Aguas con el agua

-

Cada año nos vemos presos de las lluvias torrenciales y, aunque nos encanten las tardes nubladas, es muy incómodo ir por la calle entre charcos y salpicaduras. Por ello, más vale prevenir e ir comprando un paraguas. Sólo un consejo: por más elegantes que éstos sean, no hace falta adquirir un modelo de marca para ser distinguido y lucir como magnate; tampoco hay que conseguir la sombrilla más cara y exclusiva de la tienda, pues una de dos: o la dejará olvidada en la oficina de un cliente o se la robarán en un restaurante por llevar el nombre del diseñador en letras grandototas. Mejor cómprese uno o dos de nylon, que son económicos y bastante aguantadores. Recuerde lo que sucedió a los dueños de Fendi, que se llevaron gran sorpresa al lanzar al mercado un paraguas de piel de víbora tratada de $8,ooo pesos, pensando que sería un exitazo, y qué cree, ¡nadie lo ha comprado todavía!

Ahora ve
No te pierdas