Adiós a la mala imagen

No+Vello quiere depilar a los mexicanos sin pagos por adelantado.
Regina Reyes-Heroles C.

En 2010 llegó a México No+Vello, una franquicia española especializada en fotodepilación, justo cuando el consumidor resentía los estragos de la crisis financiera y su confianza en los servicios de depilación estaba dañada por el fraude que cometió dos años antes Neoskin, firma de depilación láser.

- Esto no impidió que Just Enjoy, el fondo al que pertenece la marca que tiene 900 puntos de venta en todo el mundo, invirtiera en México 36 millones de pesos (MDP). “El mexicano está mucho más preocupado por su cuidado personal que el europeo”, dice José Miguel López-Frade, presidente de No+Vello. Además, las crisis son buenas para lanzar franquicias, pues mucha gente pierde su trabajo y puede optar por ser su propio jefe, agrega Yolanda Gago, CEO de No+Vello.

- La marca española abrió 52 puntos de venta en el primer año de su llegada a México. Su reto es sobreponerse a la mala imagen que dejó Neoskin, que quedó a deber 100 MDP por tratamientos prepagados. “Los mexicanos se quedaron con la idea de que las franquicias de este estilo son descuidadas y cobran por adelantado”, dice Juan Carlos Rivera, director del área de Mercadotecnia del Tec de Monterrey, Campus Santa Fe. Pero López-Frade está seguro de que su empresa vencerá esta percepción. “El modelo de No+Vello es transversal al concepto de Neoskin. Cobramos por sesión y nuestra marca tiene una compañía detrás”, aclara.

- Para el directivo, el éxito de No+Vello viene de la popularización de la depilación definitiva (quieren llegar a niveles entre A y C-) y de la técnica que usan. “La fotodepilación ha sido exitosa porque es distinta a la de Depilité y Neoskin. No duele”, señala Ferenz Feher, director de Feher y Feher, una consultora en franquicias. Además, las mujeres mexicanas destinan hasta 50% de su presupuesto personal a tratamientos de belleza, dice Rivera, del Tec. Los hombres no se quedan atrás: ya son 17% de los clientes de No+Vello.

- La española quiere tener más de 50% del mercado de depilación en México, con 1,300 clínicas para 2016. En 2011 arrancará su plan de expansión rumbo a Argentina, Colombia, Perú, Guatemala, y California y Florida en EU. Y México fungirá como su oficina central. Su mayor desafío no será captar clientes, sino ser vista como una empresa seria y “llegar a ser la primera que viene a la mente en franquicias de belleza”, dice el académico del Tec.

Ahora ve
Los incendios en Portugal y España han dejado decenas de víctimas
No te pierdas
×