera de no dañar la capacidad de crear plazas de trabajo en el país.

- -

La cúpula empresarial se adhirió a la propuesta de reforma fiscal que presentó el Ejecutivo en abril pasado. ¿Acaso le entregaron un "cheque en blanco" al gobierno foxista?
-No. Y lo dijimos en el propio desplegado. No ha sido un cheque en blanco en estos ocho meses de negociación. Ya hemos dado una propuesta en la que todo producto debe pagar IVA al 15 %, con excepción de alimentos, que deben pagar una tasa baja, al 4 o 5%, además de una consideración especial al cuadro básico de salud. En cuanto al impuesto sobre la renta, si no se baja al 32% porque no se puede subir el IVA, pedimos que exista el compromiso por ley de reducirlo 1% al año.

- -

¿Hay consenso entre los sectores y organismos que usted representa?
-Es lo que hemos acordado. Hay algunos que prefieren más IVA y menos ISR, pero hemos llegado a un consenso.

- -

¿En unos meses no habrá empresarios u organismos que se sientan traicionados o descontentos en esta materia?
-Siempre y cuando salga en los términos en que se ha dialogado y negociado. Si la reforma final incluye nuestras propuestas, no hay problema. Pero si –como ya se ha manejado– se amaga que el PRI y el PRD se juntan para "darle en la chapa" al sector empresarial, entonces estaremos hablando de responsabilidades que alguien va a tener que asumir cuando le "den en la chapa" a quien crea los empleos en el país.

- -

Hay preocupaciones por el management y la administración gubernamental. Se han sugerido cambios . ¿Piensa igual?
-Creo que la preocupación nace del hecho de que todo indica que se creó una nueva capa de management dentro del gobierno a través de los coordinadores. El periodo de arranque ha sido lento y largo. Entonces se achaca a esta capa la tardanza de la etapa de aprendizaje. Son de las cosas que tenemos que seguir evaluando. Sé que le cuesta al Presidente mucho trabajo considerar algún cambio en el gabinetazo, pero creo que deben ponderar. Es obvio que algunas cosas no están funcionando y otras afortunadamente sí.

- -

¿Haría usted cambios?
-En ciertos lugares quizá sí los haría, yo no me esperaría mucho más tiempo.

- -

Si tuviera que enumerar un logro de su gestión al frente de los empresarios ¿cuál sería?
-Creo que la unidad en el sector. Hemos apoyado a una elección ejemplar y a un arranque de gobierno sin las crisis del pasado. Vamos en buen camino a sumar a Concanaco en el CCE, aunque aún no está concretado. Ojalá que tengamos una reforma fiscal suficientemente buena y una energética después de ella. Más importante aún es que el sector privado tiene un decálogo y hemos sido proactivos en lo estructural.

- -

Ha convivido con los últimos cuatro mandatarios. ¿Qué le diría al presidente Fox?
-Es una persona de buenas intenciones, honesto y excelente promotor del país. Creo que tiene que dedicar su energía a producir resultados, porque si bien la visión es importante, también hay que encontrar los medios para transformarla en realidades.

-

Ahora ve
No te pierdas