Amores ¿por catálogo?

-
María Antonieta Mejía

En viernes, Manuel (camisa sport, pantalón caqui y teléfono celular a la cintura) llega al edificio Forum de Polanco, para consultar la singular biblioteca de Great Expectations. El arquitecto de 50 años revisa brevemente su relación de selecciones, pues después debe ir a una junta de negocios. Toma una carpeta, elige unos nombres (entre ellos el de Gabriela) y guarda los teléfonos en su agenda electrónica.

-

La relación de selecciones es "como un estado de cuenta, en donde aparecen personas que te eligen para conocerte, y otras a las que tú eliges", explica Zulema Rashid, directora de relaciones humanas de esta firma, cuyo lema es: "Conoce a la gente que quieres conocer".

-

Para muchos, este procedimiento podría parecerse a uno de compra-venta por catálogo. Pero Rashid asegura que no es así: "Aquí no se trata de vender gente", sino multiplicar las posibilidades de conocer a una pareja o hacer amigos.

-

Pago por ver. Esta oportunidad es exclusiva, eso sí, para los que gozan de cierto nivel socioeconómico (la membresía anual cuesta N$7,000 nuevos pesos). Quizá por esa misma selectividad, muchos como Manuel se deciden a buscar esposa a través de este catálogo clasificado.

-

“Yo vengo aquí porque hay gente decente y el lugar está limpio", dice una de las más de 700 mujeres que ahí están registradas. Manuel -divorciado hace ocho años- dice que ha salido "con todo tipo de niñas, desde encueratrices hasta Madres Teresas de Calcuta" y aquí espera encontrar una pareja formal con quién volver a casarse. ¿Y por qué no buscar en otro lado? “A veces  no sabemos ni cómo, ni dónde”, responde el cincuentón, quién asegura dedicarle a su trabajo las 24 horas del día.

-

Los casi 1,000 socios de Great Expectations México pueden elegir (o ser elegidos) gracias a un video y a un informe llamado "perfil del socio": una hoja en donde se asientan las características básicas de la persona, desde su número de socio, nombre, fecha de nacimiento, estatura y peso, hasta detalles como color de ojos, de cabello, ocupación, nivel académico y preguntas específicas (¿saldría con alguien que tiene hijos o que profesa una religión diferente?). El perfil va acompañado por fotos que son tomadas ahí mismo, durante una sesión en la que se recomiendan cambios de vestuario, poses y hasta tomas en exteriores.

-

Industria de la soledad. A diferencia de otras empresas que ofrecen un servicio similar, Great Expectations México es toda una industria (la revista Vogue la denominó Industria de la soledad"). Con más de 50 centros en Estados Unidos, México y Canadá, Great Expectations nació en Estados Unidos, en 1976. Fundada por Jeffrey Ullman, se ofrece como el medio ideal para lograr "tener el control de tu vida emocional", sin dejar a la suerte la posibilidad de conocer al hombre o a la mujer soñados.

-

Para Ullman, el encontrar el amor es un proceso similar a otros que cubren necesidades básicas del hombre. "Si quieres algo (el trabajo adecuado, la casa ideal, la ropa que te gusta), tienes que buscar opciones, compararlas y elegir la mejor", asegura. Con sus servicios, esta firma evita "la incertidumbre, la frustración y la sensación de extrañeza, que acompañan siempre al proceso de conocer y empezar a salir con alguien".

-

Para Rashid, ello no disminuye el romanticismo, sólo aumenta la seguridad. “Aquí no corres riesgos, porque la gente esta filtrada y tú seleccionas a quién quieres conocer”. Sin embargo la ejecutiva confiesa que se les han llegado a colar hombres casados. Creen que este es un medio fácil para sus reventones, pero tarde o temprano son identificados por los mismos, socios”.

-

Raymundo Olea, director de Punto de Encuentro –otra empresa dedicada a “presentar gente” –asegura que es imposible investigar a todas las personas que ingresan a estos grupos, pues son demasiadas. Abogado, Olea antes consumaba uno que otro divorcio. Irónicamente, ahora se dedica a organizar fiestas y viajes para que de ahí salgan amigos nuevos… o romances.

-

Un lujo. Aunque presentan una alternativa concreta para los que buscan la pareja ideal, los procesos usados por estas empresas eliminan la ilusión de conocer al príncipe azul o a la princesa (¿rosa?) como en las películas. En cambio, por sumas considerables ofrecen la opción de consultar catálogos en los que (¿quién sabe?) se podría encontrar a la añorada alma gemela.

-

¿O en qué otro lugar se podría saber que Paola, con 23 primaveras, pesa 49 kilos, mide 1.49 metros, se considera "una persona muy independiente y objetiva", le encanta la música, el teatro y el cine, y busca a un hombre "seguro de sí mismo, educado e inteligente, con gran sentido de la familia, honesto y, sobre todo, muy sólido"? Probablemente sólo en el catálogo de Great Expectations, accesible por un año para todo el que pueda pagar N$7,000 nuevos pesos. Quizá por eso Rashid admite, finalmente, que "esto es un lujo".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Quién podrá asegurar aún aquello de: "Todo tiene precio, menos el amor"?

Ahora ve
Esto es lo que deja el año 2017 en América Latina
No te pierdas
×