Acero y (dúo) dinámico

Concavus & Convexus es la empresa con la que Uriel y René Salgado quieren transformar la industria de la construcción.
1070 picf013  (Foto: Carlos Aranda / Mondaphoto)
Gabriela Cabrera
Uriel y René Salgado Velasco
CONCAVUS & CONVEXUS
Inicio de operaciones: 2005
Inversión inicial: 100,000 pesos
Facturación 2010: 55 mdp
Crecimiento 2009 a 2010: 30%
Empleados: 120

En 2005, dos jóvenes de 23 y 25 años llegaron a la oficina de Víctor Moya, director general de Grupo Z, una comercializadora y productora de gas licuado. Su propósito era adjudicarse un proyecto de almacenamiento y distribución de gas. Se habían enterado de que la compañía con sede en Colima estaba buscando un proveedor que transformara perfiles de aceros para desarrollar un complejo de contenedores esféricos.

No tenían cita. Llegaron a las 8:00 AM para ser los primeros en presentar su propuesta. Durante toda la mañana vieron desfilar a ingenieros industriales y civiles, arquitectos y representantes de empresas extranjeras. La gasera también contemplaba la posibilidad de importar una máquina de rolado de acero.

Ya al mediodía, el gerente general pidió reunirse con los dos jóvenes porque alguien le había cancelado una reunión. Uriel y René Salgado Velasco le explicaron al directivo de la empresa que ellos podían darle formas curvas y convexas al acero de diferentes dimensiones.

Lo hacen con una máquina que desarrollaron junto con su padre, Tomás Ignacio Salgado, quien se dedica al diseño de maquinaria para la industria papelera y de la construcción.

Después de varias pruebas, su empresa, llamada Concavus & Convexus (dedicada a la fabricación y montaje de estructuras no convencionales), ganó el proyecto. Hoy, los emprendedores han triplicado los ingresos de la firma y crecen en promedio 30% anual en ventas y empleo.

Después llovieron más proyectos. Hicieron la estructura metálica del estadio OmniLife, en Guadalajara, Jalisco. También ejecutaron la del estadio Sánchez Rumoroso en Coquimbo, Chile; más tarde, la del museo Soumaya, en la Ciudad de México. Recientemente fueron contratados para crear la del Santuario de los Mártires, en Tlaquepaque, Jalisco, que tendrá 8,500 metros cuadrados de construcción. Una obra superior a la de la Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México, cuya superficie es de 2,516 metros cuadrados.

"Cada año los proyectos que ganamos han superado a los anteriores, en tamaño y complejidad. Esto es una fortaleza, pero también una debilidad, porque la empresa siempre está en una situación retadora", comenta René Salgado.

Por ejemplo, uno de los retos más importantes es la escasez de personal calificado para calcular, diseñar y construir estructuras curvas y convexas.

"Mucho del talento de nuestra gente lo hemos desarrollado, invirtiendo uno o dos años en su capacitación y después en su especialización en el extranjero", añade el emprendedor.

La empresa tiene el desarrollo tecnológico y el diseño que le permitirá posicionarse y competir de forma internacional, garantizando su crecimiento, considera Elisa Cobas, directora del EGADE del Tecnológico de Monterrey.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De hecho, Héctor Castellanos, vicepresidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción y coordinador general de la obra del Santuario de los Mártires, destaca la especialización de la empresa en estructuras de alto grado de complejidad como principal valor para competir.

Hacia adelante, Concavus & Convexus se visualiza como una empresa institucional, con alianzas estratégicas y con un crecimiento estable y ordenado, estima Cobas. "La única debilidad que veo en estos emprendedores es que, en un momento dado, la demanda los rebase y no puedan hacerle frente por falta de recursos", señala.

Ahora ve
‘La Araña Francesa’ escaló el edificio más alto de Barcelona y lo grabó todo
No te pierdas
ç
×