Años de miedo

-
Andrés Piedragil Gálvez

México es un país seguro para todos: ciudadanos, empresarios y turistas. La imagen de una nación agobiada por la delincuencia, afirmaban las autoridades mexicanas hacia finales de la década de los 80, era el clásico ejemplo de “una mala prensa sin sustento”. Con certeza, en las oficinas de las instituciones de seguridad pública de la época, la edición número 748 de Expansión fue calificada como una muestra más del amarillismo de los periodistas.

-

Por desgracia, 5 años después la terrible imagen de la portada publicada el 26 de agosto de 1998 es ya una escena que todos aceptamos como potencialmente cotidiana, una situación que cualquier hombre o mujer puede sufrir en México. No hace falta exagerar, las cifras hablan por sí solas. Por ejemplo: durante 2002, en la capital de la república 12,428 negocios fueron asaltados y se registraron 1,758 homicidios.

-

Hoy, los responsables de la seguridad pública reconocen el avance de la delincuencia y diseñan proyectos para derrotar a los criminales. La contratación de Rudolph Giuliani es una de las iniciativas más polémicas.

-

¿El hombre que redujo los índices de criminalidad en Nueva York podrá repetir la hazaña en territorio mexicano? Ojalá que así sea. Todos queremos olvidarnos de las historias sobre empresarios secuestrados, asaltos a comercios o truhanes mochaorejas. Queremos que la delincuencia deje de ser un tema de portada.

Newsletter
Ahora ve
Javier Corral anunció operación para detener a su predecesor César Duarte
No te pierdas