A la caza de un mercado abierto

Ciertamente, no es el escenario que deseaban para iniciar operaciones directas en México. Pero las
Jorge A. Monjarás Moreno

En diferentes momentos de 1995 un total de 74 corporaciones financieras extranjeras estarán empezando a operar en el mercado mexicano. Su objetivo: el vapuleado pero siempre activo segmento de negocios -léase la gran empresa nacional y multinacional.

- Su enfoque en los negocios de alto volumen explica también el porqué tan alto número de empresas ha podido recibir la aprobación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para operar en territorio mexicano, a pesar de que por el momento su capital combinado no podrá pasar de 8% del total del sector financiero mexicano. La mayoría de los nuevos jugadores del medio se limita por ahora a abrir un par de oficinas en las principales ciudades del país.

- A lo grande. De los 19 bancos foráneos actualmente inscritos ante la SHCP, únicamente dos han iniciado actividades de banca de consumo.

- El primero, Citibank, no abrirá más de seis o siete sucursales en 1995. De hecho, la crisis ha retrasado los proyectos del banco, quien ha debido cancelar temporalmente la disposición de efectivo para sus nuevos tarjetahabientes, así como reducirles el límite de crédito.

- Por azares del destino, el Banco Bilbao‑Vizcaya (BBV) será el banco extranjero de consumo más grande del país por un tiempo. Su absorción de hasta 51% de las acciones del Grupo Financiero Mercantil Probursa, le dan esta delantera.

- En cambio, una de las instituciones que cambió planes a partir de la crisis "de liquidez" es Bank of America, uno de los más importantes en banca individual en el vecino país, y que no contemplará iniciar este tipo de operaciones sino hasta 1996.

- Entre tanto, la apertura de 16 casas de bolsa, incluyendo a los grandes intermediarios de Nueva York, como Merryl Lynch y Goldman Sachs, es un indicio de que la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) volverá a vivir tiempos de bonanza en el futuro. Sin embargo, nadie piensa que su llegada desemboque en una ola de colocaciones en el mediano plazo, ni siquiera dentro del naciente mercado intermedio. La principal actividad, por el momento, se limitará al mercado de dinero.

- Lo que sí aprovechan las grandes corporaciones financieras extranjeras son los beneficios de las leyes de "banca universal", al estilo europeo, que les ofrece México. Imposibilitados aún para hacerlo en su país, Chemical Bank, Citibank, Chase Manhattan, Bank of America, JP Morgan y otras muchas firmas estadounidenses se apresuran a formar grupos financieros, con negocios de arrendamiento, bursátiles o de factoraje anexos a sus bancos. Es un elemento que los hace competidores aún más poderosos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Pero no es todo. Junto a conocidas firmas financieras, un buen número de empresas se apresura a ganar lugar. Ford, General Motors, IBM y Chrysler, grandes corporaciones industriales, establecen sus propios negocios para arrendar o facilitar la compra de sus productos. Mientras tanto, calladamente, un monstruo financiero -GE Capital- se extiende por el sistema financiero mexicano y planta sus bases para convertirse en uno de los principales intermediarios del país.

- La respuesta de las firmas extranjeras a la apertura financiera no resulta espectacular en términos de inversiones ni de dominio del mercado, por ahora. Sin embargo, la presencia de las grandes corporaciones en el primer año de desregulación hace pensar que sus posiciones avanzarán a medida que las limitaciones sobre su capital y los problemas macroeconómicos disminuyan en México. 1995 no verá grandes fusiones y adquisiciones entre extranjeros y nacionales del sector financiero, pero las cosas se moverán de aquí en adelante mucho más rápido. Le queda poco tiempo a las instituciones mexicanas que quieran permanecer en la pelea.

Ahora ve
Policía de Londres reporta un “incidente mayor” en la estación Oxford Circus
No te pierdas
×