Al fondo de los datos

No almacenar correctamente la información representa una desventaja de negocios. Sencillamente, es
Rita Contreras Mayén

La información es valiosa y su resguardo implica fuertes sumas de dinero. Esta máxima, incuestionable entre los grandes corporativos, empieza a permear en compañías de menor tamaño que, a fuerza de enfrentar un mercado cambiante y altamente competitivo, van camino a convencerse de que proteger y administrar su información constituye un aspecto crítico de sus operaciones diarias.

- A los ojos de firmas como EMC2 y Compaq –provenientes de mundos tan diferentes como el de los mainframes y el de las computadoras personales–, las empresas pequeñas y medianas representan un alto potencial de crecimiento para sus soluciones orientadas al almacenamiento y administración de información

- Hasta principios de los 90, sin embargo, las soluciones disponibles se restringían a ambientes mainframes, además de implicar complejas metodologías de implantación y mantenimiento, ello sin contar que sus altos precios las volvían inaccesibles para usuarios no corporativos.

- Con la expansión de sistemas como Windows NT y Unix, y la evolución a sistemas cliente/servidor, con equipos cada vez más eficientes y baratos, el mercado del almacenamiento de datos empezó a mirar a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) como potenciales beneficiarias de estas novedades tecnológicas –sin quitar el dedo del renglón corporativo–, y proveedores de la talla de EMC2 y Compaq deciden salir a la captura de aquellos clientes que estuvieran buscando seguridad a buen precio y experiencia.

- Para Octavio Márquez, director de EMC2 en México –una firma que tiene presencia directa en el país desde noviembre pasado–, “la tecnología de almacenamiento es más barata cada año y eso hace que compañías más pequeñas tengan acceso a la misma, a fin de proteger su información y en consecuencia, su negocio”. Según él, esas empresas, usuarias en su mayoría de tecnologías de Windows NT , verán acrecentarse en 12 veces sus volúmenes de información durante los próximos años, cuando se hable de requerimientos de almacenamiento en cientos de terabytes.

- Por su parte, Enrique Valero, gerente de almacenamiento de Compaq, coincide en que el resguardo de la información se está volviendo un asunto de “dimensión crítica”, para las empresas medianas, cada vez más conscientes de ello. “Aún es mayor la preocupación por el precio de los equipos –puntualiza–; no obstante, ya es más claro que no se trata de una mera política de respaldo y recuperación de información, sino de las claves del negocio”.

- Explica Márquez: “La lógica del incremento acelerado de almacenamiento obedece a los saltos de información que han dado las empresas de todos tamaños. Si en los ambientes corporativos la evolución de los sistemas ejecutivos de información y sus consecuentes data warehouses o almacenes de datos consumían amplios espacios en disco, las Pymes han experimentado esas exigencias al usar software empresarial del tipo ERP (Enterprise Resources Planning) y acumular cada día más información de sus clientes y de su propia operación.”

- De acuerdo con Valero, esto significa que las Pymes no podrán administrar la información de una manera empírica, sino que tendrán que establecer políticas y procedimientos formales y tener un plan escrito, probado de respaldo y recuperación para confirmar la operación.

- “Nuestra propuesta –precisa– es ver el almacenamiento como un todo, compartir la información y crecerla, y en caso de saturar los espacios disponibles, sólo se añadirían nuevos dispositivos, sin tener que reprogramar o reconfigurar. Además, el manejo jerárquico permite que la información no utilizada se envíe de manera automática a una cinta, de tal modo que esté disponible pero no ocupe lugar en el disco. Se cuenta, además, con software que permite hacer la réplica simultánea de datos, ya sea de manera local o remota, y crear copias virtuales para respaldo. Estamos hablando de facilidades propias de mainframes, pero llevadas a usuarios medianos y pequeños”.

- Desde luego, se habla de un mercado de amplios vuelos en cuanto a valor se refiere, ya que, si bien no hay cifras precisas, Márquez estima que el valor del mercado de almacenamiento de información en México oscila entre los $100 y $120 millones de dólares.

Almacenamiento = comercio electrónico
Más allá del avance de las Pymes en cuanto a a adopción de soluciones de almacenamiento, la fuerza que catapulta a compañías como EMC2 y Compaq a los sitios estelares se denomina comercio electrónico. - Señala el directivo de EMC2: “La fuente de e-commerce es la información, y en internet su incremento es impredecible. Para aquellos que inicien negocios electrónicos, es claro que su valor esencial es la información, por lo cual hay que estar preparado para crecimientos de cero a un millón, en especial si se considera que si se pierde la información, se pierde el negocio”.

- En Compaq esto es más que claro: “Para las empresas de e-commerce , el manejo de operación será permanente; una caída o pérdida de información posiblemente significaría la quiebra”, intuye Valero.

- En términos generales, añade, la información se duplica cada 10 meses, mientras que en las empresas de comercio electrónico o telefónicas se duplica cada tres meses. “Asegurar la continuidad de la operación de empresas de comercio electrónico es el futuro del (negocio del) almacenamiento. En este contexto, aplicaciones de dataminning y datawarehouse se harán más populares, lo cual contribuirá al explosivo crecimiento del almacenamiento y en consecuencia, al manejo exponencial de la información”, puntualiza.

- Para Márquez, el costo de los servidores es accesible y esto facilita su cambio continuo, algo habitual en el comercio electrónico. “Sin embargo, los usuarios deberán crear una infraestructura de información que pueda soportar el crecimiento explosivo de su site en internet, sin importar que crezca su base de servidores. Para ello necesitan herramientas de software para administrar y garantizar la confiabilidad de su equipo”, enfatiza.

- Las propuestas tecnológicas para atender tales demandas van mucho más allá de los discos de mayor capacidad o los servidores de alto desempeño. El futuro se ubica en las redes de almacenamiento que evolucionarán a lo que ya se denomina terafarm o granjas de terabytes.

- “Esta estrategia, que EMC2 llama Enterprise Store Network (ESN), consiste en la capacidad de enlazar servidores con diferentes sistemas operativos, como Windows NT o Unix, los cuales podrán conectarse a la misma red y tener acceso a la misma información”, explica el directivo.

- En Compaq, la estrategia se sustenta en el concepto Enterprise Network Storage Architecture (ENSA o arquitectura de almacenaje de red empresarial), “lo cual facilita tender una red virtual en donde la información pueda ser vista como una sola unidad, independientemente de donde esté ubicada físicamente. Así, los usuarios perciben la información como un servicio, sin importar su localización geográfica ni la forma de almacenamiento, sea en discos o en cintas magnéticas”, señala Márquez.

- Ambas propuestas apuntan a lo mismo: lograr la funcionalidad de interconectar diferentes plataformas de una empresa en un ambiente en el cual pueda manejar todos sus sistemas y administrar la información en los repositorios del proveedor. Se trata, entonces, de un manejo cooperativo para el resguardo de la información.

- “Se busca que la red de información de una empresa y una red alterna de fibra óptica para velocidad de transferencia permitan fluir la información y la conduzcan, para su resguardo, a un arreglo de discos externos y una biblioteca de cintas externa. De tal forma, la información no ocupa ancho de banda de la red de operación de la empresa.”

Canales de Almacenamiento
Para atender al mercado de Pymes, tanto EMC2 como Compaq desarrollan una estrategia de canales certificados y asociados de negocio. - En el caso de EMC2 sus alianzas son amplias, con fabricantes de equipo original (OEM, por sus siglas en inglés), que fungen como revendedores; entre ellos: Unisys, Silicon Graphics, NCR y Bull. Presente en México desde 1995, cuando empezó a penetrar en el mercado a través de estas firmas, EMC cuenta asimismo con socios tecnológicos como SAP, Microsoft, Oracle, BMC Software, etcétera y este año esperan ampliar sus asociaciones y alianzas.

- Por su parte, Compaq ya cuenta en México con ocho canales certificados para soluciones de almacenamiento, distribuidos en la ciudad capital, Guadalajara y Monterrey. “La estrategia para el reclutamiento es de largo alcance porque se buscan perfiles específicos, ya que no se puede considerar a un distribuidor tradicional de tecnología”, arguye Valero.

- De hecho, se buscan canales orientados a segmentos de la industria capaces de ofrecer no sólo los productos sino soluciones e, incluso, consultoría que abarque el diseño hasta la implantación de redes de almacenamiento, de acuerdo con el modelo de operación del negocio del usuario. “Tenemos canales entrenados y dedicados a estas soluciones, que cuentan con experiencia previa como proveedores de soluciones en ambientes multiplataforma y que, además, se hallan certificados en sistemas operativos como Windows NT y Unix”, expresa el ejecutivo de Compaq.

- Durante el 2000, la división de almacenamiento de esta firma realizará, en conjunto con sus canales, una amplia campaña de difusión y educación sobre las ventajas de este tipo de redes. “En cuanto al futuro del almacenamiento, se puede considerar que más allá de los productos aislados, se vislumbra una combinación de soluciones integrales y las facilidades brindadas por las comunicaciones”, finaliza Valero.

Newsletter
Ahora ve
Estas son las afirmaciones de Donald Trump que no han sido confirmadas
No te pierdas