Adiós a la Babel contable

Para los que operan aquí y en el extranjero, los reportes financieros se convierten en una ensalada
Nora Vasconcelos

Diferentes reglas y planteamientos contables particulares han transformado al comercio y la actividad financiera internacional en un reto similar al de organizar un campeonato mundial de fútbol sin contar con un reglamento unificado.

-

Tan sólo hay que ver la situación que enfrenta actualmente cualquier empresa multinacional, que necesita llevar contabilidades diferentes según las normas de cada país en el que está presente.

-

El problema es similar para aquellas compañías que son subsidiarias de alguna organización internacional o que cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York, quienes llevan dos contabilidades, una de acuerdo a las normas nacionales y otra adecuada al país donde operan.

-

“Esto genera importantes desembolsos a las firmas, porque sus contadores tienen que trabajar el doble o el triple en informes financieros a fin de que estén alineados a las diferentes reglas”, explica José Manuel Canal Hernando, presidente del Consejo Mexicano para la Investigación y Desarrollo de Normas de Información Financiera.

-

Las dificultades para realizar cualquier tipo de operación internacional (al igual que las fallas que llevaron a la quiebra a corporaciones como Enron), motivaron a diferentes países y organizaciones a trabajar en soluciones que permitan mejorar esta situación.

-

“Estamos en un verdadero punto crítico en la historia de la contabilidad”, reconoce Paul Volker, presidente del International Accounting Standards Board (IASB) y ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos.

-

Este organismo, con sede en el Reino Unido, se encuentra desarrollando las normas unificadas que serán aplicadas a partir de 2005 en la Unión Europea, Japón, Australia y Canadá. Paralelamente, también ha firmado un protocolo de colaboración con el Financial Accounting Standards Board (FASB) de Estados Unidos, para lograr la convergencia entre las prácticas de la unión americana y las internacionales.

-

Contabilidad azteca
En México las reglas de contabilidad durante los últimos 34 años fueron desarrolladas por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMPC). Esto permitió a las empresas realizar operaciones tan complejas como la fijación de precios para mercancías en almacén que han sido compradas en fechas distintas, el registro de una venta o el determinar el tipo de cambio de una transacción que se concretará en el futuro.

-

Sin embargo, a raíz de la economía cambiante del país y su estrecha relación comercial con el exterior, en 2001 se creó el Consejo Mexicano para la Investigación y Desarrollo de Normas de Información Financiera (CINIF), con el objetivo fundamental de establecer reglas de aplicación obligatoria que permitan a las compañías o entidades de los sectores público y privado emitir información financiera transparente y comparable a escala internacional.

-

¿Cuál ha sido el trabajo realizado por este organismo desde su creación a la fecha? Canal Hernando señala que los primeros meses implicaron obtener los compromisos económicos de firmas y organismos que ayudaran a dar vida a este proyecto, así como al centro de investigación.

-

Entre las instituciones convencidas del trabajo del CINIF se encuentra el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el cual se mostró interesado en esta labor que busca la convergencia del país con los estándares contables internacionales, pero mediante el establecimiento de normas adecuadas a la realidad mexicana.

-

“No funciona traducir lo que están haciendo las instituciones extranjeras, porque en México hay leyes y situaciones económicas distintas”, observa el directivo.

-

Actualmente los bancos siguen reglas establecidas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), pero son distintas a las del IMCP, de tal suerte que si lo que se busca es la convergencia, lo primero que se tiene que hacer es tener una sola contabilidad en México. En este sentido, ambos organismos se han puesto de acuerdo para eliminar diferencias.

-

De igual forma, el CINIF trabaja ya con el gobierno, a fin de que equipare su contabilidad a las normas generales que se están planteando para todo el país.

-

Esta organización ha recibido el apoyo tanto de las autoridades como del sector privado, conscientes de los beneficios que traerá para la nación un solo juego de reglas. El más importante: crear las normas para que las empresas preparen su información financiera bajo reglas que se entiendan en todo el mundo.

-

El reto
Durante su más reciente visita a México, Paul Volker reconoció que todavía no se cuenta con normas globales que permitan tener criterios más homogéneos en lo que hace a la contabilidad.

-

“No se trata de algo unitalla que vaya a satisfacer a todos los gustos y a todas las circunstancias. Habría que ver si países o industrias diferentes necesitan establecer enfoques distintos –enfetiza el funcionario–. Un sistema financiero internacional precisa de normas internacionales, para ello necesitamos ser muy disciplinados.”

-

En un año más, los primeros países probarán las ventajas de tener un solo balance, un solo reporte financiero y un solo sistema contable, sin tener en cuenta fronteras, idiomas ni normas especiales según la nación. De la celeridad de los cambios en México dependerá la posibilidad de ahorrar procesos y estrés a los gerentes de finanzas de firmas multinacionales.

Ahora ve
No te pierdas