6. Energía: ¿A media luz?

El país gasta su petróleo como si fuera para siempre y se olvida de invertir para garantizar el ab
David Shields

México presenta una situación insólita. Produce, gracias al petróleo, 1.6 veces la energía primaria que necesita y, sin embargo, es un importador neto (compra al exterior más de lo que vende) de todos los tipos de energéticos para usos finales; es decir, combustibles, gas y electricidad. Se adquiere en otros países alrededor de 25% de gasolina, 30% de gas licuado de petróleo (LP), 15% de gas natural y 20% de los demás combustibles que el país precisa.

- -

Las proyecciones oficiales indican que la demanda de electricidad aumentará en 70% y la de gas natural en 120% durante la próxima década, aunque algunos analistas consideran esas estimaciones muy infladas. La brecha entre el consumo y la producción de gas natural podría agigantarse en poco tiempo, por lo que su abasto "es un asunto de seguridad nacional", dice el secretario de Energía, Ernesto Martens.

- -

En electricidad, ha disminuido el margen de reserva de generación (capacidad disponible que no se usa) en los últimos 10 años. La red de transmisión es débil y habrá que modernizar la infraestructura en general, coinciden los expertos. Hay situaciones incongruentes, como la de Luz y Fuerza del Centro, compañía que atiende las necesidades de la capital. Percibe elevados subsidios, sufre enormes pérdidas por robos de luz y por la morosidad de clientes municipales e industriales, y no ha recibido un presupuesto adecuado de inversión en casi 25 años. A veces los ciudadanos sufren apagones, no por falta de capacidad de generación, sino por fallas en las anticuadas redes locales de distribución.

- -

También en petróleo, que es una fuente importante de ingresos por su exportación, hay problemas. Las reservas de crudo han bajado en los últimos dos lustros. No se ha invertido en exploración y muchos yacimientos petrolíferos presentan una declinación, la cual ha sido severa en el caso de los campos de crudos ligeros.

- -

"El país está actuando contra sus intereses de largo plazo, ya que la elevada extracción de petróleo agota rápidamente las reservas –comenta Rafael Pedrero, profesor de posgrado de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México–. Yo diría que el país tiene hidrocarburos para ocho años más, si no hay nuevos descubrimientos importantes."

- -

Habrá que "intensificar sustancialmente" la exploración con el fin de aumentar reservas y producción, reconoce Othón Canales, director corporativo de Competitividad e Innovación en Petróleos Mexicanos (Pemex). "Se requieren grandes inversiones para desarrollar nuevos yacimientos de crudo ligero o podríamos convertirnos en exportadores sólo de crudo pesado. También habrá que invertir con miras a explorar e impulsar campos de gas no asociado y fortalecer las capacidades de ejecución de proyectos."

- -

Sin duda, la solución, en parte, es dinero. ¿Cuánto se necesita? Las autoridades calculan alrededor de $20,000 millones de dólares al año para todo el sector energético (actualmente se invierten alrededor $13,000 millones). Otra parte de la solución podría ser la realización de cambios a la Constitución y a las leyes, ya que éstas, al mantener el monopolio estatal en electricidad y hidrocarburos, dificultan que haya inversión privada en este sector.

- -

Con la idea de modificar las leyes y atraer capital, las autoridades de Energía se comprometieron a promover una reforma eléctrica o incluso energética, que –de instrumentarse– implicaría una amplia desregulación de la industria, para abrir la generación y distribución eléctrica, el gas natural, la refinación y la petroquímica a inversionistas nacionales y extranjeros. Se dice que este es un tema clave de reforma estructural de la economía que el Congreso deberá analizar en 2002; sin embargo, sus posibilidades de aprobación aún parecen lejanas.

- -

Martens acepta como parte del remedio la diversificación de fuentes de electricidad, en vez de usar sólo gas como combustible en centrales nuevas. Queremos "asegurar una mezcla de energéticos destinados a la generación, entre los que destacan el carbón y las energías renovables, como la solar, la biomasa, la eólica y la hidráulica".

- -

Urgencias: ¿electricidad o crudo?

- -

El énfasis hasta ahora se ha puesto en la reforma eléctrica. Existen tres iniciativas de reforma ante el Congreso: una del ex presidente Ernesto Zedillo, una del Partido Verde Ecologista y otra del Partido Acción Nacional. Se prevé que el gobierno de Vicente Fox también enviará una propuesta. Sin embargo, la probable oposición de los partidos Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática podría impedir que esos proyectos de ley obtengan la mayoría necesaria de dos tercios para su aprobación.

- -

Además, abrir un mercado eléctrico al capital privado no es un asunto fácil. La desregulación ha sufrido estrepitosos fracasos en todo el continente americano en los últimos dos años, incluyendo apagones en California, Brasil, Chile y Argentina, además de que grandes compañías como las estadounidenses Duke Energy, Mirant y CMS están retirando sus inversiones de América Latina a raíz de la reciente quiebra de Enron Corporation, empresa que también invirtió fuertemente en la región. Esa realidad podría hacer inviable una reforma de esta índole en México.

- -

En un informe reciente, la consultora Standard & Poor’s señala que sería factible lograr un nivel importante de desregulación en el país sin modificar la Constitución. "Se pueden cambiar las leyes reglamentarias para que, de la definición de servicio público, se excluya a la industria y al comercio. Esto permitiría la operación de un mercado libre" en tales sectores, dice el documento, que retoma una propuesta hecha por el senador priísta Genaro Borrego.

- -

Las modificaciones en hidrocarburos parecen ser más urgentes que en electricidad, dadas las enormes importaciones de combustibles. Pemex fomenta nuevos contratos "de servicios múltiples" dentro del marco legal para obtener el apoyo de firmas con miras a la explotación de gas natural no asociado al petróleo. Pero la paraestatal también necesita la aprobación presidencial con el fin de construir una nueva refinería, en ausencia de la apertura del sector. "O nos dan recursos para una nueva refinería o nos tendrán que autorizar grandes inversiones en infraestructura para traer y almacenar gasolina y otros petrolíferos que importamos", asegura Othón Canales.

- -

Enfrentar con éxito los retos energéticos obliga a hacer eficientes a las empresas públicas del ramo. Pemex lleva un año inmerso en una reforma estructural. "Necesitamos un esquema fiscal apropiado, mayor autonomía administrativa y flexibilidad normativa y presupuestal. La institución no debe servir sólo para financiar el gasto corriente del sector público", enfatiza el directivo.

- -

Para 2002 se autorizó a la paraestatal un presupuesto mucho más alto que el del año pasado en el renglón de obra pública financiada. Se espera que esto tenga un impacto positivo en la actividad empresarial, sobre todo en las compañías de construcción e ingeniería, y por consiguiente en el empleo. También se prevé que, en la medida en que haya mayor autosuficiencia, los precios sean accesibles y competitivos. Se ha comprobado que cuando han faltado los energéticos en otros países, el impacto negativo en la economía ha sido brutal. Por eso se dice que no hay energía más cara que la que no se tiene.

-

Ahora ve
La NFL mantiene sin cambios su política sobre el himno nacional
No te pierdas
×