Actores versátiles

En los cines aprendieron una nueva forma de trabajar. ¿La llevarán a otros sectores?
RM

México volvió al cine. Para este año los exhibidores esperan 120 millones de espectadores en todo el país, contra el peor momento, en 1995, cuando la cifra cayó a 63 millones. Cinemex, Cinemark y Ramírez, impulsores de esta revolución, subrayan que el cambio habría sido imposible si no hubieran transformado por completo la forma en que trabajaban sus empleados. En los años 90, antes de la llegada de estos cines, era impensable que un empleado hiciera más de una tarea: o vendía boletos o palomitas.

-

“Pero nuestro negocio no es vender boletos o palomitas, sino entretenimiento”, explica Miguel Ángel Dávila, director de Cinemex. Así que la tarea de un empleado es el servicio, en todos los aspectos. El concepto de empleados multifuncionales hizo que los sindicatos protestaran: “Temían perder cotos de poder”, dice Dávila, y pusieron de pretexto que habría menos empleos. Por ejemplo, en los contratos colectivos exigían un proyeccionista por cada proyector. Los nuevos complejos llegan a encargar hasta seis proyectores a un solo empleado. “En seis años hemos creado 2,500 puestos de trabajo que antes no existían”, dice Dávila, quien calcula que en ese plazo el empleo en las salas de exhibición del país se ha triplicado. Organización Ramírez llegará este año a 5,400 empleados, el doble de hace seis años.

-

La nueva forma de trabajo –ya aceptada por los sindicatos– fue importada en gran parte de los fast food (negocios de comida rápida). En Estados Unidos, las empresas tipo McDonald’s funcionan como primera experiencia de trabajo para una gran proporción de  jóvenes, como ahora sucede en los cines. Pero en México, según Ken Higgins, de Cinemark, las cosas han sido diferentes: “Esperábamos que los jóvenes estuvieran unos cuantos años y después buscaran otras oportunidades laborales, pero no todos lo han hecho. Hay varios cientos que están con nosotros desde el principio”, comenta Higgins.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Dávila explica que en Cinemex se ha implantado “la cultura de la papa”, es decir “o vas pa’ arriba o vas pa’ fuera”. Se trataba de replicar esa idea del trabajo de mostrador como primera experiencia, pero en el mercado todavía no había una cantidad suficiente de jóvenes capacitados para las nuevas exigencias de la industria. De esos primeros empleados se han obtenido los mandos medios. La rotación (de 26% anual en Cinemex) es menor que en otras empresas de servicios. Aún así, Dávila confía en que las siguientes generaciones, ya con una nueva cultura laboral, seguirán su camino en otras actividades.

-

Ahora ve
Las brigadas internacionales apoyan en Álvaro Obregón
No te pierdas
×