ADE <br>Prórroga... para los Bancos

Si no consigue reestructurar, ojalá totalmente, los créditos otorgados, la banca mexicana persisti

A pesar del contundente apoyo gubernamental que ha obtenido la banca mexicana desde que inició la crisis, la mayoría de dichas instituciones aún están lejos de derrotar a uno de sus principales fantasmas: el de sus carteras vencidas.

-

Según numerosos analistas, esta es la razón fundamental que ha llevado a los bancos a prorrogar el plazo para reestructurar créditos al amparo del Acuerdo de Apoyo Inmediato a los Deudores (ADE) hasta el 30 de abril de 1996. Es decir, 90 días más de lo contemplado inicialmente, pero ello para beneficio de los bancos, no para los deudores.

-

Según el semanario Tendencias (11 de diciembre de 1995), el gobierno ha apoyado directamente a las instituciones bancarias a través de la compra de cartera de crédito a bancos capitalizados por otras instituciones, interviniendo a otros bancos y con la implementación del ADE.

-

En el primer caso, los beneficiados han sido Probursa —que implicó compra de cartera por parte de Fobaproa por $4,700 millones de pesos—, Bital (por $4,380 millones), Bancen ($1,100), Serfin ($4,340), Promex ($3,030), Atlántico ($3,700) y Bancrecer-Banoro ($5,020). Banca Confía es la única institución que se mantiene en el Programa de Capitalización Temporal (Procapte), con obligaciones por $425 millones de pesos.

-

Actualmente, la cartera comprada por el gobierno sobrepasa los $26,000 millones de pesos y, según este mismo semanario, falta considerar la posible compra de cartera a Confía, Mexicano y a los dos bancos más grandes del país: Banamex y Bancomer. Se estima que dicha operación alcanzaría la extraordinaria suma de $23,000 millones de pesos.

-

En cuanto al segundo tipo de apoyo, se intervino, por bajos niveles de capitalización, a los bancos Obrero, Interestatal, Oriente e Inverlat.

-

Y en lo que respecta al ADE, un subsidio gubernamental complementa las menores tasas de interés que ofrece el Acuerdo a sus deudores (dependiendo del tipo de crédito que hayan adquirido). Este apoyo oficial busca que los ingresos financieros de las instituciones bancarias no se vean tan deteriorados.

-

Y aún así...
-Sin embargo, este “apapacho” gubernamental no ha bastado y, para resumir, ahí están las cifras: al cierre del año pasado, la cartera vencida de la banca alcanzó el nivel histórico de 18.5%, lo que en pesos y centavos significa $120,000 millones de pesos. Hace un año y medio, ni el más pesimista o el más acérrimo enemigo de la banca privatizada habría pensado en este tenebroso escenario.

-

Y por ello la prórroga que, según las instituciones de crédito, está concebida como la “única alternativa” para resolver créditos entrampados, casi en su totalidad producto de la crisis financiera desatada a fines de 1994. En otras palabras, el ADE estaría ayudando a “limpiar” la bodega de las cifras malas, pero aliviando pocas cargas reales.

-

En primer lugar, porque muchos de los créditos reestructurados que contabiliza la banca se dieron de forma automática y pertenecían a clientes que nunca dejaron de pagar. En segundo, porque no se prorrogó también la fecha límite para firmar la carta de intención.

-

¿Qué se busca entonces? Un retoque a las cifras, según muchos, aunque ningún banco lo reconozca.

-

En cualquier caso, según lo manifestado el 11 de enero por la Secretaría de Hacienda y la Asociación de Banqueros de México, hasta el 31 de diciembre de 1995 se logró renegociar los términos de pago de 73% del universo de créditos previstos dentro del programa. Y la decisión de extender el plazo para reestructurar créditos con problemas era sólo para los deudores que firmaran la carta de intención antes del 31 de enero.

-

Así, la prórroga se convirtió en realidad en un “respiro” para los bancos, que ahora disponen de más tiempo para desahogar créditos que no podían atender en los plazos convenidos.

-

Y hay más aún. Los créditos que no se reestructuren tendrán que reconocerse como pérdidas y afectarán el capital de las instituciones, así como los niveles de reservas preventivas que les exigirán las autoridades.

-

Funcionarios de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) reconocen extraoficialmente que unos $12,000 millones de pesos podrían ser reconocidos como pérdidas bancarias si el ADE no rebasa un 85% de créditos reestructurados respecto al universo contemplado originalmente.

-

Según las últimas cifras de la CNBV, hasta el 31 de enero la banca comercial consiguió reestructurar 1’544,856 créditos, equivalentes a pasivos por un total de $145,883 millones de pesos. Hasta esa misma fecha se habían firmado más de 551,000 cartas de intención.

-

Cuando comenzó a operar el ADE, en septiembre de 1995, los banqueros anunciaban con bombos y platillos que éste beneficiaría a 100% de los acreditados, a 75% de los créditos empresariales —de las micro, pequeñas y medianas empresas— y a 78% de los deudores de tarjetas de crédito. Asimismo, 91% de los créditos personales y 49% de los hipotecarios disfrutarían de las ventajas de este “macroacuerdo”.

-

Sin embargo, hoy, con la prórroga, está dando cuenta, sobre todo, de la persistente debilidad financiera de la banca nacional.

Ahora ve
Autoridades hallan fosa clandestina en las afueras de Tijuana
No te pierdas
×