&#34Que la sociedad demande apoyos&#34

El responsable de echar a andar los microchangarros en México explica la necesidad de que la socied

¿Cuál es la prioridad de la Subsecretaría?
No la hay: nos enfocamos a la demanda. Al que solicita apoyo se lo damos, considerando el impacto social del proyecto, capacidad de generación de empleo, derrama económica regional y forma en que active a sectores clave o a determinadas cadenas productivas. Este año tenemos un presupuesto de $1,654 millones de pesos.

-

¿Cómo detectan los proyectos empresariales?
Buscamos que estén apoyados por los gobiernos estatales y municipales. Promovemos la creación de consejos de la pequeña y mediana empresas en toda la república, con el objeto de que en 2003 los programas cuenten con la validación de dichos organismos.

-

¿Cómo se integran los consejos estatales de las PYMES?
Participan cámaras y asociaciones empresariales de las entidades, representantes de los gobiernos estatal y municipal, algunos hombres de negocio con liderazgo y conocimiento de la localidad, y universidades e institutos tecnológicos.

Una de las estrategias de la Subsecretaría es que estos órganos intermedios operen, que las cámaras y asociaciones no sólo se dediquen al cobro de cuotas sino que sean un instrumento de vinculación entre la oferta del gobierno y la compañía.

-

Una de las promesas de campaña del presidente Fox fue apoyar la creación de 1’300,000 changarros. ¿Es viable alcanzar la meta?
Vamos bien. El año pasado atendimos directamente a 143,000, pero a través de los 57 convenios signados con los estados y organizaciones empresariales, fundaciones o asociaciones, se dio cobertura a más de 200,000.

-

Qué pasa con los créditos, ¿llegan a donde se requieren?
El gobierno cuenta con recursos para apoyar a instituciones de microcrédito, pero su creación depende de la sociedad. Una de las cosas que más trabajo nos ha costado es que la gente entienda el nuevo mensaje: “¿Quieres microcrédito? Organízate. Forma una institución de microfinanciamiento y el gobierno te ayuda con el fondeo, con 50% de los gastos de la operación del primer año, con software para control de cobranza, capacitación y planes de negocio.” Las autoridades están para ayudar a los empresarios, no para hacer las cosas por ellos. Necesitamos que la sociedad se arranque a demandar apoyos.

-

Pero en verdad ¿hay oídos?
Sí. El año pasado invertimos $1,150 millones de pesos —todos nuestros recursos— en respaldar fuerte a los pequeños y medianos empresarios, y lo seguiremos haciendo. Sé que hay un segmento de la sociedad que se queja de que el gobierno no está actuando, pero me gustaría conocer de este mismo segmento una propuesta de negocio, una solicitud de apoyo, saber de qué plan quiere ser parte, con quién se está vinculando –ya sea cámara, asociación, autoridad estatal o institución educativa–. Como gobierno ayudamos a detonar los proyectos de los emprendedores, sus proyectos, no los nuestros. Se acabó eso de que la administración todo lo hace: cada sector debe comprometerse y poner de su parte.

-

¿Cuáles son sus metas para 2002?
Este año buscamos atender más de 250,000 proyectos; cada año sumaremos un poco más para alcanzar la meta de 1’300,000.

Tenemos planes muy concretos; por ejemplo, la integración de una base de datos –en conjunto con la Comisión Intersecretarial de Política Industrial– en la cual se especificará qué empresas están siendo apoyadas por el gobierno federal, las dependencias, los programas involucrados y los montos de los créditos. La información será pública y, en febrero o marzo de 2003, conoceremos la totalidad de compañías que se atendieron en 2002, aunque también desde julio de este año nuestro sitio de internet publicará la información que se vaya consolidando. Esto servirá para que entreguemos cuentas claras al Congreso y a la sociedad.

-

Además estamos firmando convenios con bancos comerciales para que el crédito llegue a las organizaciones. A finales de junio cada uno ofrecerá a los empresarios un abanico de posibilidades. Ya firmamos con Bital, estamos por hacerlo con Santander y Banorte. Así la gente podrá ir a alguna de estas instituciones a solicitar su crédito.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El gobierno no es prestamista, para eso están los bancos comerciales. A su vez, la banca de desarrollo tiene la misión de proveer fondos y establecerse como aval ante éstos. La Secretaría de Economía está apuntalando ciertos esquemas de garantía con el fin de comenzar a detonar el crédito entre las instituciones bancarias y PYMES, que son las que mayormente demandan crédito.

Ahora ve
Así es el Gran Hotel Manzana Kepinski, el primer mall de lujo en Cuba
No te pierdas
×