Anemia en los anaqueles

-
Lucía Pérez-Moreno

Las grandes distribuidoras de fármacos en México estarán en graves apuros - si mantienen la tendencia de sacrificar utilidades. Las tres empresas más - importantes, Grupo Casa Autrey, Nadro y Marzam, con casi 70% del mercado - nacional, recurren a guerrillas de precios para mantenerse en un sector que no - se recupera de la crisis de 1995. Sus costos de almacenamiento y distribución - aumentan más rápido que sus ingresos y utilidades. ¿La razón? Cada vez son - más los mexicanos que sustituyen los medicamentos patentados por remedios - caseros y chochitos homeopáticos.

- Grupo Casa Autrey, el mayor distribuidor de fármacos –con 30% del mercado–, - ya sintió los efectos. En 1998 perdió casi 4% de participación y recortó - sus gastos operativos en 19% mediante el cierre de cinco bodegas y despido de - 1,220 empleados. De acuerdo con la correduría Merrill Lynch, en 1998 la - utilidad operativa de Casa Autrey cayó en 70%, un retroceso dos veces superior - al de 1995. Será después del 2001 cuando alcance su nivel de utilidades de - 1994, pero sólo si despega el consumo. Para reducir sus pérdidas en la - distribución de medicamentos –70% de las ventas del corporativo– Autrey ha - buscado nuevos negocios y, hasta ahora, su mejor apuesta son los productos de - oficina, las telecomunicaciones y los alimentos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Su competidor más cercano, Nadro –con 25% del mercado–, tiene un cuadro - clínico menos grave. Su asociación con McKeeson, líder en Estados Unidos, le - brinda una operación más eficiente y medicamentos de mayor valor agregado. No - obstante, la empresa ha bajado sus precios para mantener su posición.

- Marzam, el tercer gran distribuidor con 11% del mercado, está en peores - condiciones: los analistas presagian su desaparición o venta. Pero aun con un - duopolio en el mercado nacional, no se puede esperar un despegue de la - distribución de fármacos. Los pronósticos son poco halagüeños y las ventas - no crecerán al mismo ritmo que los ingresos... La única buena nueva fue que - el gobierno desistió de gravar los medicamentos con una tasa de 6%.

Ahora ve
Estas son las últimas campanadas del emblemático Big Ben
No te pierdas
×