Algo más que sensual

-

En plena época del Viagra y con el boom de la sexualidad apoyada en componentes químicos, la industria del perfume se ha puesto a tono. Nace un perfume mexicano de nombre Tysché, enriquecido con feromonas sintéticas.

-

Las feromonas son hormonas que despide el cuerpo –principalmente a través del sudor–, que carecen de aroma propio pero que al ser captadas por alguna nariz cercana avivan el deseo sexual del receptor, dicen. Si a estas hormonas naturales se añade la feromona sintética, el refuerzo promete aumentar la sensualidad, o sexualidad, de quien se haya rociado con tan seductor perfume.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El efecto no es tan devastador, afirma Leticia Caballero, creadora de Tysché. “Sólo quisimos ponernos un poco a tono con los tiempos y hacer algo divertido, que lejos de ser una fragancia agresiva resultó ser un perfume fresco y hasta sutil.” El gancho de la sensualidad dio el giro unisex a la venta de este coquetón perfume, porque –en un principio– se esperaba hablar de compradoras y no de compradores. Entre las bondades del producto parece estar también el aspecto psicológico: varias personas afirmaron sentirse mucho más seguras después de haberse rociado generosamente con él. Lo malo es que no en todas las personas la feromona reacciona ni tan rápido ni de la misma forma. Cuestión de suerte... o de química.

Ahora ve
Cómo lograr que tu oficina aproveche las nuevas herramientas tecnológicas
No te pierdas
×