Aguas Residuales <br>¿Baños de pureza?

Es un problema, pero también una atractiva oportunidad: en el Valle de México no se trata ni 20% d

Referirse a la ciudad de México como la más grande del mundo puede llegar a inspirar cierto orgullo. No debería ser así.

-

Más que halagos, su crecimiento caótico le ha producido grandes problemas; algunos, incluso, la superan. En los próximos años, las autoridades federales se harán cargo de uno de ellos, bajo lo que llaman un nuevo enfoque de Política ambiental. Con inversiones de alrededor de $900 millones de dólares, ha dado inicio uno de los proyectos hidráulicos más grandes en la historia de la ciudad.

-

En México y en el extranjero, las empresas con interés en participar en las licitaciones para la construcción de cuatro pláticas de tratamiento de aguas negras están al pendiente de la información técnica y de las condiciones de inversión que poco a poco fija el gobierno.

-

El trabajo de proyección está en efervescencia. Financiado con créditos blandos de organismos internacionales, al proyecto le cuelga la etiqueta de urgente. El agua está en vías de convertir a la ciudad "más grande del mundo" en la gran víctima de sí misma: se están agotando las fuentes de aprovisionamiento, a la vez que problemas subterráneos la han puesto en riesgo de quedar ahogada en sus propios desechos líquidos.

-

Incluso, la falta de control de sus desechos ha convertido a la ciudad en exportadora de problemas de contaminación a las zonas vecinas. En el estado de Hidalgo, donde los agricultores emplean las aguas negras para el riego de sus legumbres, la incidencia de enfermedades gastrointestinales es entre 14 y 20 veces más alta que en la ciudad de México.

-

El gobierno de la capital no quiere dejar pasar el tiempo. No va a desaprovechar la gran oportunidad de disponer de créditos cuantiosos, que ganó a ciudades como Guadalajara. Además, aunque algunos funcionarios insisten en que en México ya pasaron los tiempos en que las obras importantes estaban ligadas a los acontecimientos políticos, la intención es que las cuatro plantas de tratamiento estén funcionando en tres años, justo antes de que concluya el actual periodo de gobierno.

-

El pasado 9 de enero, el presidente Ernesto Zedillo firmó como testigo de honor el contrato por el que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) concede un crédito de $410 millones de dólares para las obras del proyecto hidráulico.

-

Las autoridades capitalinas dicen que el cierre de este contrato es la señal de confianza que el Fondo de Cooperación Económica de Ultramar (OECF, por sus siglas en inglés) de Japón esperaba para concretar el crédito complementario, por $365 millones de dólares, que en teoría será aprobado antes de concluir febrero de 1997.

-

EL PROYECTO
-
Segundo a segundo, el Valle de México aumenta su consumo de agua en 1,000 litros. El gobierno, hasta ahora responsable de su dotación, dice tener cubierta esa demanda creciente por los siguientes 11 años.

-

Aunque por encima del promedio nacional, en el Valle de México no se trata ni 20% de las aguas residuales generadas. Una abrumadora cantidad de aguas negras, unos 41,000 litros, es vertida cada segundo a través de tres grandes colectores a los ríos El Salto y Tula, y a la presa Endhó, puntos de partida de un largo y peligroso recorrido que termina en el Golfo de México, a la altura de Veracruz.

-

En Tula, el gobierno calcula que estas aguas son empleadas en unas 90,000 hectáreas de riego, lo que ha provocado que entre la población local, unas 400,000 personas, hayan aumentado significativamente las enfermedades infecciosas.

-

Pero los problemas ecológicos más graves están en casa. Los mantos acuíferos del valle están sobre explotados, pues de ellos se extrae, mediante pozos, 66% de los 60,000 litros de agua potable que utiliza por segundo la zona metropolitana de la ciudad.

-

El agotamiento de los mantos no sólo obliga a recurrir a fuentes externas cada vez más lejanas y, por tanto, a costos más altos, sino que además está produciendo hundimientos en algunas zonas de la ciudad de hasta 21 centímetros por año.

-

En estas zonas, el sistema de drenaje ha perdido el declive que permite el desalojo de las aguas negras a los grandes colectores, lo cual representa un peligro inminente de inundaciones en caso de fuertes lluvias o fallas en la red.

-

De hecho, ambos problemas ya están aquí. Sobre el sistema Cutzamala recae buena parte de la responsabilidad de dotación de agua potable a la ciudad de México para los próximos 11 años. De igual forma, existen partes en la red del drenaje profundo de la ciudad de México que, por quedar a un nivel más alto de donde han ocurrido los hundimientos, están inhabilitadas, sobrecargando la capacidad de otras ramificaciones.

-

El gobierno admite que tiene que acelerar el paso frente a un problema que lo está dejando rezagado. Las reformas legales que admiten y promueven la participación de empresas privadas en el tratamiento de aguas residuales están hechas desde hace cinco años. Los subsidios al precio del agua, a su vez, están en vías de reducción y, para algunos usuarios, de extinción.

-

LOS SOCIOS
-
Por lo regular reticentes a hablar de sus errores y de problemas desatendidos, esta vez las autoridades capitalinas están reconociendo públicamente que hay cultivos contaminados, epidemias y riesgos inminentes de inundación en la sobre poblada ciudad de México.

-

La información sobre lo que el gobierno de la ciudad llama Saneamiento del Valle de México, y que el BID ha puesto al alcance de todos en Internet, está fluyendo dentro y fuera del país,.

-

En sus oficinas de la ciudad de México, Grupo de Consultoría/ América Latina preparó en septiembre pasado una carpeta de información de proyectos de infraestructura viables en México; 12 de ellos tenían que ver con la ecología.

-

Con ocho años en México, CG/LA (por sus siglas en inglés) tiene entre los servicios a sus clientes, en su mayoría compañías estadounidenses, detectar áreas de inversión en el momento en que se van abriendo en América Latina, fijar las estrategias de inversión que más les convienen, incluyendo aspectos financieros, normativos, y realizar análisis macroeconómicos regionales y nacionales. "Inteligencia de mercado", dice Víctor Aguilar, Gerente de Operaciones en México.

-

Las compañías de tecnología ambiental tienen el viento a favor. Se trata de empresas que nacieron y crecieron en los países altamente industrializados, a los que ya no tienen mucho que ofrecer, pues las necesidades de infraestructura están fundamentalmente satisfechas. Cuando menos ya no esperan un crecimiento espectacular de su mercado ambiental. Tienen que expandirse para sobrevivir, y en el caso de las estadounidenses Latinoamérica les queda más cerca, en concreto México, precisa Aguilar.

-

En los llamados países emergentes, prácticamente todo está por hacerse en esa materia. Además, están bajo los efectos de una ola privatizadora que inunda casi todos los sectores de la economía.

-

Los organismos multilaterales están abriendo las puertas para la inversión en esas economías mediante créditos en condiciones favorables. El Banco Mundial, por ejemplo, reunió recientemente entre empresas del sector $8 millones de dólares para la creación de una base de datos con fines de promoción de proyectos de inversión a la que tendrán acceso los aportantes.

-

Sólo el fuerte olor del tequila, despedido por la crisis financiera mexicana de diciembre de 1994 y que se extendió hasta el sur del continente americano, ha generado desconfianza en los inversionistas ambientales.

-

Pero su recato no llega a decepción. Por el contrario, las demandas de información siguen llegando a CG, que da servicio a 10 grandes empresas en Estados Unidos, cuyo nombre prefiere reservarse, y eventualmente atiende solicitudes de información de inversionistas japoneses.

-

Con las megaplantas de tratamiento de la ciudad de México en la pupila, algunas de esas compañías, poseedoras de la mejor tecnología ambiental del mundo, se asocian con constructoras nacionales para ir en busca de un buen contrato.

-

LAS FORMAS
-
El proyecto de saneamiento del Valle de México inicia con la restauración del "seguro de vida de la ciudad": el drenaje profundo.

-

Se trata de la construcción de 45 kilómetros de túneles, uno para dar salida alterna al Gran Canal (en el que, por los hundimientos, ya se registran devoluciones de aguas negras) y otro menor para ampliar la capacidad del emisor del poniente de la ciudad; de la instalación de dos plantas de bombeo y la creación de dos lagunas de regulación para ese túnel del poniente, y, finalmente, de la rehabilitación de una parte del río de los Remedios que permitirá desahogar el Gran Canal cuando reciba mantenimiento.

-

Estas obras consumirán, aproximadamente, la mitad de los $907 millones de dólares que costará el proyecto.

-

El resto del dinero, destinado a las plantas de tratamiento, será manejando en un fideicomiso, tras un año de disputas entre autoridades del Distrito Federal y del Estado de México en las que éste último se quejó de violación a su soberanía por no ser considerado en las obras a construir en su territorio.

-

Se resolvió que la Comisión Nacional del Agua (CNA) sea el agente técnico al que el fideicomiso comisionará para organizar, bajo su vigilancia, los concursos y supervisar las obras.

-

A pesar de su política de no endeudamiento, la Secretaría de Hacienda aceptó respaldar la parte del crédito dirigida al Estado de México –que, de acuerdo con fuentes del gobierno capitalino, tiene un problema endémico de deuda–, que a cambio se comprometió a garantizar la eficiencia en la operación de las obras y a cobrar por el uso del agua municipal.

-

¿Y EL NEGOCIO?
-
La construcción de las plantas, que se prevé den tratamiento a 90% de las aguas residuales que genera la ciudad, tendrá ventajas que no sólo agradecerán los agricultores de Tula. Será un impulso para la derruida industria de la construcción, generará empleos y dará mercado a los fabricantes extranjeros de equipo de tratamiento.

-

El plan de financiamiento del proyecto, según las autoridades capitalinas, se ligaría por el momento a la cuarta etapa del proyecto Cutzamala, y en el futuro próximo se convertirá en la fuente externa de aprovisionamiento de agua más importante para la capital.

-

Asimismo, se espera que con este proyecto otras concentraciones urbanas del país tengan más facilidades y experiencia en la obtención de financiamiento para sus proyectos. Urgen soluciones en Ecatepec y Chalco, Estado de México, con inundaciones recurrentes.

-

Sin embargo, el proyecto no es en sí mismo lo que los inversionistas están esperando. Salvo la operación de las plantas, todo lo demás no es más equipamiento urbano que quedará en manos gubernamentales.

-

El auténtico negocio será apenas un acto reflejo de este plan de saneamiento. Puesto que sólo existe un sistema el drenaje en la ciudad de México, entre las aguas residuales de las que las nuevas plantas tendrán que hacerse cargo irán las arrojadas por la industria.

-

A cambio de eso, las autoridades de Ecología exigirán que las industrias que los produzcan eliminen hasta cierto nivel los contaminantes peligrosos de sus aguas de desecho. De este modo, individualmente o en forma colectiva, los industriales que no tengan los medios para tratar sus propias aguas requerirán de los servicios de una planta de tratamiento. Por lo demás, las deudas del gobierno para la realización de los proyectos obligará a un reordenamiento del sistema de distribución y a retirar, aunque sea parcialmente, los subsidios al agua potable de la red municipal. En esas circunstancias, el reuso será una alternativa que las empresas de tratamiento pondrán frente a la industria.

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×