5 preguntas a

-
Adina Chelminsky

Luis Ernesto Derbez, secretario de Relaciones Exteriores

- 1. ¿Por qué involucrar más a la Cancillería en la economía?
Buscamos modernizar la diplomacia; que el diplomático entienda que su lugar no está sólo en el desarrollo cultural o el diálogo político sino también en la promoción de los productos mexicanos y la generación de inversión, tanto en México como para nuestros inversionistas. Esto ya se realizaba en forma esporádica, pero ahora es una disciplina. Los embajadores tienen como metas atender a nuestros empresarios, buscar las oportunidades que existen en los diferentes países, promocionar los productos mexicanos y dar seguimiento a los contactos hasta que fructifiquen en resultados positivos.

- 2. ¿Cuáles son los principales retos en esta labor?
La información, capacitar a la gente de las embajadas para que entiendan que esto (la promoción comercial) es un trabajo que compete a la diplomacia.

- 3. En un tratado comercial con el Mercosur la negociación más álgida será con Brasil. ¿Qué podemos aprender de la manera en que ellos manejan su política comercial?
Muy poco. México es un país con una economía mucho más diversificada y múltiples exportaciones en cantidad de industrias y actividades. Brasil ha sido mucho más cerrado, su política comercial se enfoca hacia "qué es lo que produce un superávit y eso es lo que voy a empujar". Olvidan que al hacer eso pierden oportunidades de mercado y posibilidades de desarrollo de su propia industria. Los mexicanos somos mejores negociadores, si entendemos que la importancia es que el comercio cree empleo, desarrollo y bienestar para la población.

- 4. ¿A qué se refiere cuando propone "una alianza estratégica con China"?
China es el país que va a marcar el crecimiento del mundo en los próximos 100 años. Necesitamos poner rápido el pie en esa región. La alianza estratégica tiene dos componentes: la coinversión con empresas chinas que tienen alta competitividad en áreas donde el país se ha quedado atrás (textil o calzado), que permita completar el producto chino en México para reexportar y competir en mercados como el americano, el canadiense, el europeo y el japonés. El segundo componente es poner pie en aquél mercado con productos y servicios en los que somos competitivos, desde el turismo hasta la agroalimentación.

- 5. En este aspecto, ¿cuál es la meta de la Cancillería?
Estas no son metas para un solo año, es una perspectiva de 20 ó 30 años.  México va a seguir después de nosotros; la perspectiva de una persona es muy corta comparada con la vida de una nación. Debemos meditar no sólo en el presente sino en sentar las bases para el futuro.

Newsletter
Ahora ve
Finanzas para compartir departamento
No te pierdas