A tres semanas

-

Poco después de los ataques a las Torres Gemelas de Nueva York, Colin Powell, secretario de Estado de la Unión Americana, expresaba: "no pienso involucrarme demasiado en los asuntos de México". La declaración debe verse como reacción a la inmovilidad del gobierno de Vicente Fox en torno al hecho, que Estados Unidos tradujo en falta de solidaridad y apoyo.

- -

De acuerdo con algunos analistas, el mandatario se encontraba entre la espada y la pared. Por un lado era imperativo, en ese momento, acercarse al vecino país del norte; por otro, negociar en el Congreso el paquete fiscal con las "nacionalistas" facciones del PRI y el PRD, que condicionaban su voto a no involucrarse demasiado en el conflicto.

- -

Tres semanas después el Presidente, en su afán por lavar el error con su homólogo estadounidense, tocó las puertas de Washington y de la ciudad dirigida por Rudolph Giuliani para externar su respaldo incondicional en la lucha contra el terrorismo. "Muchos mexicanos fueron víctimas del atentado y debemos una respuesta franca y enérgica para ellos y sus familias", enfatizó.

-

Ahora ve
No te pierdas