&#34Querido futuro presidente...&#34

Isabel Guerrero, del Banco Mundial, prepara las recomendaciones para el próximo presidente, que ser

Hace cinco años, a pocos días de haber iniciado su mandato, el presidente Vicente Fox recibió de manos del Banco Mundial (BM) un amplio y ambicioso documento en inglés titulado: Mexico, A Comprehensive Development Agenda for the New Era. La ciudadanía aún estaba eufórica por el triunfo de Fox, pero sobre todo por la derrota del PRI.  Había un sentimiento generalizado de optimismo. El documento, aunque había sido realizado con los análisis objetivos de decenas de expertos de todos los temas, reflejaba algo de aquel optimismo y fue editado meses después como un libro de 748 páginas.

- Todavía durante los primeros meses de 2001, cuando la luna de miel de Fox con su electorado aún estaba vigente, la lectura del libro llevaba a la conclusión de que en un sexenio México podía consolidar sus logros macroeconómicos, acelerar el ritmo de crecimiento elevando la competitividad, reducir la pobreza al incrementar el capital humano y no sólo de manera asistencial, frenar el deterioro ambiental y construir un gobierno transparente que diera cuenta de sus actos.

- Cuando una vez más comienzan a recopilarse los análisis para conformar la agenda que el BM pondrá en las manos del sucesor de Fox, resulta que muchas de las recomendaciones de aquel documento tendrán que repetirse, debido a los “pocos avances”, reconoce en entrevista Isabel Guerrero, directora del BM para México y Colombia.

- La nueva agenda, que deberá que estar lista a finales de 2006, para que la nueva administración la reciba a manera de diagnóstico, tendrá que hacer énfasis en reformas estructurales, competitividad y pobreza. Guerrero reconoce que el sexenio foxista ha tenido algunos logros, entre los que destacan el combate a la pobreza, la transparencia y la transición democrática.

- Los avances
En el caso de la pobreza, el logro consiste en haberle dado continuidad a los programas implementados durante la administración de Carlos Salinas y que perduraron durante el sexenio de Ernesto Zedillo, aunque los índices de pobreza no hayan logrado superar los niveles de 1994.

- Entre 2000 y 2002 el número de habitantes en situación de pobreza logró reducirse de 24 a 20 millones, a pesar de la caída del ingreso per cápita en más de 2%. Algo que nunca había ocurrido, pues en periodos de bonanza económica, como entre 1996 y 2000, el país tuvo un crecimiento 5.5% anual de lo que no se reflejó en una reducción equiparable en los índices de pobreza.

- Es poco probable que México cumpla con la meta de abatir la pobreza extrema a la mitad hacia 2015. Se requiere de una tasa de crecimiento anual sostenido de 5%, lo que no ha ocurrido desde la década de los 70; al contrario, si se obtiene un crecimiento promedio de 3.5% anual se lograría rescatar a sólo 13% de la población de la pobreza extrema, según el BM.

- De acuerdo con Isabel Guerrero, quizá el mayor logro de este gobierno sea el de la transparencia. Una gran cantidad de información que permanecía oculta para el ciudadano se encuentra disponible, y hay mecanismos para garantizar el acceso a ella, aunque algunas instituciones aún se resisten al ejercicio de la libre información, como el ejército.

- Un tercer logro a destacar es el de la transición democrática, pues el país fue testigo de la derrota del PRI en la contienda presidencial sin que ello detonara una crisis política, económica o social. A medida que se acerca la hora de evaluar el desempeño de Fox, su mejor papel político parece modesto para las enormes esperanzas que suscitó como candidato: sólo expulsó al PRI de Los Pinos.

- En el lenguaje respetuoso del BM difícilmente se pueden encontrar retrocesos francos. Uno de los temas que mayores expectativas generó Fox fue el combate a la corrupción, y allí hay un largo camino por recorrer, particularmente en el manejo de sindicatos corporativos como el de Pemex, el de los Trabajadores de la Educación (SNTE) y del IMSS, donde todavía operan caciques autoritarios que controlan a la base laboral.

- Los que faltan
Entre los mayores retos para el país en el mediano y largo plazos destacan la falta de agua, que para Guerrero, representa “uno de los grandes problemas del siglo xxi”. Hoy más de 100 mantos acuíferos de México se consideran sobreexplotados y representan más de 50% del suministro del país.  Al diseñar la alianza estratégica del BM para México, que abarca hasta 2008 con una cobertura de alrededor de $10,000 millones de dólares, se consideró el agua como el problema más urgente de México, aunque la deforestación preocupa por estar entre las más altas del mundo.

- Guerrero señala como otro gran reto la falta de gobernabilidad. Es casi seguro que la próxima administración tendrá un Congreso opositor, por lo que se requiere de un líder capaz de negociar y que siente en una misma mesa a todos los actores de la sociedad a diseñar una visión de país. Se necesita algo así como un Pacto de la Moncloa, en que se defina el rumbo del país a largo plazo y todos trabajen en un mismo sentido.

- Siendo así, quizá no sería necesario tener un conjunto de reformas pendientes sino sólo una gran reforma económica que incluyera todos los temas hoy dispersos.

- Es probable que el país siga paralizado si no hay un líder o un equipo capaz de generar un consenso amplio, mientras el resto del mundo se mueve a una velocidad que, ya lo demostró China, puede dejar atrás a los más lentos.

- Dice Isabel Guerrero que para que estos temas no pasen inadvertidos la responsabilidad recae en los medios. Son ellos quienes “deberían estar definiendo ahora los temas de la agenda ineludible”. Entre las recomendaciones no atendidas por el sexenio de Fox se incluye un programa asistencial para los adultos pobres semejante al que implementó López Obrador en el Distrito Federal. Ante la ausencia de otros importantes programas de cobertura en servicios de salud y bienestar para ese grupo de población creciente, es posible que esa recomendación, como muchas otras, se repita.

Ahora ve
No te pierdas