Aligera tu empresa

La desinversión es el arte de deshacerse de unidades de negocio para competir. Pero es una operaci
Íñigo Redondo*

Este es un caso típico: a principios de los 90, una exitosa compañía que fabricaba plásticos industriales decidió diversificar sus negocios. Incursionó en los terrenos más disímiles y compró hoteles, refaccionarias, textiles, un equipo de futbol… pese a que en muchos de esos sectores no tenía experiencia ni marcas que la respaldaran. Ahí comenzó la debacle y, cuando sobrevino la recesión global, el descalabro se acentuó. La medida para no seguir descapitalizándose –luego de fuertes recortes de personal–, fue deshacerse de unidades de negocio poco productivas. Al hacerlo, sin embargo, perdieron importantes sinergias que antes les permitían vender sus productos a precios agresivos. Hoy la empresa se encuentra cerca de la bancarrota.

-

Emergencia: perdemos altura
La desinversión –reestructuración profunda que incluye la eliminación de alguna unidad de negocio– sólo tiene sentido si ocurre en el marco de una buena estrategia a largo plazo. Aun así, conlleva riesgos como perder competitividad. Sin duda, en esta materia muchas firmas pueden estar cometiendo el mismo error.

-

En un difícil entorno económico, las compañías reestructuran para capear el temporal. Recortan radicalmente los costos y reducen el gasto de capital, y aún pueden ser más drásticos al liquidar las unidades de negocio. Hacerlo no es sencillo. Se deben tener en cuenta todas las opciones y estar dispuestos de forma constante a examinar, reponer y ajustar las carteras a medida que los mercados evolucionen. Tomada tal decisión, deben buscarse modos creativos de ejecutarla.

-

Pero hay muchas alternativas inteligentes para abordar la reestructuración: rediseñar de forma radical una organización sin desinvertir; colocar sobre la mesa todas las unidades de negocio como posibles candidatas a desaparecer; y, por último, pensar en maneras innovadoras de vender la firma problemática.

-

Nunca aligeres a la ligera
Si piensas desinvertir en tu empresa, ten presentes las siguientes cuestiones.

-

NO ELIMINES
>Delega
¿Y si disgregas actividades o subcontratas las funciones costosas o farragosas?

-

Ve más allá de la venta de activos y el outsourcing convencional. Cambia la forma de hacer negocios de arriba abajo. Subcontrata las funciones que tradicionalmente se han considerado importantes para ser realizadas fuera de la agrupación. No hace falta que tu compañía sea dueña de un activo para que pueda controlarlo.

-

J Sainsbury, el segundo minorista de ultramarinos del Reino Unido, descubrió que diversos factores reducían paulatinamente su rendimiento. Los costos estaban disparados y los beneficios habían descendido 40% en los últimos años. La firma puso en marcha un programa de transformación que reinvetaba su cadena de suministro y ampliaba y renovaba la de establecimientos. También entrañaba la subcontratación de toda la tecnología de información (TI). El objetivo era una  reducción de costos en casi 20%. Dos años después, el grupo ha anunciado el cuarto semestre consecutivo de mejora en los beneficios. El ahorro operativo anual de TI se ha materializado por completo y el programa de cambio de plataformas sigue sólido, según lo previsto y dentro del presupuesto.

-

>Eficienta
¿En serio has sacado todo el partido a la tecnología?

-

En ocasiones, la disminución de gastos ha sido tan generalizada y espectacular que resulta difícil imaginar que se puedan lograr más ahorros. Sin embargo, la tecnología emergente puede ofrecer nuevas formas de conseguirlo.

-

Uno de los mayores productores de petróleo del mundo, cuyo nombre nos reservamos, utilizaba las subastas para reducir sus costos de abastecimiento. Anteriormente, el departamento de compras había solicitado ofertas a un grupo de proveedores. Para aumentar la competencia y bajar los precios que debía pagar, aplicó un programa de software que le permitía trasladar sus especificaciones de suministro a abastecedores cualificados a través de internet. La corporación establecía un plazo para las ofertas. Como se trataba de un sistema transparente, todos los proveedores podían ver y analizar las ofertas de sus competidores durante el proceso de licitación. Por lo general, al final había una gran cantidad de propuestas muy bajas y la empresa consiguió sus materiales 20% más baratos de lo que los solía pagar.

-

SI VAS A ELIMINAR
>Sé creativo
¿Cuál es la mejor manera de salir… ganando?

-

Hay muchas opciones. Los sistemas más habituales son: la escisión de toda la actividad o parte de ella mediante una oferta pública inicial de acciones, y la venta total o de parte del negocio. No obstante, existen otras alternativas, como crear una firma conjunta con un competidor, intercambiar activos con otro agente del sector e incluso encontrar un comprador poco convencional.

-

Las farmacéuticas Novartis y AstraZeneca estaban deseosas de desinvertir sus divisiones agroempresarial y agroquímica, respectivamente, y concentrarse en sus actividades esenciales. Alternativamente acordaron, en 1999, escindir simultáneamente tales departamentos y crear entre ambas una única entidad denominada Syngenta, que tendría el tamaño y potencial necesarios para atraer a los inversionistas, cotizar en Bolsa y competir contra empresas similares.

-

En 2001, la nueva organización se consolidó como líder mundial en pesticidas y funguicidas agrícolas, y la tercera en producción de semillas de elevado valor. Ese año consiguió ventas por $6,300 millones de dólares e ingresos netos por $223 millones. Como pone de manifiesto esta experiencia, las divisiones individuales pueden valer más cuando son objeto de una escisión y una posterior reconfiguración con otros grupos.

-

En la desinversión para crear una compañía conjunta se dividen activos estratégicos de cada una de las asociadas con el fin de constituir una entidad más sólida y competitiva. El sistema resulta interesante en sectores constantes innovaciones tecnológicas, puesto que el proyecto tendrá la autonomía necesaria para adoptar decisiones rápidamente y libertad de poner en marcha ideas nuevas sin poner en peligro la actividad esencial.

-

>Sé parejo
¿Has considerado a todos para desinvertir, no sólo a los menos atractivos?

-

Las firmas suelen centrarse únicamente en las unidades poco eficientes y mal organizadas al momento de analizar posibilidades para el programa de desinversión. En lugar de hacerlo así, deberían tener en cuenta todas sus unidades y someterlas a un par de comprobaciones:

-

    -
  • Si no tuviese esa unidad, ¿la adquiriría al actual precio de mercado? Si la respuesta es negativa, ¿por qué se creó o adquirió?
  • -

  • ¿Es la unidad tan esencial para las demás actividades de la empresa de modo, que no puede eliminarse sin perjudicar los resultados?

-

>Sé objetivo
¿Y si  la actividad que consideras esencial es la menos importante?

-

Esta idea es muy drástica y naturalmente suscita muchas reticencias. Sin embargo, es posible que el mayor activo de una empresa no sea, en realidad, el que parece más obvio. De hecho, es verosímil que un activo oculto sea el cimiento básico sobre el cual se sustenta una actividad  sólida.

-

SI VAS A VENDER
>Vende bien
Dos consejos para tener una venta exitosa

-

Elige un buen cliente
Merece la pena ser creativo en la elección del potencial comprador de la unidad. Resulta factible conseguir una adecuada valoración sin necesidad de fortalecer a los competidores.

-

No restes valor
Una vez que una unidad de negocio tiene la etiqueta de venta, se plantea la tentación de despojarla del capital que hace falta en otras partes, reducir su presupuesto de marketing, trasladar a los mejores directivos a otra división y, en general, tratarla como si fuese el pariente pobre. El problema de esta estrategia de debilitamiento, por llamarla de alguna forma, es que puede reducir el valor de mercado de la candidata a la desinversión. Al contrario, la empresa debe mantener la unidad sólida y en desarrollo a corto y mediano plazos.

-

Resumiendo…
Durante los próximos años, muchas empresas van a reflexionar sobre las desinversiones. La respuesta no siempre pasa por deshacerse de una unidad de negocio. En ocasiones una filial costosa y con problemas se puede recuperar con la tecnología emergente. Muchas veces no es necesario deshacerse de todo, sino de una o más de sus funciones.

-

Cuando sea  necesario desinvertir una unidad entera, el procedimiento puede adoptar muchas formas. Las firmas inteligentes evitarán la reacción instintiva de desechar de los candidatos más obvios antes de tener en cuenta todas las posibilidades.

-

Al final, la desinversión no tiene que ser causa de depresión ni el reconocimiento de una derrota. De hecho, una reestructuración bien hecha, en la cual haya una desinversión o, sin llegar a ello, la búsqueda de opciones alternativas de sourcing para determinadas funciones, puede ser una gran victoria para el equipo directivo y los accionistas. Tanto como una buena adquisición.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

 *Íñigo Redondo es socio director de Servicios Financieros en Accenture México.

Ahora ve
Un paseo por el remodelado museo Victoria & Albert de Londres
No te pierdas
×