&#34Quiero tener la mitad del DF&#34

Sumar 1,000 pantallas es privilegio de unos pocos. Cinépolis tiene eso y aspira a más, pero Cineme

Cinépolis tiene más pantallas en el mundo que ninguna otra firma fuera de Estados Unidos; es por tanto la mayor cadena de exhibición cinematográfica latinoamericana, pero –y esto le quita el sueño a Enrique Ramírez Villaló, presidente de la compañía– en el Distrito Federal ocupa el segundo lugar después de Cinemex, la empresa propiedad de la canadiense Onex. De las 780 pantallas que hay en la ciudad de México, sólo 211 le pertenecen.

-

Su directivo se ha propuesto cambiar la situación. “Quiero el 50% del share chilango”, dice mientras se acomoda en una butaca de sus salas VIP para disfrutar unas palomitas con champán. Un menú atípico para celebrar que este verano inaugurará su sala número 1,000 en Guadalajara. Una cifra insólita para una compañía nacida en Michoacán hace 34 años y que sigue en manos de la familia fundadora. Las multinacionales que han intentado comprarla se han encontrado con una negativa rotunda.

-

La conquista de la capital absorberá casi la mitad de los $160 millones de dólares que Organización Ramírez planea invertir entre 2003 y 2004. El dinero se destinará a varias estrategias: abrir más salas en buenas ubicaciones –uno de los secretos de este negocio–, reciclar viejos cines e incluso “comprar las operaciones en México a algunos de los competidores internacionales”, revela el entrevistado, apuntando tal vez a Cinemark.

-

Los Ramírez han hecho del cine una tradición, un empleo y un vínculo familiar. El hoy presidente de Cinépolis y su padre, Enrique Ramírez Miguel, abrieron la primera sala en Michoacán en 1969: el Cinema 70. La empresa creció de manera sostenida en el interior del país, donde no dejó estado sin local de exhibición. Eduardo Florentino Ramírez, hermano de Enrique, es el arquitecto encargado de los proyectos y el especialista que diseña e innova en salas; su hijo, Enrique Ramírez, se encuentra a cargo de la planeación estratégica. Fuera de los cines, pero dentro de la Organización, otro hermano, Marco Antonio, lleva adelante los desarrollos inmobiliarios (hoteles, fraccionamiento de viviendas, centros comerciales). El menor de los Ramírez puso sus fichas en los medios, con el periódico michoacano La Provincia y con el canal local, Central TV

-

Y así como este empresario –de charla cansina y simpática– supo que para transformarse en el líder latinoamericano necesitaba crecer en toda la república, hoy las décadas de experiencia orientan su proa al desafío de prosperar en la mayor ciudad del país. “Creemos que hay espacio para crecer. Tenemos pensado sumar en la ciudad unos 15 complejos de cine”, explica Miguel Mier Esparza, director general de Operaciones en Cinépolis.

-

En tierras de Cinemex
El puntal de Cinépolis para alzarse con el primer lugar del podio chilango es Perisur, un centro comercial en la zona sur de la ciudad. El complejo tiene la mayor cantidad de asistentes de todo el país, con un promedio de dos millones de espectadores por año. Un éxito que les permite confiar en su plan para el Distrito Federal.

-

Los resultados de 2002 dieron el espaldarazo a esta estrategia. Organización Ramírez aumentó 26% sus ingresos, en gran parte gracias al fenómeno Spiderman. La facturación anual promedio de la compañía es de $400 millones de dólares. El Hombre Araña atrapó en su red unos no despreciables  $104 millones de dólares.

-

El financiamiento de la expansión correrá, por tanto, a cuenta de los recursos propios. “Una de nuestras ventajas frente a la competencia es que tenemos cero apalancamiento –afirma Ramírez–. Todas nuestras inversiones las hacemos con el dinero del grupo.” Es más rentable destinar el flujo de efectivo que generan las taquillas a inversiones que dejarlo en los bancos.

-

No será un paseo triunfal, ya que pronto la familia sentirá pasos en la azotea. Cinemex, que con 44% del mercado y cerca de 370 pantallas es el rey de la capital, quiere ahora jugar en las divisiones del interior. Invertirá $1,000 millones de dólares en la apertura de 11 nuevos complejos cinematográficos, y evalúa la creación de cinco en el interior de la república. “El crecimiento concéntrico nos ha permitido tener más control de la operación –asegura un vocero de la firma–. Aunque permanecemos creciendo en la capital, ya estamos buscando otros nichos de oportunidad en el país.”

-

Antes de buscar oportunidades fuera del Distrito Federal la corporación, que dirige Miguel Ángel Dávila, dejará inaugurados este año dos complejos en la ciudad con una inversión de $8 millones de dólares. Con esto pasan a tener 24 conjuntos de cines en la ciudad de México.

-

Multimedios, con una participación de 13% del mercado nacional, y Cinemark, con 11%, están lejos de la cabeza. Pero los tiempos apremian, porque el mercado se aproxima a su madurez. “En México el negocio del cine está por llegar a su punto de inflexión –augura Ramírez–. Existen unas 3,000 salas y el techo serán unas 4,000. No queda mucho espacio y hay que crecer por uno mismo o bien comprando otros desarrollos.”

-

 Cinépolis tiene un flujo diario de 205,000 espectadores en todo el país. De cada $100 pesos que ingresan a los cines, $55 corresponden a comidas y bebidas, $20 a publicidad y el restante a las entradas.

-

Luz, cámara, butacas
El grupo de Morelia ha preparado un business plan que tiene asignado para el rubro renovación y aperturas unos $80 millones de dólares anuales. “Nuestros planes son sumar alrededor de 120 salas por año, entre nuevas y recicladas”, afirman desde el área de Operaciones de la firma.

-

Cinépolis tiene una característica con respecto a la competencia: ellos son dueños de 50% de las salas que administran y son además operadores inmobiliarios de plazas comerciales que acompañan a sus proyectos. “En época de crisis, evitarse la mitad de la renta es una ventaja competitiva”, enfatizan.

-

Organización Ramírez es el grupo madre, que incluye en sus negocios a los cines (80% de los ingresos líquidos) y las áreas inmobiliaria y medios.

-

En el sector de grandes superficies, el consorcio es propietario de complejos comerciales en Morelia, Uruapan, Culiacán, Celaya, Tampico y San Luis Potosí. Todos nacieron a partir de los cines.

-

“Nos diversificamos en negocios que sean sinérgicos entre sí: medios, plazas comerciales y producción de cine”, cuentan desde Cinépolis. Es por ello que han invertido en producciones mexicanas como El cometa, El Tigre de Santa Julia y actualmente en Un día sin mexicanos, de Sergio Arau. En la mayoría de estas cintas (que tienen un costo de entre $2 y $3 millones de dólares) la firma exhibidora ha aportado 20% del capital.

-

Otras fronteras
Aunque México es el cuarto mercado más importante a escala mundial en exhibición de películas, Cinépolis no se contenta con ser el principal operador nacional y ha salido a buscar oportunidades fronteras afuera.

-

Después de una sociedad con el Banco Pichincha de Ecuador para administrar cuatro salas en Quito, la agrupación está a punto de inaugurar otros conjuntos en Guatemala, Costa Rica y Panamá.

-

La inversión en el exterior costará $4 millones de dólares, poco dinero si se compara con los montos destinados al Distrito Federal. “Mi consejo es apostar más fuerte a México, que ha sido un mercado sumamente noble”, recomienda Enrique Ramírez.

-

La Organización está en 59 ciudades del interior de la república y no para de crecer. Acaparan 42% del mercado con un total de 784 salas (sin contar el Distrito Federal). El proyecto de expansión de la cadena incluye montar complejos de hasta ocho cines en 30 ciudades del interior que aún no tienen ninguno y sumar más locales en ciudades pequeñas donde ya están presentes. “Buscando, buscando, todavía se puede crecer”, afirma el empresario.

-

La firma abrirá en 2003 un total de 130 salas y tiene previstas otras 140 para 2004. La inversión promedio por cada una de ellas es de $ 2.5 millones de dólares.

-

Tras la pantalla
Este año todo en Organización Ramírez gira en torno a un número: el 1,000. En noviembre, la cadena invertirá $10 millones de dólares en Guadalajara en un conjunto Cinépolis, el más grande de Latinoamérica, con 22 salas, y una de ellas corresponderá a esa cifra –al menos, ese es el sentido simbólico: en agosto la consultora AC Nielsen les atribuía 1,002 cines–.

-

“Somos la primera empresa fuera de Estados Unidos que lo logra y pasarán muchos años antes de que nuestras competidoras internacionales nos alcancen”, asegura Ramírez. Cinépolis está en el octavo lugar mundial en facturación y número de salas.  “Todo un logro, si tenemos en cuenta que somos la única cadena de cines 100% mexicana”, remarca el directivo, que atiende en Morelia y nunca cambiaría un edificio corporativo en la capital por la tranquilidad de sus tierras michoacanas.

-

Hoy 85% de los ingresos de Organización Ramírez huelen a palomitas. Su división Cinépolis –nombre nacido en 1994, tras 40 años de presencia en el sector–, ha recibido ofertas de compra, pero ninguna se ha concretado. Ahora los que quieren salir de compras son ellos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Continuará?

Ahora ve
El secretario de prensa de Trump, Sean Spicer, renunció
No te pierdas
×