¡A la maleta!

-

Al salir de viaje de negocios, meter todo en una maletita para llevarla arriba en el avión y poder salir más rápido puede no ser una buena idea.

-

Es mejor estar preparado para lo inesperado. El viaje por una sola noche puede alargarse si una cita es cancelada o si se programa una reunión más. Además, es tranquilizador contar con un traje de repuesto en caso de que una turbulencia le deje el desayuno en las rodillas.

-

Y no hay que olvidar que para viajar a Nueva York en otoño, por ejemplo, conviene llevar un paraguas, un impermeable y un suéter. Habrá ocasiones en que le darán folletos o informes para traer a la oficina. Llevar una maleta con espacio de sobra puede ser una bendición.

-

Las cosas de valor, incluyendo la computadora portátil y los documentos irreemplazables, deberá llevarlas consigo en la cabina. No se puede dar el lujo de perder lo más importante y arruinar su viaje.

-

Newsletter
Ahora ve
La crisis de la carne en Brasil se extiende a lo económico y lo político
No te pierdas