Amigo de poderosos

Claude Smadja usa su influencia en la cumbre de Veracruz.
Gabriela Ruiz

Los que han recorrido las frías callejuelas de Davos durante la cumbre de enero, codo a codo con Bill Gates, Peter Gabriel y premios Nobel, por mencionar algunos, recordarán a Claude Smadja. No parece que el hombre haya sido director general del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés). Goza de la sencillez típica de los que han tenido roce con altas esferas.

- Lejos de retirarse cuando abandonó el WEF, Smadja ha decidido capitalizar su experiencia y relaciones. El suizo se describe como un analista político y económico que da servicios a grandes empresas y monta eventos de alto perfil. Por el momento, el ejecutivo está organizando su segunda cumbre de negocios, no en Suiza sino en Veracruz. La experiencia de armar cumbres en todo el mundo, con excepción de África, le ha permitido tener una red de contactos entre reconocidos ejecutivos, políticos e intelectuales.

- El año pasado inició la versión veracruzana y contó con la participación de personalidades como Carlos Slim, Vicente Fox, Emilio Azcárraga Jean, Carlos Fuentes y Bill Clinton. Más de 300 empresarios, académicos y políticos de México, Estados Unidos, América Latina y Asia se congregaron en el puerto del Golfo para hablar sobre economía, globalización y desarrollo interno, entre otros tópicos. Este año la cumbre tendrá lugar del 19 al 21 de septiembre en el añejo puerto jarocho.

- ¿Cómo surgió la idea de hacer un foro de negocios a la mexicana?
Conocí a Miguel Alemán hace años. Tuvo la idea de crear una cumbre en México y me pidió que la organizara. Estuvimos de acuerdo en que, para que tuviera verdadero impacto, tenía que ser algo que contribuyera a la discusión nacional sobre los problemas claves que México enfrenta. Creamos la cumbre del año pasado con el objeto de brindar las condiciones para tomar un papel más activo, especialmente por la parálisis política de este país.

- ¿No será una campaña de Alemán para 2006?
Miguel Alemán es una figura pública conocida y lo sabe. Por la misma razón me dijo que había que asegurarse de que no se tratara de un evento partidista. Por eso me pidió que armara la cumbre sin consideraciones políticas. Él no interfirió en ningún momento en la elaboración del programa. Yo he estado muchas veces en México y conozco a un gran número de líderes empresariales y a los últimos tres Presidentes por mis actividades anteriores… no me puedo dar el lujo de ser visto como una máquina para hacerle propaganda a nadie.

- Se habla mucho y se hace poco…
Los temas que estamos desarrollando hacia la próxima cumbre son tópicos claves para México. Algunos asuntos a tratar son cómo mejorar la competitividad, cómo reducir la brecha del conocimiento, cómo usar la tecnología para acelerar el desarrollo económico. Para traer estos temas a la mesa le pedimos a gente de primer nivel que investigue y proponga alternativas a las políticas actuales.

- La idea es proveer una plataforma para que la gente relevante se reúna con el objeto de darle un vistazo fresco a los problemas y que, bajo las condiciones existentes, proponga políticas prácticas. Una plataforma es algo abierto para que los participantes digan lo que tengan que decir. Aunque no hay que pensar que después del evento todo se va a componer. Eso no es parte de mi trabajo, yo sólo preparo el foro. Se trata de un proceso, juntar a ese tipo de gente para que haga distintas cosas.

- La alternativa es decir que todo está mal y que hay que esperar y ver qué pasa. Nadie se puede dar ese lujo porque la economía global se mueve muy rápido. Mi papel no consiste en inventar la agenda, sino aprovechar mi experiencia para traer a los jugadores e ingredientes claves al foro. A los participantes les toca decidir qué quieren hacer.

- Mundo de absurdos
Uno de los méritos de Smadja radica en involucrar gobiernos, académicos, empresarios e incluso organizaciones no gubernamentales para responsabilizarse por el futuro.

- Todo mundo sabe que ni el gobierno ni las grandes firmas generarán los empleos requeridos.
Las pequeñas y medianas empresas apuntan a ser los motores del  crecimiento a nivel mundial. Pero no se requiere tener un doctorado en Economía para saber que es vital que los gobiernos faciliten el desarrollo de  nuevas empresas. Sin embargo, se sigue padeciendo el exceso de burocracia por parte del gobierno para abrir un negocio y de la falta de apoyos crediticios, entre otros obstáculos.

- También existen otros problemas, que el suizo enfatiza, tal como el hecho de que más de un tercio de los mexicanos que cursan doctorados en el extranjero no regresan al país. Esta situación Smadja la califica de absurda ya que México está subsidiando el desarrollo de otras naciones que se benefician del conocimiento de los mexicanos mejor preparados. Esta es la materia prima para estrechar las diferencias socioeconómicas locales.

- Parece que en estos foros terminan hablando de lo mismo.
La idea no es describir una y otra vez la misma materia. Ya sabemos cuál es el problema y lo que se puede hacer para mejorar la situación; qué tipo de acciones se requiere. Uno de nuestros patrocinadores -Accenture- está preparando una investigación sobre la importancia de las tecnologías de la información para que la economía crezca a pasos agigantados y se cree riqueza. También estamos trabajando en un memo para revivir la cultura empresarial en México.

- ¿Cómo fondean el proyecto?
El primer año fue auspiciado por Miguel Alemán. Tenemos entre cinco y seis patrocinadores. No buscamos tener más porque no queremos que se convierta en un evento comercial. La meta es que sea un proyecto autosuficiente, sin llegar a ser una organización con fines de lucro. Los participantes pagan cuota por asistir. El precio es de $1,500 dólares. A los oradores invitados no les pagamos. Este año van a venir Henry Kissinger y Felipe González, entre otros.

- ¿Kissinger asistirá gratis?
No, él pide una tarifa, pero es mucho menor de la que suele cobrar. Aprovecho mis contactos para que no me cobren y en el caso excepcional de que quieran un pago, uso mi influencia para desembolsar lo mínimo. Por lo general se trata de gente muy razonable que entiende el tipo de proyecto y lo apoya. Cubrimos sólo el transporte y estancia de nuestros ponentes durante el evento.

- Dioses del Olimpo
Existe la tendencia a deificar algunos personajes, como es el caso de Henry Kissinger. Todos los famosos oradores y gurúes se equivocan alguna vez y no lo saben todo. La entrevistadora asistió a un evento en el que el propio Kissinger participó como  orador. La conferencia fue en Buenos Aires, antes de que esa economía se viniera al suelo. Recibió miles de  dólares por una hora de conferencia, pero todos los presentes coincidieron en que demostró no saber mucho de la región. Los escuchas batallaron por no quedarse dormidos y caerse de sus asientos.

- Al mismo evento fue Paul Krugman y dijo que Argentina no debía devaluar. Cuando comenzaron las preguntas de los asistentes, el economista se salía por la tangente y no se comprometía a dar respuestas contundentes. Lo más útil del evento fue el intercambio de tarjetas y establecimiento de contactos entre los participantes. Estos eventos emulan conciertos de rock empresariales.

- ¿Cómo garantizar que esto no va a pasar?
La prensa no tiene acceso al evento. Los participantes se  sienten con libertad de hablar abiertamente en un contexto casi sin protocolos. La dinámica de la cumbre también es muy distinta. Por ejemplo, la gente habla mucho sobre las consecuencias de que no se aprueben las reformas. Eso no sirve de mucho. Nosotros pensamos que será mejor mostrar en términos prácticos cuáles van a ser las consecuencias.

- Estamos preparando tres escenarios con los mejores economistas. Queremos ver cuál va a ser la situación en 2010 si las cosas continúan como hasta ahora. El otro escenario mostrará lo que sucederá si se logran hacer algunas reformas en el mismo periodo y el tercero si se logran aprobar todas las reformas.

- Al final, Felipe González nos va a dar un análisis del proceso de democratización por su experiencia como presidente del gobierno español. Kissinger no va a hablar de México, sino de las elecciones en Estados Unidos y hacia dónde irá su política exterior. Para ustedes es muy importante tener una noción anticipada de estas tendencias.

- ¿Qué diferencia ve en México si lo compara con el año pasado?
¿Está México aprovechando adecuadamente su potencial reciente? Por supuesto que no. ¿Qué se puede hacer? Tal vez haya pasos bien específicos. Sabemos que el turismo puede ser un buen sector para generar empleos a costo relativamente bajo. Hay emprendedores mexicanos muy innovadores en el ramo de tecnologías de la información y de software. ¿Cómo se puede desarrollar esto? Cuando estaba en el WEF organicé cumbres regionales de Asia, por ejemplo. Se convirtieron en un punto aglutinante en la región para comenzar a tener identidad propia, porque no había nada semejante en aquel entonces. Yo la creé en 1991 cuando apenas empezaba a vislumbrarse la globalización. En México es muy importante acelerar los procesos de crecimiento económico a la par con los nuevos jugadores de la economía global. El país tiene muchas ventajas, como estar junto al principal consumidor del mundo, por mencionar nada más una.

- ¿Cómo compara al empresario mexicano con otros del mundo?
La comunidad corporativa conoce mucho, sabe hacer negocios, algunos han tenido un éxito tremendo. Por otra parte, es una comunidad que se ha hecho fatalista por el entorno. Se trata de una situación en la que podrían tener una participación activa en el rumbo del país.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Sabemos que el potencial energético en México es crucial y no lo están aprovechando. La situación actual no lleva a ningún lado. No hay mucho tiempo para costear la actual actitud en un periodo en que el mercado global de energía se encuentra en un caos de reestructuración. No pueden seguir como avestruces, con la cabeza enterrada en el suelo. Los mexicanos deben sostener una discusión real sobre alternativas que se pueden llevar a cabo.

- Ni toma ni da tregua
No importa cuánto se quiera confrontar a Smadja, siempre tiene una respuesta sensata. Acostumbrado a las entrevistas europeas de ataque, no pierde la calma ante las provocaciones. Una vez concluida la entrevista agradece y da un saludo de mano cordial. ¿Qué pasaría si hubiera más personajes con capacidad para sostener diálogos en los que las dos partes se presten atención? Es muy probable que si hubiese más gente así tendríamos relaciones más ventajosas y provechosas como las que desarrolla Smadja en sus foros.

Ahora ve
Esta feria funeraria en Ámsterdam mostró ataúdes “a la moda”
No te pierdas
×