Al costo del dinero

-
Héctor Chávez López

La información sobre el desempeño de la economía estadounidense apunta a que la Reserva Federal de Estados Unidos continuará reduciendo sus tasas de interés el primer semestre para evitar que la desaceleración del vecino del norte se convierta en una recesión. Se estima que los réditos bajen hasta 5%.

-

Sin embargo, a pesar de esta tendencia internacional, parece que las cosas serán diferentes en México, por lo menos durante el primer trimestre. Hace algunas semanas, el Banco de México incrementó su restricción monetaria y provocó un aumento generalizado en las tasas de interés. El riesgo de que el tipo de cambio se debilite debido a la expansión del déficit comercial, y sus efectos en la inflación esperada, están detrás de esta estrategia restrictiva.

-

Los últimos datos conocidos sobre la demanda interna mexicana seguirán mostrando cierta fortaleza. Si bien este crecimiento del consumo tenderá a moderarse en los próximos meses, a las autoridades monetarias les preocupa que exista un desfase entre la desaceleración en Estados Unidos y México. Si la demanda interna mexicana permanece fuerte, mientras que la estadounidense se desacelera, existe el riesgo de que las importaciones superen por mucho a las exportaciones y que ello provoque un encarecimiento brusco del dólar. Como todo sabemos, una depreciación desordenada del peso traería como consecuencia un alza en las expectativas de inflación.  Para reducir el riesgo de que suceda, es de esperarse que el Banco de México continuará con su política monetaria restrictiva algunos meses más, manteniendo altas las tasas de interés, con objeto de desacelerar el gasto interno.

-

Además del posible efecto inflacionario de una depreciación del peso, el banco central también considera la posibilidad de que la reforma fiscal que planea el nuevo gobierno incluya algún tipo de ajuste en la tasa del IVA.  Si bien la eliminación de exenciones en las medicinas y alimentos tendría un impacto de una sola vez en el Índice de Precios al Consumidor y no crearía un aumento en la tendencia de la inflación, es probable que el Banco de México mantenga altas las tasas de interés para evitar que las expectativas de inflación se incrementen y sólo empezarían a bajar hasta que el impacto del ajuste al IVA haya quedado atrás.

-

Debido a lo anterior, no debe sorprender que las tasas de interés en México permanezcan altas a pesar de que las de Estados Unidos sigan bajando. Una vez que la reforma fiscal tenga una forma definida y que se haya corroborado el tamaño del impacto de la desaceleración de la economía de Estados Unidos en nuestras cuentas externas, es probable que las tasas de interés desciendan nuevamente. Sin embargo, ello no ocurrirá antes de abril o mayo del presente año. 

-

El autor es director de Análisis Económico de Banco Santander Mexicano

-

Ahora ve
No te pierdas