¡A soltar los frenos!

-
Samuel García

Todos los deseos apuntan a que la locomotora estadounidense reanude su marcha lo más pronto posible. Ello jalará de inmediato a la larga cadena de vagones que tiene tras de sí; y la economía mexicana es de los primeros.

- La percepción favorable a que esto ocurrirá muy pronto, quizás a partir del segundo trimestre, se ha reflejado inmediatamente en el clima de negocios y en la confianza sobre la evolución futura de la economía nacional. Así lo indican los resultados que arroja la última encuesta empresarial que realizó el Banco de México a finales de febrero pasado.

- En ella se muestra un cambio dramático en el clima de negocios: 67% de los interrogados dijo que la segunda mitad del año será mas propicia que la primera y sólo 7% advirtió un deterioro. Estos datos contrastan notablemente con el escaso 18% de optimistas que fueron entrevistados apenas en diciembre pasado.

- Se puede pensar que esta transformación se explica únicamente por el acentuado pesimismo que se vivió durante el último bimestre de 2001. Sin duda que esto influyó de modo considerable; sin embargo 67% de los contabilizados en febrero pasado es el porcentaje más alto registrado en esta encuesta en los últimos 22 meses. Es decir, ni siquiera en momentos de fuerte crecimiento económico, como los vividos durante 2000, se había visto un optimismo tan acentuado como el de las semanas iniciales del presente año.

- Estos y otros sondeos similares nos llevan a pensar que el repentino buen clima empresarial tiene relación directa con el despertar de la economía del vecino país del norte y, claro está, con una mayor estabilidad macroeconómica en México que posibilitará el contagio inmediato de la recuperación.

- Lo triste del caso es que el optimismo que hoy se refleja en los estudios de opinión no tiene nada que ver con iniciativas propias o con políticas deliberadas de fomento por parte los poderes Ejecutivo y Legislativo. Al contrario, el documento al que hacemos alusión advierte que los principales frenos que podrían dar al traste con las favorables perspectivas están relacionados con una asombrosa parálisis de creatividad, efectividad y negociación para llevar adelante las políticas públicas: ausencia de una reforma energética y eléctrica (19% de la muestra); carencia de una reforma laboral (17%); seguridad pública (9%); desregulación y falta de competencia interna (9%); reforma fiscal (9%) e incertidumbre jurídica (5%).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- ¡Qué lamentable es ver que mientras el ferrocarril de la unión americana comienza a caminar y a jalar a los vagones, aquí no nos hayamos decidido a soltar los frenos y a crecer a mayor velocidad!

- –El autor es economista y columnista de temas financieros.

Ahora ve
Así fue la primera visita oficial de Justin Trudeau a México
No te pierdas
×