Al habla

-

Al igual que en México, también en el extranjero el uso de tarjetas telefónicas es más conveniente que el pago en efectivo. En Estados Unidos, sin embargo, vale la pena comparar precios. Aunque cualquier tarjeta cuesta lo mismo (por lo general $20 dólares), las compañías operadoras ofrecen tarifas sumamente discrepantes. Las tarjetas que se venden en farmacias permiten una conexión a cinco centavos de dólar por minuto, mientras que las que se expenden en las oficinas de correo brindan cerca del doble. En cuanto a lo que cuesta llamar usando una tarjeta de crédito ordinaria o una tarjeta de esas que premian al cliente con puntos por kilometraje en algunas aerolíneas, ni se le ocurra preguntar.

-

Newsletter
Ahora ve
¿Has soñado con ser una sirena?, una escuela te enseña cómo
No te pierdas