A flor de piel

-

Dicen los dermatólogos que la piel masculina es mucho más gruesa y resistente que la de la mujer. Y de esto no cabe ni la menor duda, porque de otra forma muchos hombres lucirían un rostro a lo Frankenstein, producto de la violencia cotidiana del rastrillo.

-

Si bien existen señores que pueden darse el lujo de pasarse la rasuradora –o el rastrillo– por la cara seca, sin que les suceda gran cosa, hay muchos otros que padecen terriblemente por culpa de las irritaciones y molestias que causa la afeitada. Y el precio es ardor, cortadas, granos y salpullido, lo cual, además de ser molesto, es poco estético. Sin embargo, con los avances de la cosmética masculina, hoy en día sufre quien quiere.

-

Para una buena rasurada, primero hay que averiguar qué producto le sienta mejor. Las espumas son adecuadas para pieles normales; los geles, para pieles tendientes a secas y sensibles, y las cremas, para pieles muy sensibles.

-

El secreto de estos productos está en su textura. La espuma es muy ligera y permite un contacto más directo del rastrillo con la piel. Los geles –a pesar de que se transforman en espuma– son un poco más densos y amortiguan el paso de la navaja. Las cremas, por su parte, son completamente protectoras y el contacto de las cuchillas es sólo con los vellos. Algunos productos recomendables: Rasage Précis peau sensible, de Biotherm Homme (espuma), M Shave gel, de Clinique, y Maximum Confort de Lab Series, de Aramis (crema).

-

Si usted gusta afeitarse con rasuradora eléctrica, Lab Series de Aramis tiene un líquido prerasurada, que hace que el vello se levante y la máquina pueda cortarlo con más facilidad. Además, prepara la piel y la acondiciona para evitar irritaciones.

-

Una vez afeitada, la piel de su rostro necesita recuperarse de la “agresión” recibida. Tenga en cuenta que le pasó una –o varias– navajas filosas y le quitó su capa hidrolipídica, es decir, su capa humectante protectora. De modo que hay que retribuírsela. En estos casos, también existen buenas opciones: una colonia para después de afeitar, un bálsamo o bien una crema reparadora. Al igual que las espumas, la primera es para pieles normales, la segunda para tendientes a secas y delicadas, y la tercera para pieles delicadas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Las colonias suelen tener alcohol para cauterizar y los bálsamos son cremosos y suavizan e hidratan. Las cremas reparadoras tienen emolientes e ingredientes que evitan el enrojecimiento. En este renglón son recomendables: Razor Burn Relief Plus de Lab Series, de Aramis, el Actif Apaisant Réparateur, de Biotherm Homme, o la crema para después de afeitar de M, de Clinique. Cuide su cara, recuerde que si la maltrata se lo cobrará muy caro… sobre todo considerando los honorarios de un buen cirujano plástico.

Ahora ve
¿El exgobernador Javier Duarte podría quedar en libertad?
No te pierdas
×