A vino revuelto

Tras la fusión Pernod Ricard-Allied Domecq, en México los grandes cambios serán en la unidad de
Verónica García de León

Aún es pronto para visualizar el impacto que tendrá en México la operación más grande en la historia de la industria licorera en los últimos ocho años. Por unos $14,000 millones de dólares, la francesa Pernod Ricard, la tercera empresa productora de licores más grande del mundo, y su socia estadounidense Fortune Brands, externaron su intención de comprar a la británica Allied Domecq.

-

Analistas del sector consideran que, de concretarse tal operación, es posible que Pernod le apueste al negocio de los vinos que desde hace más de 45 años desarrolla Allied Domecq en México. Esta firma –la segunda destiladora más grande en el mundo– posee en México 35% del mercado de vinos y licores.

-

“Sería difícil pensar que Pernod diera pasos para alejarse de una fórmula que está funcionando y a la que le ha apostado fuertemente Allied Domecq”, dice Luis Cetto, presidente de la Asociación Nacional de Vitivinicultores. Actualmente, el mercado mexicano de consumo de vinos crece a un ritmo de 12% anual. Este dato, sin duda, despertó el interés de la firma francesa. Allied Domecq ha invertido $20 millones de dólares en los últimos dos años para relanzar sus marcas Calafia y XA y orientarlas hacia un mercado premium. La facturación de Allied Domecq en México representa apenas 8% de sus ventas mundiales, que superan los $5,000 millones de dólares. Sin embargo, “éste es nuestro tercer mercado en importancia después de Estados Unidos y España”, resalta Amador de Carvalho, presidente para América Latina de esta empresa.

Newsletter
Ahora ve
El GPS, con efectos secundarios en el cerebro
No te pierdas