A limpiar la casa, señores

-

Quién lo hubiera dicho. Durante años, millones de mujeres han buscado mil formas de huir del trabajo doméstico, y ahora resulta que planchar, sacudir o hacer camas podrían ser un arma contra el estrés de la vida en la oficina.

-

Así lo afirma una psicóloga neoyorquina, quien aconseja a sus clientes asumir algunas tareas domésticas como una clase de terapia. Rápidamente, la recomendación ha encontrado eco en la periodista Margaret Horsfield quien, ni tarda ni perezosa, se abocó a escribir Biting the Dust: The Joys of Housework.

-

Los secretos de esta novedosa terapia son tan simples como las tareas que implica. “Cuando limpiamos –señala Vivien Wolsk, la mamá de la recomendación– logramos un impacto inmediato y visible en lo que hacemos; si algo está sucio, se limpia.” Horsfield la secunda: “Incluso si sólo echamos un montón de ropa en la lavadora o lavamos una pila de platos sucios, se puede sentir que hicimos algo concreto en este mundo, en el que pocas cosas son controlables.”

-

El consejo es válido para las señoras –tan habituadas a las labores del hogar, aun cuando sean exitosas profesionistas–, pero también lo es para los señores, tan poco acostumbrados a realizar esta clase de faenas. Así que la próxima vez que esté a punto de recurrir a un generoso Valium, póngase a planchar, pase la aspiradora o limpie vidrios...

Newsletter
Ahora ve
Imágenes muestran la embestida del vehículo en el puente Westminster en Londres
No te pierdas