A cazar ladrones

La inseguridad es un factor que quita el sueño a las empresas. Para recuperarlo, la tecnología pue
Virginia Viadas

La realidad es lamentable: la inseguridad es un problema que afecta a todas las regiones del país. Al salir a la calle, el ciudadano común sabe que un asalto es una amenaza permanente. Para los hombres de negocio el entorno no es muy diferente: el robo no es un acontecimiento excepcional. Con el objetivo de obtener un poco de resguardo (o prevenir el acto criminal), las compañías mexicanas están instalando alarmas y mecanismos de vigilancia.

- -

En ese campo, los sistemas de circuito cerrado de televisión (TV) son una de las opciones más populares, ya que –además de vigilar la seguridad del ambiente de trabajo– evitan acciones que lastiman a la organización. Por ejemplo, el llamado "robo hormiga" que puede organizar un empleado.

- -

Actualmente existen varios tipos de soluciones de circuito cerrado. Las tecnologías más modernas usan computadoras y redes como medios de transmisión; mientras que otras recurren a cables coaxiales u ondas de satélite.

- -

De acuerdo con las fuentes consultadas, el sistema de circuito cerrado más utilizado es el que está constituido por cámaras de video (entre 9 y 16 unidades) y un multiplexor. A través de una instalación alámbrica, éstas se enlazan a un modulo de vigilancia: ahí se reciben las imágenes, se plasman en monitores y pueden grabarse en una videocasetera. Esta solución exige un servicio de mantenimiento cada tres o cuatro meses, lo que tiene un costo aproximado de $3,800 pesos anuales, según la póliza.

- -

Esta tecnología puede instalarse en un hogar o empresa. La edición casera posee un precio aproximado de $6,500 pesos. Un sistema de mayor envergadura, como el que se coloca en un supermercado, puede constar hasta $25,000 pesos.

- -

Controlmax & Consulting de México comercializa estos sistemas. Hasta el momento, la firma ha colocado 1,500 equipos en compañías como Organización Ramírez y Sicarsa.

- -

"En un local comercial o industrial, la tecnología aumenta el nivel de seguridad en un rango de 90%. Los dispositivos podrían utilizarse en cualquier lugar: residencias, centros comerciales, tiendas de abarrotes, supermercados, etcétera. Además, pueden conectarse a un sistema de control de acceso, lo que ofrece la oportunidad de controlar el ingreso a las instalaciones", apunta Antonio Isaguirre, encargado de Ventas de la empresa de seguridad.

- -

Por otro lado, la herramienta también posee un carácter persuasivo: "Si entra a un negocio y descubre un letrero que advierte sobre la presencia de circuito cerrado, un criminal seguramente sentirá más temor, ya que sabe que está vigilado", añade el ejecutivo.

- -

Asimismo, comenta que los clientes instrumentan el sistema "después de sufrir una mala experiencia; por lo general, un caso de robo hormiga".

- -

Federal Mogul, corporación que produce bujías y empaques, reconoce las ventajas que brinda la tecnología. "El circuito se instaló en febrero de este año. Hasta el momento, el servicio ha sido bueno y se sigue trabajando con él. Incluso se está habilitando en otras plantas", comenta Domi de la Torre, encargada de Ventas.

- -

"Antes, la compañía no contaba con algún sistema de seguridad. Contra el robo hormiga, la herramienta ha resultado muy útil. Las cámaras se colocan en puntos clave; especialmente en zonas relacionadas con el almacén. Además, algunas actividades de la gente antes pasaban inadvertidas para la empresa. Ahora, por ejemplo, la organización puede identificar a alguien que sale por una puerta de emergencia", añade.

- -

Celadores inalámbricos

- -

Para vigilar lugares en forma remota –como sucursales–, el circuito cerrado de TV también ofrece varias alternativas. Por ejemplo: los equipos CCTV urbano y CCTV inalámbrico de Premiere Wireless. En México, estos sistemas son distribuidos por Cidep América, firma que los vende a corporaciones como Pemex, Chrysler y Cemex.

- -

La solución completa consta de un módulo transmisor, una antena, un receptor de microondas, un monitor a color de alta resolución y un teclado con palanca de control (joystick) para coordinar los movimientos de la cámara. En la zona que se desea monitorear, el usuario coloca las cámaras, un equipo de control interno y el dispositivo de transmisión. El receptor de la señal (la imagen que capturan las cámaras), así como los controles de operación, se ubican en un lugar remoto. El sistema cubre un área máxima de 220 metros. Sin embargo, la señal debe estar libre de obstáculos (en una distancia de hasta dos kilómetros). Como en el caso de las tecnologías cableadas, las imágenes pueden grabarse en cintas de video e incluso en el disco duro de una computadora.

- -

El sistema puede trabajar con cámaras protegidas por esferas (llamadas domos), las cuales pueden girar 360 grados y ofrecen un movimiento vertical de 90 grados. Éstas brindan un acercamiento (zoom) de hasta 150 metros. Tal característica –dentro de su rango de alcance– permite observar el rostro de una persona, identificar placas de automóviles o leer documentos. Las cámaras se conectan a través de un cable al módulo de transmisión de microondas y el resto de la emisión es inalámbrica.

- -

El equipo de microondas tiene un precio de $25,000 pesos y una cámara con teclado de control se cotiza en $24,000 pesos; total: $49,000 pesos. No obstante, el joystick y las protecciones por domos son aditamentos opcionales que incrementan el precio.

- -

Esta tecnología está disponible en México desde hace un año. Actualmente están operando 40 instalaciones en el país.

- -

"Los sistemas se utilizan, principalmente, en sitios que no pueden cablearse y en lugares donde resultaría muy complicado habilitar otro tipo de dispositivos de videocomunicación. Por ejemplo, la solución se usa en una isla que está frente a la costa de Veracruz" , comenta Alejandro Blanco, representante de Cidep América.

- -

Por otro lado, el equipo CCTV urbano está diseñado para transmisiones de más largo alcance: 20 kilómetros entre la posición de la cámara y el cuarto de control. En el centro de vigilancia, el responsable observa las imágenes que transmite alguno de los 40 equipos ubicados en la ciudad, que también envían señales de audio y alarma.

- -

"Este sistema reduce los costos de instalación y cableado. Además, no requiere de mantenimiento durante dos años y existen domos para uso exterior e interior", asegura el ejecutivo.

- -

Las alternativas de vigilancia inalámbrica, según el entrevistado, fortalecen la seguridad de una empresa en dos sentidos. En primer lugar, los sistemas –como ocurre con las tecnologías cableadas– poseen fuerza disuasiva: al detectar el instrumento el ladrón sabe que hay alguien observándolo. Quizá desista de su intento. Por otro lado, los sabotajes al equipo no aseguran la impunidad total: la imagen se recibe y almacena en un lugar remoto; por tal motivo, la destrucción de una cámara o del área interna de vigilancia no borra toda la evidencia: el criminal no tiene acceso al sitio donde se conserva la cinta. Ello es importante porque "los delincuentes roban las grabaciones de seguridad o destruyen las cámaras. Eso ya es una práctica común."

- -

Según Blanco, el gasto que implica el equipamiento se recupera en aproximadamente seis meses. Durante ese periodo, una organización que no cuente con la tecnología estaría contabilizando pérdidas de mercancía. "El sistema es una inversión de corto o mediano plazo. Además, si la empresa decide vender la solución, el equipo no se deprecia."

- -

Policías alternativos

- -

Si la compañía no está interesada en un complejo sistema de circuito cerrado, los proveedores de tecnología ofrecen otras opciones, más sencillas y de alcance muy limitado –áreas de trabajo pequeñas, habitaciones de una casa–. Por ejemplo: la tarjeta Camit x4 (fabricada por la firma 3JTech), la cual se instala en una computadora en red. Una sola PC equipada con el dispositivo puede conectarse con hasta cuatro cámaras de video o de videoconferencia. Si la máquina del usuario tiene salida a internet, las cámaras quedan habilitadas para enlazarse a ella a través de la línea telefónica. De hecho, las imágenes capturadas podrían publicarse en un sitio web en tiempo real.

- -

En caso de que el cliente lo desee, el equipo puede alojar dos tarjetas, lo que aumenta a ocho el número de cámaras disponibles. Sin embargo, si se quiere aprovechar la conexión a la Red, esta configuración exige dos módem y dos líneas telefónicas.

- -

Miguel Durán, ejecutivo de Infocomp (el principal distribuidor en México de estas tarjetas), comenta: " En comparación con otros sistemas, una solución basada en dispositivos Camit x4 resulta mucho más barata."

- -

El entrevistado señala que un circuito cerrado es independiente de la red de cómputo.

- -

Para instalar dicha tecnología se debe instrumentar un cableado especial de uso exclusivo. Al utilizar las tarjetas, la organización aprovecha la plataforma de conectividad existente. No hace falta diseñar dos estructuras: el monitoreo se realiza con la misma con la que se comparten documentos.

- -

Este modelo posibilita que la información que capturan las cámaras pueda observarse desde cualquier máquina enlazada a la red o en forma remota mediante internet.

- -

"El sistema transmite hasta 15 cuadros por segundo. Aunque este factor es configurable, en general, se usan pocos: debido a que en términos de seguridad es más importante la nitidez de imagen que la velocidad", afirma Durán. Y añade: "El producto está diseñado para vigilar actividades. Por ejemplo, en líneas producción cuida la calidad o supervisa el estado de bodegas. Sobre todo, se orienta hacia las empresas pequeñas."

- -

La tarjeta Camit x4 tiene un precio al público de $670 dólares. A esta cantidad, habría que sumar el costo del servicio web y la inversión en instrumentos de video o videoconferencia.

- -

Las cámaras digitales representan otra alternativa. Por ejemplo, los equipos WebCam Plus! y WebCam Go! –de la firma Creative Labs– pueden utilizarse en una solución basada en las tarjetas Camit x4; o bien, funcionar como instancias independientes de alcance extremadamente restringido.

- -

Los sistemas son más baratos que una cámara de video (WebCam Plus! tiene un costo aproximado de $700 pesos y WebCam Go! de $150 dólares) y no necesitan estar conectados a la corriente eléctrica (operan con baterías). Ambas capturan imágenes a una resolución de 640x480 puntos por pulgada y brindan una velocidad de 30 cuadros por segundo (en formato AVI de video). Además, los dispositivos incluyen un software que permite configurar en tres modos: imagen fija, secuencias o grabación al momento de detectar algún movimiento.

- -

"En determinada circunstancia, varias cámaras podrían funcionar como un circuito cerrado; aunque tendrían que estar enlazadas a un concentrado USB (el tipo de conexión que usan los equipos). Aun así, el sistema cubriría una zona muy limitada: 20 metros alrededor de la computadora. Más allá de esa distancia se presentan pérdidas o fallas de voltaje. Sin embargo, en forma independiente, un dispositivo puede desarrollar funciones sencillas de seguridad gracias al software incluido. Usando una aplicación específica, el equipo captura una foto cada vez que alguien se acerca a la PC; incluso se hace sonar una alarma y se envía una notificación al usuario vía correo electrónico o radiolocalizador. La grabación puede mandarse a un servidor de internet", explica Francisco Javier Goytia, coordinador de Marca en Novitech de México (distribuidor de Creative Labs).

- -

"Habitualmente, las cámaras no se usan para tareas de seguridad, son equipos para el mercado masivo. No obstante, hay proyectos que las utilizan en el registro de automóviles de los estacionamientos. El Servicio Panamericano está considerando aprovechar la tecnología para vigilar la descarga de dinero de los camiones", afirma el ejecutivo.

- -

¿Necesita un método aún más barato y fácil de operar? En ese caso, una opción sería el equipo camit (otro producto de 3JTech, que también distribuye Infocomp), una cámara portátil de vigilancia, la cual opera de manera independiente; es decir, sin necesidad de estar enlazada a una PC. De hecho, sólo tiene que estar conectada a una fuente de poder y una línea telefónica. A través del enlace se transmiten imágenes hacia una computadora ubicada en un lugar remoto y de ahí la grabación puede enviarse hacia un sitio de internet. En México, camit tiene un precio de $350 dólares.

- -

"Se podría crear una especie de circuito cerrado conectando varias cámaras a las distintas extensiones de un conmutador. Cada vez que alguien llame a una extensión, se presentaría en un monitor la imagen capturada", indica Miguel Durán, de Infocomp.

- -

La principal ventaja del sistema es su característica portátil. Si el usuario sale de viaje, se conecta el equipo en la oficina (apuntando al área que se desea vigilar) y se deja grabando. Las imágenes se conservan en un sitio remoto. La información que recibe la máquina distante puede protegerse con una contraseña (password). camit transmite en color y en blanco y negro.

- -

"El equipo resulta interesante por barato, buena calidad de imagen y no exige una instalación especial", añade el ejecutivo.

- -

A pesar de las múltiples ofertas disponibles, la tecnología de vigilancia por sí sola no acabará con la ola de criminalidad que afecta a los hogares y comercios mexicanos. No obstante, los sistemas ayudan a resolver un hecho delictivo. El correcto deslinde de responsabilidades y la clara identificación de culpables juegan un papel importante en la erradicación de la impunidad. En México, eso no es poca cosa.

-

Ahora ve
Bloguera que emprendió campaña contra la corrupción fue asesinada en Malta
No te pierdas
×