5 argumentos para seguir aprendiendo

Quizás alguna vez se ha preguntado: &#34¿Qué sentido tiene la educación para los empresarios?
Carlos Ruiz González

Hacia finales de la década de los 40, Gandhi escribió un artículo donde exponía, con profundidad, las ventajas de que uno mismo cultivara mangos para alimentarse, pero como experiencia de un proceso de aprendizaje. La anécdota resulta de interés porque, precisamente, un buen líder se preocupa no sólo por mantenerse al día, sino por dominar algún campo del conocimiento, de preferencia práctico. Peter Senge, en su libro La quinta disciplina, a esa inquietud le llama personal mastery. En tanto que Carlos Llano, para definirla, utiliza el término “pericia”.

-

Ahora bien, la mayoría de las personas reconoce que la educación es un proceso que ocurre, en primera instancia, en la familia. Sin embargo, también se acepta, en igual proporción, que la formación personal –valores incluidos– no termina en el hogar. Quienes tienen éxito saben que la educación y el aprendizaje serán compañeros constantes, y nos atreveríamos a decir hasta queridos y apreciados, en su ruta por la vida. Las personas exitosas, según algunos autores, son aquellas que se han dado cuenta de que el futuro no es la proyección del presente, pues ya entendieron que habrá cambios, flexiones, rupturas y que, para estar mejor preparados, es muy conveniente desarrollar la capacidad de aprendizaje.

-

De hecho, sólo aquellos que tienen el deseo verdadero de ser mejores entrarán en un proceso de mejora que, en su fase inicial, es interno. La educación, bien entendida y comprendida, comienza dentro del individuo. Es más, la fase de cambio complicada, la que mayor resistencia implica y a veces hasta traicionera resulta, es la que tiene su efecto en uno mismo. Y bien lo saben las personas que deciden hacer ejercicio, bajar de peso o dejar de fumar porque, las más de las veces, no pueden “obedecerse”. Entonces, ¿quiénes logran esa transformación interna? Sólo la gente que tiene la firme convicción de que dicho trance terminará con números positivos en la hoja de su balance personal.

-

En otras palabras, y teniendo en mente el nombre de algunos ejecutivos y directivos que han resistido la presión que implica la capacitación constante, vale la pena mencionar que la educación para los empresarios tiene sustento en cinco ideas que, bien ejecutadas, garantizan resultados importantes:

-1. Apertura de mente. - Es la capacidad de recibir ideas nuevas. Para Fernan Lubkan, profesor filipino de la Universidad de Asia y el Pacífico, el primer paso de la educación es saber escuchar y saber leer (que es saber escuchar lo escrito). Carlos Llano dice: “Escuchar para decidir mejor, no para dejar contento –que se logra– a quien escuchamos”. De hecho, en su trabajo sobre liderazgo anamórfico, el también fundador del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE) afirma que una de las características existentes en todo líder es la empatía, es decir, la capacidad de escuchar bien, de ponerse en los zapatos del otro. Covey también lo menciona en sus famosos - 7 hábitos de la gente altamente efectiva: “Primero escuchar, para ser entendido después”. - 2. Inteligencia emocional. - Además de escuchar, ahora debemos mostrar la capacidad de ser flexible e innovar, pero a la vez, hay que exhibir confianza en uno mismo. La voluntad de querer emprender lo decidido, aunado a la capacidad de escuchar (darse cuenta uno mismo de qué es lo que sucede) completa las características de la llamada inteligencia emocional, concepto desarrollado por Daniel Goleman. - 3. Aprendizaje como experiencia vivencial. Las escuelas modernas hacen énfasis en que el profesor interactúe. En las familias modelo, los padres y las madres enseñan a los hijos con el ejemplo. La clave de la formación está precisamente en poder hacer que las personas aprendan haciendo; con casos no sólo reales, sino vivenciales y hasta dramáticos. - 4. Capacidad de generalizar. Quien se dedica con empeño a aprender descubre, con cierta sorpresa, que ha cultivado más de lo que creía, especialmente en el caso de los que estudian más. Las personas con capacidad de generalización son las que aprenden de todo, pero no superficialmente. Realizar actividades simples, diversas, concretas, en campos diferentes a lo ordinario y habitual, o profundizando más y analizando nuevas facetas distintas de las habituales, incrementa su capacidad cerebral. Entender un artículo de fondo o leer y comprender una voz en la enciclopedia deja, además de conocimientos, una nueva capacidad de pensamiento. - 5. Mejora de habilidades. Las cualidades que se desarrollan con un buen entrenamiento se vuelven hábitos de respuesta rápida, casi como movimientos reflejo. Con esto se adquiere una verdadera gema, quizá al principio escondida, que consiste en acrecentar la capacidad de aprender. Quienes mejoran sus habilidades han aprendido a aprender. Al adquirir conocimientos nuevos, las personas han dominado, hasta cierto punto,  el difícil proceso del aprendizaje. Saber aprender abre horizontes inmensos de conocimiento, para uno mismo y para los demás. -

Los resultados de este proceso de formación y aprendizaje son tres:

-

    -
  1. Humilde y segura confianza en uno mismo.
  2. -

  3. Pasión por entender, que es pasión por aprender.
  4. -

  5. Inteligencia completa (intelectual y emocional, con manejo de voluntad, capacidad de escuchar, de ser flexible e innovar, pero también, y sobre todo, de aplicar lo aprendido en uno mismo).
  6. -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Con seguridad, quien obtenga tales resultados, será útil para la dirección de una empresa, su familia, ciudad y país. En resumen, se convertirá en una mejor persona.

Ahora ve
“No tuve contactos inapropiados con Rusia”, afirma Jared Kushner, yerno de Trump
No te pierdas
×