Ahora que llueve café

Los altos precios internacionales podrían ser la ruina de las cooperativas.
Alex Manda

Las cooperativas han sido la tabla de salvación de muchos agricultores -cuando hay sobreproducción o cuando el precio de los productos está por los -suelos. Pero en el caso del café, esta historia podría revertirse.

- Los elevados precios del café podrían afectar a las cooperativas que apoyan -a los pequeños agricultores cafetaleros si sus miembros optan por vender su -producción en otros lugares, o si se desata la superproducción en el mundo -entero.

- El precio alcanzó hasta $1.39 dólares en marzo y cayó hasta $1.15 a -mediados de abril, lo que representa una volatilidad de 17% en un mes.

- En marzo los precios del grano alcanzaron $1.39 dólares por libra en el New -York Board of Trade, valor cercano al mínimo de $1.41 ofrecido por las -cooperativas Fairtrade (que se rigen por el sistema de Comercio Justo) para el -café orgánico, precio nunca visto desde 1999.

- Al cierre de esta edición, a mediados de abril, el precio del café había -bajado a $1.15 dólares por libra; sin embargo, los mejores precios podrían -impulsar a los pequeños agricultores a salirse de las cooperativas y vender por -su cuenta en el mercado abierto, y de esta manera afectar financieramente a sus -organizaciones de apoyo.

- Los precios altos también podrían desatar la misma situación de fines de -los 90, cuando la producción masiva proveniente de Vietnam y Brasil aplastó -los precios y exterminó a un gran número de pequeños productores de café de -todo el mundo.

- “Los precios volátiles ponen a las cooperativas en riesgo desde dos -lugares”, considera José Luis Rojas, encargado de inversiones de Ecologic -Finance, un fondo de préstamos ‘verde’, sin fines de lucro que trabaja con -pequeños productores de café. “Por un lado –explica– podrían ser -incapaces de encontrar el dinero para pagar a los productores al comienzo de la -cosecha. Esto podría hacer que los productores decidieran liquidar su -producción en el mercado abierto en vez de venderla a la cooperativa”.

- Como segundo efecto, tal situación obligaría a las cooperativas a incumplir -los contratos con los tostadores de café.

- Por otro lado, “las cooperativas también están en riesgo si pagan a los -productores (los nuevos precios), y el precio cae y tienen que vender a pérdida -un par de meses más tarde”, advierte Rojas.

- Helen Da Silva, vocera de Oxfam Americas, señala que estas cooperativas son -vitales para el bienestar de los pequeños productores. “Los campesinos no -tienen el mismo poder cuando trabajan en forma individual que cuando lo hacen en -grupo”, afirma. “Sin las cooperativas, no tienen a alguien que trabaje a -favor de sus intereses”.

- Las cooperativas apoyan a los agricultores ofreciéndoles programas sociales -y precios por encima de los del mercado para la producción que venden a los -mercados de especialidades como Fairtrade.

- “En el sistema de Comercio Justo, los compradores trabajan directamente con -las cooperativas. El dinero vuelve a ellas y lo pueden usar para el desarrollo -de sus comunidades”, explica Da Silva.

- Exceso de oferta
-
Por otro lado, existe el temor de que las exportaciones provenientes de -Brasil y Vietnam remonten vuelo nuevamente, como lo hicieron en respuesta a los -precios igualmente altos de finales de los 90.

- Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, la producción de -café mundial aumentó 16.5% desde la temporada de cultivo 1998/1999 a la de -1999/2000. La última vez, los precios estaban por encima de $1.40 dólares la -libra. Esto llevó a que los valores bajaran a menos de $ 0.80 dólares la -libra, el punto de equilibrio para la mayoría de los cultivadores de café, -durante la temporada de cultivo 2000/2001, con efectos devastadores.

- “En 2001, se abandonaron las plantaciones porque simplemente era muy caro -hacer la cosecha”, recuerda Mario Monroy, titular de Relaciones -Institucionales de AgroMercados, la principal compañía de mercado de México -para los productos de Fairtrade.

- “Los agricultores perdieron tierras y empleos. Unos 600,000 recolectores -quedaron sin trabajo, sólo en la región de América Central”, señala Da -Silva, de Oxfam. Producto de ello es que los pequeños agricultores eligen -migrar a la ciudad o intentar el riesgoso viaje a Estados Unidos a través de -los desiertos del norte de México.

- “Actualmente hay camiones que llegan hasta la frontera desde los pueblos -más pequeños en las áreas productoras de café de Veracruz. Van a pasar -muchos años hasta que la vida vuelva a la normalidad”, asegura Monroy.

- “Después de las quiebras… hubo un aumento considerable en la cantidad de -emigrantes mexicanos que se dirigían al norte”, apunta Rojas. “Muchas de -las comunidades con las que trabajamos han perdido a sus parientes y amigos en -el intento por migrar al norte”.

- El número de emigrantes mexicanos que mueren intentado cruzar a Estados -Unidos de manera ilegal se elevó a 350 al año en 2000, y se mantuvo en más de -300 en los dos años siguientes, el nivel más alto desde los 80, de acuerdo con -el Centro de Investigación para la Inmigración de la Universidad de Houston.

Newsletter
Ahora ve
Las ciudades ‘santuario’ en EU, en riesgo de sanciones
No te pierdas